¿Quiénes son las Kellys?

Las Kellys somos una Asociación estatal que nace para promover la calidad y el desarrollo de nuestras condiciones laborales y como respuesta a una situación precaria que está bastante generalizada. Somos una Asociación diversa, pero con autonomía y autoorganización, pertenecemos al departamento de pisos y limpiamos las habitaciones y los recintos de un hotel.

 

¿Qué relación tienen con el libro de Ernest Cañada “Las que limpian los hoteles”?

La Asociación nunca ha tenido relación con el libro de Ernest Cañada. Hace más de un año que nos estamos organizando y esto coincidió con la publicación del libro, durante un par de meses a través de nuestros propios medios hicimos difusión del libro. Pero cuando vimos que el libro iba continuamente por el lado de CCOO nos reunimos con él y le hicimos saber que nos desvinculábamos del mismo, y desde febrero no hicimos más difusión de él en redes. Ernest Cañada cortó entonces la comunicación pero mantuvo la comunicación con Eulalia Corralero, que es uno de los testimonios del libro. Esta señora habla sin legitimidad ninguna, nos desvinculamos totalmente de lo que pueda decir o hacer antes. Sopesamos cuándo y cómo aparecer en medios, hace mucho que nos hemos desvinculado de grupos de Facebook y tenemos páginas estructuradas y una web https://laskellys.wordpress.com/ que es nuestra identidad propia. No queremos sonar excluyentes pero nos hemos curtido a base de ejercicio y si hay que bailar bailamos pero preferimos elegir la música nosotras.

 

¿Cuándo se crearon las Kellys de Madrid? ¿Qué actividades habéis realizado hasta ahora?

El grupo motor parte de Barcelona, Madrid se sumó enseguida y posteriormente Lanzarote, en la web aparecen los grupos territoriales y existen esos y no otros. Los parámetros de acción vienen establecidos por la estructura del trabajo en sí, en Madrid nos invade la externalización y con esto hay que actuar de un modo más indirecto porque a estas empresas les resulta muy fácil prescindir de las personas que hacemos valer nuestros derechos. Así que nuestro plan de acción pasa por visibilizar y denunciar públicamente, nos dirigimos directamente a organismos e instituciones oficiales, participamos en jornadas y debates de denuncia, nos hemos sumado a grupos sociales de apoyo mutuo, participamos en manifestaciones, estos días hemos ocupado los medios por dirigirnos abiertamente a Pablo Casado, pero llevamos más de un año en activo. También hemos hecho una réplica a la Cehat y estamos dando a conocer y enlazando los establecimientos y las empresas externas dónde nos consta que las condiciones son más duras. Hemos solicitado un estudio sobre los porcentajes de externalización en Madrid desde la reforma porque no nos consta que se haya hecho y es muy significativo desde el punto de vista del sello y la marca que se promueven desde la Comunidad de Madrid

 

¿Tenéis relación con otros colectivos como Territorio Doméstico?

Sí, compartimos espacios e inquietudes, contactos, ideas. En ambos colectivos desarrollamos trabajos feminizados; por aquello de la división laboral del trabajo, el sistema feminiza la pobreza y la precariedad y hace negocio con ello. Es una especie de pirámide por origen, clase y género, el rol social de la mujer nos hace genéticamente empobrecidas y socialmente inferiores porque en estas situaciones tan extremas perdemos autonomía personal y esto es otra violencia más. Nos relacionamos con más colectivos, pero si te los enumero todos corremos el riesgo de marginar a alguno. Las camareras de pisos y las trabajadoras domésticas son trabajadoras de base y por el trabajo que desarrollan se da por hecho la incapacidad, solo hay que remitirse a las declaraciones de estos días pasados del Sr. Joan Molas.

 

¿Y con otros sindicatos? Habéis denunciando que estáis sufriendo suplantación por parte de CCOO y Podemos.

No. Mantenemos conversaciones con sindicatos minoritarios y partidos diversos porque a ellos dirigimos nuestras reivindicaciones y nos parece importante y resolutivo hacerlo. Pero lo hacemos desde la autonomía de nuestra identidad y filosofía y no se concretan tantos problemas, si bien también es cierto que desde la Asociación hacemos mucha defensa de ello. Nos apoyamos mejor en la autoorganización, la cooperación y el apoyo mutuo porque defendemos que el hecho de concretar una representatividad nos llevaría a una instrumentalización de la que ya no podríamos desprendernos.

