Sigue el verano y las ganas de comer escasean. Apetecen platos suaves, mejor fríos. Es necesario aguzar el ingenio para sorprender y hacer apetitosa la comida cual hacen los pequeños bistrots que siguen abiertos, en un intento de llamar la atención de quienes, tal vez sin ganas de meterse ante los fogones, deciden probar y, curiosamente repiten. Me invitaron a “La Magrana”, en Granollers, espacio que recomiendo y, no suelo hacerlo nunca. Espacio agradable, buen servicio, buena comida, amabilidad, buen precio.

Estamos en época de muchas verduras y, es preciso aprovechar, hacerlas apetitosas.

SAMFAINA

Dos berenjenas. Dos pimientos rojos. Dos pimientos verdes. Dos cebollas grandes. Dos dientes de ajo. Dos calabacines. Cuatro tomates. Sal-pimienta. Dos cucharadas colmadas de azúcar. Aceite de oliva. Unas hojas de menta fresca.

Cortar todas las verduras a dados, laminar las cebollas y los ajos. Pelar los tomates y quitarles las semillas.

En una cazuela, sofreír en aceite cebollas y ajos a fuego muy bajo hasta que empieza a tomar color. Añadir las verduras, salpimentar. Añadir el azúcar. Trocear la menta y añadirla al guiso. Fuego suave unos 25 minutos. Mover la cazuela de vez en cuando, NO con ninguna cucharada.

Naturalmente es a mi aire, nada convencional. Utilizo las verduras que tengo en la nevera, sirven para acompañar un plato de carne o de pescado. Con la Samfaina se pueden preparar unos exquisitos huevos revueltos. Rellenar una tortilla o un canelón. Añadir a cualquier guiso de pollo-conejo, o pescado.

POLLO AL VINO CON CHAMPIÑONES

Un pollo de los que pasean por el campo –de payés-. Dos vasos de Vino tinto. Una copa de coñac. Dos cebollas. Harina. Sal-aceite. Perejil. Una cabeza de ajos. Laurel. Tomillo. Champiñones laminados.

Trocear y lavar el pollo. Salpimentar y cubrir con el vino tinto. Reservar en la nevera hasta el día siguiente.

Escurrir y dorar en aceite. Añadir las dos cebollas laminadas y poner el fuego a mínima temperatura. Pasados diez-quince minutos añadir dos cucharadas de harina, remover para evitar grumos e inflamar con el coñac.

Añadir el jugo de la maceración más el perejil, la cabeza de ajos, el tomillo y el laurel. Rectificar de sal si es preciso y dejar en el fuego hasta su total cocción. Quince minutos antes de que esté en su punto, añadir los champiñones laminados.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

17 + diecinueve =