La camisa es la reina de los básicos. Uno de los imprescindibles del llamado fondo de armario. La prenda ideal tanto para llevarla con traje como con vaqueros. Su único problema es la rapidez con la que se ensucia y arruga. Por eso ahora una empresa madrileña ha creado la camisa perfecta para quienes odian lavar a mano y planchar, y no renuncian a ir impecables. Hablamos de la camisa de Sepiia: la camisa antimanchas, antiolores y antiarrugas.

El fundador de Sepiia es Federico Sainz de Robles, un ingeniero de 27 años que hace dos se marcó el objetivo de crear camisas modernas y actuales, pero sin descuidar lo puramente funcional. “El sector de la moda cambia constantemente los diseños, pero no incluyen novedades en la parte funcional. Eso fue lo que me impulsó”, asegura Sainz de Robles.

Así que lo primero que hizo fue conseguir financiación entrando en la plataforma Lanzadera, una aceleradora de empresas impulsada por Juan Roig, presidente de Mercadona. Lo segundo, probar diferentes prototipos de materiales que no se mancharan, arrugaran ni dejaran cerco de sudor. “Son métodos diferentes para cada característica. Por ejemplo, hemos inventado un proceso antimanchas. Tratamos nuestro textil con una fórmula química solo por una parte (la exterior). Son varios componentes con los que hemos trabajado para conocer la cantidad exacta a aplicar. Es como nuestra fórmula de la Coca-Cola”, explica el empresario.

Las otras dos maravillas de esta camisa (que no se arrugue ni tenga malos olores) las consiguió gracias al tipo de fibra e hilo utilizados. “Hemos conseguido que la prenda sea antiarrugas gracias al tipo de fibra que usamos, por el tipo de tejeduría que le hacemos y por el fijado final con calor que se realiza. Y el que sean antiolores lo conseguimos por el hilo que usamos, elaborado con una microfibra de poliéster con pequeñas partículas de plata que eliminan las bacterias e impiden que se generen olores”, afirma el fundador de Sepiia.

Los dos últimos conceptos que maneja Sepiia es modernidad, dentro del clasicismo (“Apostamos por lo clásico y no por camisas llamativas. Queremos un producto bonito que te puedas poner muchas veces”, asegura Sainz), y ética. Cero toxicidad. “Lo hacemos dando una alternativa con un valor añadido real, no solo apelando a lo ético o moral”, señala.

En la actualidad, la camisa de Sepiia se encuentra en plena expansión. Se venden 300 al mes a través de su tienda online y se prevé llegarán a las 1.000 el próximo año. Según consta en su página web, la camisa es transpirable y sin olores, antimanchas, no deja marcas de sudor ni necesita planchado y se lava en lavadora. Solo dos peros: su precio es algo elevado (84 euros) y pierde eficacia tras muchos lavados. Más de 60 lavados en lavadora, asegura la empresa. Pero aun así continúa siendo rentable ¿o no?

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

5 + 3 =