Andan revueltas las togas en este final de mayo, sobre todo después de conocer la noticia que publicaba el diario Infolibre sobre las posesiones del Fiscal Anticorrupción, Manuel Moix, en Panamá. Las reacciones desde diversos ámbitos relacionados con la Justicia, la política y los medios de comunicación no se han hecho esperas y durante todo el día de ayer las redacciones de los distintos medios echaban humo, literalmente.

A ultima hora de la tarde dos nuevas noticias saltaron a la palestra. El diario Infolibre, dueño de la investigación, (aunque Moix intentara desactivarla, vendiéndosela antes a El Español, lo que en el argot periodístico se conoce como una “voladura controlada”) publicaba que la testaferro de la empresa de Moix, Duchesse Financial Overseas era una panameña de 93 años que figura en mas de 17.000 sociedades.

EL fiscal saló al paso de la noticia como pudo. Sólo se le ocurrió declarar que “Es justo que los hijos hereden de sus padres”. Y que cuenta con el apoyo del Fiscal General del Estado, José Manuel Maza. Y ya esta. Sólo eso. Viéndolo bien, delito, delito… no será, pero huele que apesta.

El Grupo Parlamentario Socialista, de momento, ha solicitado la comparecencia del Fiscal General del Estado en la Comisión de Justicia del Congreso, para que explique las razones por las que no activa el mecanismo previsto en el Estatuto Orgánico del Ministerio Fiscal para la sustitución en la jefatura de la Fiscalía anticorrupción de Manuel Moix, reprobado por el Congreso de los Diputados, tras conocerse públicamente su participación en una sociedad domiciliada en Panamá. El PSOE ya solicitó la comparecencia del Ministro de Justicia, Rafael Catalá, por este mismo asunto.

Los fiscales también se sienten escandalizados por la Imagen y el Deterioro de la Institución. La Unión Progresista de Fiscales muestra su enorme preocupación por la imagen de la Fiscalía Anticorrupción y de la Carrera en general, aseguran si, como parece, no va a tener ninguna consecuencia la noticia confirmada de que el Jefe de la Fiscalía Anticorrupción tiene participaciones en una empresa radicada en un paraíso fiscal y por lo tanto opaca para el control de la administración española.

Aseguran que si hace unos meses alguien hubiera insinuado que la situación de la fiscalía, rodeada de escándalos y de “tormentas perfectas” iba a ser la que contemplamos, nadie lo hubiera creído. Pero no es así, esto es real y es el momento de tomar decisiones sin esperar que escampe durante el mes de agosto o el tiempo o el hartazgo de la opinión publica moderen el escándalo. Es momento de tomar decisiones de naturaleza personal, pues permanecer o porfiar en el error es nocivo, “el daño que le está haciendo a la institución no puede pasar inadvertido para quien está en el imaginario  de todas las sospechas”.

Al frente de quien debe combatir cualquier tipo de corrupción no puede estar un  fiscal permanentemente cuestionado, siempre en el ojo del huracán y cuya conducta personal dista mucho de ser ejemplarizante. Y exigen el cese o dimisión inmediata del Fiscal. Es tiempo de mudanza, solo así se resarciría  mínimamente el daño ya causado, se recobraría parte de la credibilidad y el prestigio de nuestra institución y podríamos empezar de nuevo el camino que nos corresponde, el del trabajo, la discreción, el servicio al ciudadano y la promoción de la justicia.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

tres × dos =