Según la ONG Save The Children, los campos en las islas griegas siguen saturados de personas que se ven obligadas a dormir en tiendas de campaña o en habitaciones compartidas por más de treinta personas.  Según la ONG, si se mantiene el ritmo actual de solicitantes de asilo, podrían pasar hasta doce meses hasta que sus solicitudes fuesen procesadas.

Las condiciones de vida en los centros de detención son cada vez peores, especialmente con el aumento de las temperaturas. Además, los refugiados que se encuentran en los centros de detención no tienen acceso a abogados y los funcionarios no les proporcionan ningún apoyo legal.

Según ha asegurado la responsable de Save The Children en Grecia, Amy Frost “tanto los derechos de los refugiados como los Derechos Humanos, tan defendidos por la Unión Europea, están siendo eludidos. No podemos ignorar una situación en la que los que arriesgan todo para huir de la guerra y la violencia son castigados”. Según la ONG, las familias que se enfrentan a la entrevista para solicitar de asilo carecen hasta del tiempo para preparar la documentación necesaria.

Según la ONG, la implementación del acuerdo firmado en marzo entre la Unión Europea y Turquía para deportar a este país a los refugiados que lleguen a suelo europeo vulnera las leyes internacionales de los Derechos Humanos. Según la versión de la Comisión Europea, en su “Segundo informe de evaluación del progreso realizado en la implementación del acuerdo UE- Turquía”, se envió un comunicado a las autoridades griegas a principios de mayo para garantizar que Turquía cumplía “todas las medidas legales necesarias”, versión que contradice la de los eurodiputados que visitaron las instalaciones para refugiados en el país turco.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

19 − quince =