En la República Dominicana la delincuencia anda desenfrenada en las calles, cada día son más notorios los casos de robos, atracos y asesinatos a plena luz del día, alguno de estos en frente de agentes del orden y otros cometidos por ellos mismos.

En solo una semana asesinaron 10 miembros de la Policía Nacional sin que se apresaran los responsables y más de 20 ciudadanos en medio de actos delincuenciales, para robarles, incluyendo dos mujeres. El ejército vuelve a las calles a acompañar a los policías para otro plan de contingencia que había sido usado antes sin resultado alguno.

El gobierno anunció un nuevo plan contra la criminalidad, el segundo en menos de un año y el cuarto en tres años, siempre las mismas medidas, con los mismos actores y todos con los mismos resultados, los primeros días siempre se cumple dicho plan, hasta se pueden ver a los policías patrullando pero esto se descontinúa sin causa lógica.

Han cambiado el nombre del cargo, ahora hay un director de la Policía, el plan contra la delincuencia también ha cambiado de nombre, primero era barrio seguro ahora es vivir tranquilo pero los delincuentes aún siguen llamándose igual y los delitos cada vez más osados.

Las redes sociales cada día se convierten en un compendio de videos de atracos u homicidios en medio de estos, los dominicanos están sicológicamente aturdidos cada vez que una motocicleta pasa por la calle, son pocos los que pueden decir que no han sido asaltados por lo menos una vez.

Impunidad

Algunos de los asesinados o arrestados en medio de atracos habían estado cumpliendo condenas de hasta 20 años y nadie puede explicar cómo es que están libres o que tecnicismo legal los pone en la calle, pero ahí están.

En los barrios de Santo Domingo cualquiera que tenga dinero suficiente puede “resolver” todo ahí mismo sin tener que ir a juicio, periodistas de este medio poseen confesiones de delincuentes confesos en lo que aseguran que si tienes lo de la policía aparte puedes quedar libre y sin problemas.

El salario de los policías es muy poco dinero para sobrevivir esto explica por qué son sobornados con facilidad pero no justifica el hecho que tanta gente muera para que ellos sobrevivan, hay agentes de la policía que no pueden justificar la bonomía que exhiben pero no son investigados por lo que no hay régimen de consecuencias.

La delincuencia ha tocado todos los estamentos de la sociedad, desde los encapuchados en un callejón cualquiera hasta personas públicas como la defensora del pueblo, quien fue despojada de una jeepeta, o el nieto del ex presidente Hipólito Mejía. Ya no importa quién sea ni donde, hace una semana despojaron a una señora de su cartera en frente de un agente de tránsito mientras que a otro de estos policías lo despojaron de su arma de reglamento.

Medidas

La población ha tenido que tomar una serie de medidas para protegerse de los delincuentes, cientos han comprado armas, otros han optado por cámaras de circuito cerrado mientras que la gran mayoría dejó de frecuentar lugares solos o por las noches en fin todos lo que hace la sociedad para librarse de este flagelo.

Las autoridades dicen que no es como la gente dice incluso se atreven a llamarla “percepción” algo que los munícipes ven como una burla porque no quedan muchas personas que no hayan sido tocados directa o indirectamente por la delincuencia.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cinco × 5 =