Casi a la misma hora, aunque en lugares distintos, la lideresa del PSOE de Andalucía, la organización más fuerte de los socialistas españoles, mantenía la incógnita sobre su presentación como candidata a las elecciones primarias de la organización. Tan solo unos minutos antes, su gran oponente y rival, Pedro Sánchez, anunciaba su candidatura. Ya son dos, Patxi López y el mismo Sánchez, hasta hace muy poco aliados. Y todos dan por seguro que habrá, por lo menos, tres, porque Susana Díaz acabará por presentarse. El “aparato” se lo pide. Así las cosas, la división en el seno de los socialistas está servida.

Pedro Sánchez dijo este sábado, que “ve la piscina lo suficientemente llena” como para presentarse. Es decir, que sabe que cuenta con apoyos. Y esto es indudable. Una gran parte de la militancia lo quiere. Pero tiene un problema. El aparato de Ferraz cree que ya pasó su momento y que “ahora le toca a otros”. Hablar de un triunfo de Sánchez al margen del apoyo del aparato es desconocer cómo funciona el PSOE. Desde el congreso de Suresnes, allá por los años setenta, el partido socialista español se ha ido convirtiendo en un cúmulo de intereses políticos, económicos y profesionales que, primero, fueron fomentando los más estrechos colaboradores de Felipe González, con Alfonso Guerra a la cabeza, y, posteriormente, han apuntalado gente como Txiqui Benegas, Cipriá Ciscar y José Blanco. Ellos saben, perfectamente, cómo se amañan los congresos y asambleas territoriales para acabar, de forma poco democrática, por apuntalar a “sus jefes”. Sólo un detalle al respecto. En el acto de Susana Díaz estaba presente la persona que más conoce esos mecanismos, Elena Valenciano, que fue vicesecretaria general con Rodríguez Zapatero, y que pertenece al aparato desde la época en que las oficinas centrales socialistas se situaban en la calle Santa Engracia. En los años setenta, cuando un joven Javier Solana puso, por primera vez, la bandera del partido en el balcón de la sede, el mismo día en que fueron legalizados.

Ferraz tiene el poder. Y en Ferraz no gusta Sánchez porque a él se le culpa del deterioro electoral sufrido por sus “idas y venidas”. No se está de acuerdo con muchos de sus gestos. Primero con la negociación con Ciudadanos. Luego con el “no es no”. Y, por último, con frases alusivas a la independencia de Catalunya en el sentido de que “más tarde o más temprano será una realidad”, a pesar de su posterior desmentido.

Sánchez, de todas maneras, cuenta con un importante apoyo de la militancia y, muy probablemente, del sector de Izquierda Socialista de José Antonio Pérez Tapias. Pero, ni siquiera puede garantizar el de los “veteranos” situados durante muchos años en la izquierda del partido. Los que, tras las purgas llevadas a cabo por los guerristas, acabaron por refugiarse en la UGT. Estos prefieren a Patxi López, sobre todo porque cuenta con el apoyo del emblemático sindicalista Nicolás Redondo padre, y con una influyente organización como es la del PSE, los socialistas de Euskadi.

Falta por saber por quienes se van a definir los socialistas del PSC que parecen ir a lo suyo pero que, en realidad, son conscientes de que sin el vínculo con la organización federal pueden acabar por convertirse en residuales. Su secretario político, Miquel Iceta, se mostró partidario de Pedro Sánchez pero, ahora, ha dado luz verde para que su organización participe en la Gestora, posicionada claramente a favor de Susana Díaz.

Un panorama de tres pesos pesados dentro del partido, en debates “a cara de perro” no es nada halagüeño. Todo lo contrario. Todo parece indicar que este es el principio del fin del partido que fundara otro Pablo Iglesias que nada tiene que ver con el líder de Podemos.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

2 Comentarios

  1. No se si será el principio de la resurección del actual p..e… Desde luego ahora mismo pareciera que el más indicado fuese p.sanchez, pero yo sigo con mis dudas, aún así lo veo como el único candidato que podría llegar a un pacto de izquierdas. porque patxi no se xk (sera x sus pactos con el pp) lo veo mas pactando con el ppodrido y cc, y a susanita, la del convento y la que tb tiene su propio gobierno con cc, no se xk me da k tb la veo mas pactando con cc y con el ppodrido que con podemos o iu.. Yo diría que es el único candidato de “izquierdas”. Una “buena” noticia

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

catorce − 10 =