Estamos en Semana Santa, los cristianos recordamos la pasión de Cristo, víctima inocente de la injusticia y rememoramos el sufrimiento de Jesús camino de la cruz.

La traición de Judas, uno de sus discípulos; la negación de San Pedro, otro de los suyos; la oración en el huerto de los olivos, aceptando su destino, mientras los apóstoles lo dejaban solo; su prendimiento tras ser señalado con el beso de judas y renunciar a que sus discípulos lo defendieran; su enjuiciamiento entre Anás, Caifás, Pilatos y Herodes, entre burlas, torturas e improperios; la presentación  ante la multitud y el sometimiento a elección del pueblo, sobre si debían salvar a Jesús o a Barrabás; su condena a muerte con el lavado de manos de Poncio Pilatos y, finalmente, el camino a la cruz con varias caídas, ayudado solo por Simón, Verónica y su madre, para concluir con el despojo de sus ropas y la crucifixión entre dos ladrones.

Para quienes no son creyentes, estas fechas no significan mucho más que una semana de vacaciones aunque, eso sí, la figura de Cristo es respetada y reconocida como un hecho histórico sin precedentes; los creyentes en cambio, recordamos esta pasión y muerte de Jesús, desde la perspectiva de quien, mediante el sufrimiento redimió a los hombres. Unos y otros, no obstante y al margen de las creencias, podemos reflexionar sobre estos hechos y analizar a través de la pasión de Cristo el comportamiento de los hombres y la realidad que nos rodea.

Si observamos alrededor, es fácil encontrar el sufrimiento y la pasión a nuestro lado hoy en día, en esta actualidad descarnada, en la que todo se mueve rápidamente y por intereses materiales, sin contemplar a las víctimas y, lo que es más grave, señalándolas y callando ante la injusticia o mirando para otro lado.  Y es doloroso ver, que son muchas veces los creyentes, los que en esta Semana Santa se dan golpes de pecho y se sienten privilegiados por haber sido los elegidos por Jesucristo, los que una y otra vez, actúan como aquellos que participaron, por acción o por omisión, en la pasión y muerte del inocente.

Hagámonos las siguientes preguntas, ¿Cuántos de nosotros vemos alrededor, cada día, a una víctima de la injusticia y callamos?; ¿Cuántos de nosotros, como Judas, señalamos ante los demás con un beso a aquel que ha de convertirse en víctima para nuestra salvación, a cambio de unas monedas de plata?; ¿cuantos negamos y nos alejamos del amigo, diciendo “no sé de qué me hablas”, “no conozco a ese hombre”, “efectivamente algún error cometió”, para salvarnos a nosotros mismos?; ¿cuantos acompañan al amigo en su sufrimiento al huerto de los Olivos?; ¿Cuántos asisten silenciosos a un juicio que saben injusto?; ¿Cuántos contribuyen con su silencio e incluso con su opinión o con el gesto a hacer culpable a quien saben que no lo es y callan ante la tortura y el improperio de otro o solo hablan y se dirigen a él cuando no los ven?;  ¿Cuántos distanciándose o mirando para otro lado o actuando vestidos de justicia ,  se lavan las manos y  se dicen al margen de la sangre que derrama el inocente, sabedores de que dicha distancia es la condena?; ¿Cuántos acompañan verdaderamente a las víctimas en su camino hacia la cruz?; ¿Cuántos, sabedores de que el vestido y los ropajes, confieren al hombre una posición social, tratan e incluso animan  a otros a desprender a las víctimas de sus vestiduras, propiciando que aparezcan ante la muchedumbre como marginados, despreciados, no merecedores de ningún reconocimiento, como si fueran culpables?

Todo esto no es ajeno a nuestra vida cotidiana, ni a la realidad que vivimos en la actualidad, una y otra vez vemos alrededor como, cada día, condenamos de nuevo a Jesús, incluso actuamos como Judas, como Poncio Pilatos, como aquellos apóstoles que le dejaron solo en el huerto, como los que en silencio veían como le insultaban y despreciaban, como los que le despojaban de las ropas, privándole con ello del reconocimiento social y haciéndole aparecer como despreciable y marginado, cargándole con la deshonra, como si fuera culpable.

Me pregunto, ¿Conoces, conocemos a alguien cercano, que esta Semana Santa, mientras rememoramos la pasión de Cristo o incluso participamos en la liturgia, esté como Jesús, sufriendo la pasión?, yo sí, quizás podamos evitarlo.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

uno × tres =