Con CCOO creemos que los problemas se deben a la falta de reconocimiento y con Podemos porque hemos visto que si no estamos con ellos nos llevan a la contra. En el caso de los sindicatos ellos son los encargados de representar a los trabajadores en las negociaciones colectivas y en las firmas de acuerdos con la patronal y la ley los legitima para ello, pero los trabajadores nos veamos perjudicados por culpa de su modelo federativo, reconocemos la labor de muchos delegados y somos críticos con otros. Y en el caso de los políticos ellos son los responsables de dirigir el país, ya sea desde el gobierno o desde la oposición y su función consiste en escuchar a los ciudadanos, corregir, modificar y enmendar, anteponiendo las necesidades de la gente a los intereses de partido.

 

¿Cómo veis el sector de limpieza, cómo son las condiciones laborales en la actualidad? ¿van a mejorar?

La limpieza es muy importante porque si nadie la hiciera andaríamos todos entre la basura y es un trabajo poco valorado. En los hoteles si no hay limpieza no hay producto. Cuando nos hablaron de la crisis las plantillas de los hoteles consideramos que había que arrimar el hombro y hacer ciertas concesiones, pero con la reforma laboral vinieron los hachazos a golpe de decreto. Se hicieron ERES indiscriminadamente para dar paso a la externalización de los servicios. Las camareras pasaron a ser limpiadoras, las gobernantas, supervisoras, etc. se borraron de golpe las categorías del acuerdo marco del ALEH, prevalecieron los convenios de empresa sobre los sectoriales y se permitió que las empresas se excluyeran voluntariamente de los convenios colectivos, se abrió la veda y los trabajadores nos vimos acorralados.

Las tablas salariales de una camarera de pisos o de cualquier persona externalizada es un 40% inferior al convenio de Madrid de Alojamiento y Hospedaje, la carga de trabajo se ha aumentado y la organización del trabajo por estas empresas se basa en la rentabilidad pero se pierde calidad, fidelización y profesionalidad, los contratos han pasado a ser de obra y servicio, formación, fin de obra, cesión ilegal, licencias que no garantizan las vacaciones, los festivos o los descansos que marca la ley, el fraude a la seguridad social es importante porque las dan de alta unas horas que no se corresponden con el volumen de trabajo a desempeñar. La cotización es la mínima interprofesional y sobre ella se recibirán las prestaciones posteriores, el resto viene establecido por producción y por unidad de trabajo, esos € por unidad salen de sumar el base, la producción o mejora y dividirlo entre el número de habitaciones que hacen y restar los descuentos y contingencias, unos 800 o 900 € con las pagas prorrateadas.

Esto con un nivel de presión y ritmo acelerado y a base de movimientos repetitivos que provocan enfermedades no reconocidas que influyen en la calidad de vida. Es muy fácil aplicar restricciones ajenas y oprimir a los más desfavorecidos cuando se está sobradamente cubierto, así que si no mejoran seguiremos insistiendo, ya no aceptamos barco como animal de compañía.

 

¿Qué próximas actividades tenéis planeadas?

Pues depende de cómo se vayan desarrollando los hechos porque estos días pasados han sido muy intensos. Nuestros objetivos son muy claros, la situación que se vive en muchos hoteles, porque también hay referentes y excepciones, es insostenible e insoportable así que seguiremos en la misma línea que hasta ahora y nos vais a perdonar pero si anunciamos nuestras próximas acciones estamos descubriendo nuestra estrategia. Así que mejor os dejamos nuestra página web laskellys.org y nos vais siguiendo la pista.

 

¿Algo más que añadir?

Sí. Nuestras reivindicaciones: jubilación anticipada, “no a la externalización” o que la regularicen y modifiquen el estatuto de los trabajadores para que se igualen las condiciones de contratación, reconocimiento de nuestras enfermedades profesionales, inspecciones aleatorias, que se vincule la calidad del trabajo con la categoría de los establecimientos. Y que queremos trabajar sin perder la salud y la dignidad por el camino y poder conciliar nuestra vida socialmente.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anterior… se hace camino al pisar
Artículo siguienteSoraya o el enamoramiento de Cataluña
Nacido en Madrid el 21 de julio de 1974. Licenciado en Bioquímica por la Universidad Compluense de Madrid pero su actividad profesional ha estado relacionada con el desarrollo de software como analista de sistemas. Colabora como periodista en diversos medios en temas relacionados con temas laborales y derechos de autor. Es el autor del libro "¿Por qué Marx no habló de copyright?", además de "SGAE, el monopolio en decadencia" (en preparación) junto a Ainara LeGardon

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

3 × 2 =