El miércoles nos levantamos con la noticia de que Rita Barberá había fallecido en un hotel madrileño debido a un fatal infarto de miocardio. Ex-alcaldesa de Valencia y senadora del Grupo Mixto, contaba con 68 años de edad y una dolencia cardiaca que le obligaba a medicarse diariamente. Esta mañana, sin embargo, es mediación no fue suficiente, y con las primeras luces del día, la que fuera uno de los miembros más destacados del PP se marchaba de este mundo pillando por sorpresa tanto a políticos como a ciudadanos, y convirtiéndose por ende en la noticia del día.

Una vez conocida la noticia, varios de quienes fueron sus compañeros y rivales decidieron que lo correcto sería dedicarla un minuto de silencia en el Congreso de los Diputados, algo que respetaron todos los presentes salvo los representantes de Unidos Podemos. Quizá no fuera suficiente para ellos que la valenciana fuera representante de su pueblo durante algo más de un cuarto de siglo, o simplemente no considerasen que una persona, con sus errores y defectos, mereciese ese mínimo de respeto, por mucha enemiga que fuera.

Por otro lado, lo cierto es que Rita Barberá ha logrado zafarse de sus responsabilidades y problemas, que sin duda eran muchos a día de hoy. Sorteó varios casos graves de corrupción en los que estaba directamente relacionada durante toda su carrera (Noos, Emarsa, Gürtel…), y en los últimos años aprovechando su aforamiento político, lo que la colocó en el candelero y en el punto de mira de sus rivales, aumentando la presión sobre la valenciana al extremo. Nada aconsejable para aquellos que sufren del corazón.

Las investigaciones de la Operación Taula obligaron a la senadora a entregar su carné del PP, que lucía desde hace más de 40 años, y manteniendo su cargo, pasaría entonces a formar parte del Grupo Mixto. Y como imputada, en próximas fechas debía dar explicaciones al Tribunal Supremo acerca del caso de blanqueo de capitales del PP en la ciudad del Turia, un caso que tal vez ayude a aclarar la verdadera condición de Barberá, si como inocente o como culpable de las acusaciones vertidas sobre su persona. Ya, a partir de hoy, el tiempo lo dirá.

El caso es que el fallecimiento de Rita Barberá debe servir para dar una lección a los españoles, ya que nuestro país se comporta cada día con menos vergüenza hacia la verdadera Justicia, siendo muy frecuente tratar a las personas imputadas como culpables de antemano, sin haber sido juzgadas previamente. Países como Francia tienen leyes que protegen a las personas, ya que se defiende el derecho legítimo de presunción de inocencia. Pero “Spain is different”, aquí se estila el acoso y derribo a todo lo que se mueva en contra del propio interés, es el país de la zancadilla al de al lado, y en el que al que destaca se le corta la cabeza. Y así nos va.

Sin saber realmente si Barberá era culpable o inocente de los cargos que se le imputaban, nos ha dejado una mujer que ha logrado destacar en un mundo de hombres, que se hizo querer mucho entre su propia gente, y que luchó hasta el final por sus ideales. Aunque también nos ha dejado una señora que difícilmente ha podido pasar como líder regional sin saber de los tejemanejes de su equipo de gobierno durante años, demasiado ingenua o demasiado caradura, o negligente o delincuente, blanco o negro, a vida o muerte.

Desde Diario 16 nos unimos al respeto por la persona y al dolor de la familia y allegados de Rita Barberá, a quienes presentamos nuestro más humilde y sincero pésame. Requiescat In Pace, alcaldesa.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

6 Comentarios

  1. Hoy me enteré, nos enteramos muchos españoles de que cuando falleció un gran parlamentario y persona como fue Labordeta se intentó recordarlo en el Congreso, pero el mismo PP no quiso y así consta en los archivos de prensa y del propio Congreso. Ahora es que el PP ha tenido remordimientos por el trato de silencio, apartamiento y escrache moral que ellos mismos han ejercido con su propia senadora. Y lo malo es que vuelcan las responsabilidades en cierta prensa y los infantiles podemitas. Noticia detallada que da El Plural.

    • Creo que eso no justifica el comportamiento de UP, Juan Simón. Lo de Labordeta fue lamentable, por la misma razón que lo de Barberá (a mi me fastidió mucho también), pero eso no justifica un comportamiento deplorable. Tuevieron la oportunidad de demostrar más valores humanos que los demás, y al final demostraron tener menos (o los mismos que el PP con Labordeta, claro).

  2. Pues creo que el homenaje a Rita Barbera,tenían que haberla hecho en Génova
    El parlamento es para cosas serias y la muerte de Rita solo es eso: una muerte de alguien que estaba juzgada por corrupción
    A mí me da igual
    Lo único que siento es que se cerrará el caso
    Por lo demás…

  3. No comparto la ausencia de Unidos Podemos en el minuto de silencio celebrado en el Congreso, pero lo puedo entender. ¿Por qué con Rita sel PP aprueba hacer un minuto de silencio y con Lbordeta se negaron de lleno? Creo que toda persona es igual independientemente del partido político al que pertenezca, pero para el PP parece que no. Esa es la verdadera política que nos representa. Y por último, a Rita se la ha tratado públicamente como lo que era: una persona imputada por corrupción que tuvo y tenía que demostrar su inocencia ante un juez, ni más ni menos. Lo que me parece lamentable y patético es que después de muerta toda España hable bien de ella. El cinismo y las caretas no; empezando por el PP, su propio partido.

  4. Rita ha pasado de ser “La Cantaora” a “La Silenciosa” sin solución de continuidad.
    Un “oportuno” infarto lo ha conseguido. Ya van siendo muchos los “oportunos” sucesos luctuosos que se están produciendo alrededor de la Gurtell.

  5. Yo la pregunta que me hago es…

    ¿Realmente tenía que participar Unidos Podemos en un minuto de silencio que se parecía más a un acto de contrición del Partido Popular, una acto a cual exigieron que todos participen para repartir esa culpa que sentían?

    Mi respuesta es no… definitivamente NO.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Doce − 10 =