Podemos Castilla y León ha solicitado esta mañana la comparecencia de la consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, ante el terrible caso de violencia machista que ha terminado con el asesinato de una niña de cuatro años en Valladolid

¿Cómo las distintas administraciones no han impedido un execrable y deleznable crimen de una niña de 4 años?

 Para Pablo Fernández secretario general de Podemos de CyL, en declaraciones a Diario 16,  la comparecencia debería haberse producido ya, ante “la gravedad de los hechos y de la cadena de errores, y la sucesión de negligencia acaecidas en este dramático suceso”.  “Entendemos que es admisible e  incomprensible que después de que la niña hubiese ingresado en un hospital con síntomas claros de violencia,  no podemos comprender como los servicios sociales no adoptaron automáticamente la retirada de la custodia de la menor, como así debería haberse hecho”, ha denunciado Podemos.

Pablo Fernández se pregunta; “¿cómo las distintas administraciones no han impedido un execrable y deleznable crimen de una niña de 4 años? Podemos considera que “es urgente que se den todo tipo de explicaciones y que se depuren las responsabilidades políticas pertinentes en todos los ámbitos”

Incomprensible es ver como los servicios sociales ignoraron la gravedad de la situación y permitieron que la madre  cancelara a última hora la cita y se la retrasara cinco días más.

 Es incomprensible como indica Podemos, que un cumulo de errores desde que un médico dio la voz de alarma el pasado  11 de julio, pasando 21 días desde que se comunicaron los posibles malos tratos, hasta que los servicios sociales adoptaron medidas. La niña murió un día después, en el Hospital Clínico de Valladolid a causa de las heridas producidas presuntamente por su madre y la pareja sentimental, después de darla una fuerte paliza.

 Sara de 4 años, era una niña que no se merecía el resultado final que tuvo. El procedimiento falló, al prolongarse incomprensiblemente durante tres semanas, desde la llamada de auxilio.

 Por su parte, ante la gravedad de los hechos, la  consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Alicia García, dará explicaciones en las Cortes sobre las actuaciones realizadas, afirmando que desde su departamento se cumplía a rajatabla el protocolo.

 Desde que un pediatra del Hospital Campo Grande avisara de que la pequeña Sara de cuatro años, mostraba signos de haber sido víctima de agresiones, pasaron más de diez días desde que la Fiscalía entregó a la junta el expediente. Pero la intervención de la Junta se prolongó desde el 21 de julio día que recibió el expediente, hasta el 2 de agosto, cuando la pequeña Sara ya estaba en el hospital con muerte cerebral.

“esta muerte se pudo haber evitado y no se ha hecho”

Incompresible es que los servicios sociales mantuvieran una entrevista con la madre y las dos hijas el pasado miércoles 26 de julio, cinco días después de recibir el aviso y decidieran continuar con el proceso, concertando una segunda cita en su casa ese viernes.

 Aun más incomprensible es ver como los servicios sociales ignoraron la gravedad de la situación y permitieron que la madre  cancelara a última hora la cita y se la retrasara cinco días más.

 Todavía más incomprensible y desesperante es que los servicios sociales al presentarse en el domicilio familiar y no haber nadie en casa, decidieron emprender acciones. Gestiones que se comunicaron cuando la niña había muerto a golpes, horas más tarde.

Se podía leer estos días en una plaza de Valladolid, una pancarta de la Coordinadora de Mujeres de Valladolid y la Asociación de Asistencia a Víctimas de Agresiones Sexuales y Malos Tratos, donde decía: «la violencia no tiene edad»

Responsables de Coordinadora de Mujeres de Valladolid y la Asociación de Asistencia a Víctimas de Agresiones Sexuales y Malos Tratos señalaron que “parece evidente que ha habido negligencias” y que “esta muerte se pudo haber evitado y no se ha hecho” por lo que consideraron “una lentitud irresponsable de la investigación”.

“Para Sara todas esas medidas llegaron cuando daba sus últimos alientos, moría un día después.”

Por su parte la presidenta de la Asociación Clara Campoamor,  Blanca Estrella Ruiz afirmo qué, “vamos a pedir toda la documentación y a exigir todas las explicaciones. Aquí todo el mundo lo ha hecho mal. Ante una sospecha de maltrato hay que proteger al menor, y no se ha hecho. La única persona que actuó correctamente fue el pediatra. Tanto si a la niña la ha matado la pareja de la madre, en cuyo caso sería un caso de violencia de género, como si ha sido la propia madre, no vamos a tener piedad”.

 El pasado viernes el gerente regional del área, Carlos Raúl de Pablos,  en rueda de prensa afirmó que once días después de la denuncia del pediatra, los Servicios Sociales recibieron el primer aviso. El viernes 21 de julio llegó a los técnicos un comunicado de oficio de la fiscalía que “instaba a hacer averiguaciones sobre un posible caso de malos tratos”. Según el gerente de área,  el informe médico trasladado a la Policía y al ministerio público, señalaba que se habían detectado moratones en brazos y piernas.No se nos decía nada de que fuera un caso urgente“. Tampoco se hablaba nada de abusos sexuales: “Se tramitó igual que se tramitan decenas de casos. Y siguiendo siempre el protocolo“.

Los técnicos ante la negativa de la madre a tener una segunda evaluación en su casa, el día 28 de Agosto, convinieron que fuera el 1 de agosto, “pero cuando acudieron los técnicos ese día, no encontraron a nadie”, y fue en ese momento según el gerente, “cuando se decidió adoptar medidas de protección para las dos menores”.

“es el crimen más horrible que se pueda imaginar, la manifestación más extrema de la violencia machista”

Para De Pablos “Si antes se hubiese detectado la existencia de un riesgo inmediato, se hubieran iniciado actuaciones inmediatas”.

Pero ya era tarde, el 2 de agosto, Sara de cuatro años ingresó en las urgencias pediátricas del Hospital Clínico de Valladolid en parada cardiorrespiratoria. En el mismo servicio de pediatría se confirmaron las sospechas sobre la existencia de abusos sexuales.

Fue en ese momento cuando Servicios Sociales de Castilla y León decidió retirar la tutela a la madre de las dos niñas y se trasladó esa misma tarde a la hermana de 12 años, a un centro de acogida.

Para Sara todas esas medidas llegaron cuando daba sus últimos alientos, moría un día después.

El juzgado de instrucción número 6 de Valladolid, decretó la prisión incondicional y sin fianza, de la  madre y su pareja sentimental

Manuel Saravia, teniente de alcalde del Gobierno municipal de Valladolid, ha afirmado que “es el crimen más horrible que se pueda imaginar, la manifestación más extrema de la violencia machista“, “un delito execrable y dramático”. El Ayuntamiento de Valladolid ha decretado tres días de luto.

el nombre de la niña aparecía en los ficheros policiales por un supuesto anterior relacionado con los malos tratos

La delegada del Gobierno en Castilla y León, María José Salgueiro, ha confirmado que el nombre de la niña aparecía en los ficheros policiales por un supuesto anterior relacionado con los malos tratos. Salgueiro ha destacado que también se había dado traslado del expediente a la delegación de Violencia de Género para determinar si se trata de una situación de este tipo.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

  1. Bochornoso. Espero que se investigue y se depuren responsabilidades. Está claro que los poderes públicos no lo van a hacer por sí mismos, pero parece que se va a abrir una investigación privada. Colaboremos todos, no podemos permitir lo que ha pasado: https://bejustice.org/sara/

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dos × tres =