Los hechos ocurrieron el pasado lunes cuando dos jóvenes tomaron un taxi en el distrito madrileño de Vallecas, con intención de dirigirse hasta Móstoles, una ciudad del sur de la Capital.

Pocos metros antes de llegar a su destino ambos jóvenes pusieron su navajas en el cuello del conductor. Momento en que el taxista aceleró bruscamente contra otro vehículo estacionado en la misma calle con la intención de que la inercia y la fuerza del impacto provocara que los atracadores perdieran sus navajas y, al menos, poder huir.

Un aviso de los vecinos alerto a la Policía Municipal quienes avisaron al servicio de emergencias de la Comunidad que traslado al taxista al hospital Rey Juan Carlos de Móstoles. De los atracadores, ni rastro. Se apropiaron de toda la recaudación de la noche, un GPS y otros enseres que se encontraban en el interior del vehículo y huyeron.

Esta mañana la presión de la Policía Nacional en Vallecas ha provocado que uno de ellos de 20 años y sin antecedentes, se dirigiera hasta la Comisaría del Cuerpo Nacional de Policía del distrito y se entregara. Horas después ha sido trasladado hasta la Comisaría de Móstoles, donde se continúa con la investigación.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16? [newsletter_signup_form id=1]
Compartir
Artículo anteriorVamos a peor
Artículo siguienteDenuncia ante la ONU el encarcelamiento de Junqueras
Periodista con amplia trayectoria en varios medios de comunicación, siempre como colaborador. EN las ultimas fechas ha estado vinculado a Radio Nacional de España y a el diario El País.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

12 + catorce =