Psicología como arma para combatir el cáncer

1

El aumento, con el paso de los años, del número de personas que sufren de cáncer ha supuesto un cambio en la conceptualización del tratamiento de la enfermedad. De esta forma, ha dejado de ser exclusivamente de tipo médico y ha pasado a tratarse como un ente bio-psico-social (biológico – psicológico – social).

Por mi parte, quería incidir en la importancia del tratamiento psicológico con pacientes oncológicos y, también, con sus familias. De ello se encarga la Psicooncología.

El sufrimiento que se experimenta con la enfermedad, prácticamente desde antes de su diagnóstico, va a tener tres grandes afectados: el paciente, la familia y el ámbito social, habiendo una interrelación entre todos ellos y viéndose afectados por las características del ambiente sanitario y los profesionales que en dicho medio trabajan.

Ante la amenaza del cáncer, cuando el paciente está inmerso en el proceso de diagnóstico, van a ser de gran influencia las creencias sociales y culturales (más o menos irracionales) sobre la enfermedad, generando una carga emocional importante que, si no es gestionada correctamente, va a acabar provocando sintomatología ansiosa o depresiva. Ya, en este momento, sería muy bueno contar con un equipo de profesionales de la psicooncología que acompañaran al paciente y la familia durante el proceso, ayudándoles en la aceptación del diagnóstico, en caso de que sea positivo.

En el comienzo del tratamiento, tanto el paciente como la familia tienen que enfrentarse a cómo creen va a afectar la enfermedad a su vida personal y social. El paciente tiene que conocer la enfermedad y qué alteraciones psicológicas le va a producir:

  • Labilidad emocional.
  • Ansiedad.
  • Problemas de sueño.
  • Dificultades sexuales…

Dentro de toda la sintomatología, centrarnos en la ansiedad va a ser fundamental, ya que va a convertirse en un agravante de la misma. Así, saber identificar los signos de ansiedad y las situaciones o ideas que la provocan va a ser una tarea fundamental a trabajar para conseguir reducir los síntomas que se asocian con ella y con la enfermedad.

Con el tratamiento psicológico se pretende que los pacientes que padecen algún tipo de cáncer no se identifiquen a sí mismos como víctimas y que aprendan a afrontar la situación de forma activa, que sean capaces de expresar sus necesidades y sus emociones y a controlar los aspectos negativos relacionados con el estrés y la ansiedad.

A nivel familiar, se trata de fomentar la comprensión y el apoyo, así como establecer una pautas de comunicación adecuadas, basadas en una comunicación asertiva y la realización de actividades que ayuden a que se continúe el contacto social y se instauren hábitos saludables y que resulten beneficiosos para el paciente.

El trabajo en grupo va a ser fundamental, así como la comprensión por parte de la sociedad de todo lo que estas enfermedades conllevan.

Muchos son los estudios que ponen de relieve la importancia del tratamiento psicológico en pacientes con cáncer. Los resultados que arrojan muestran que los pacientes que han recibido atención psicológica a lo largo del proceso de la enfermedad tienen un mayor porcentaje de recuperación, así como más y mejores habilidades para hacer frente a la misma y a su posible reaparición.

De esta forma, la Psicooncología se ha convertido en una especialidad con la que se cuenta de forma obligada en los hospitales de países como Estados Unidos o Argentina, donde también se llega a acompañar al paciente en los cuidados paliativos, cuando no llegan a superar la enfermedad.

Sin embargo y por desgracia, en España son pocos los centros hospitalarios que cuentan con un equipo multidisciplinar en el que se integre al psicooncólogo, ya sea en la sanidad pública o en la privada. Ello conlleva que los pacientes y sus familiares tengan que buscar y costear este apoyo por su cuenta, lo que deja a muchos sin la posibilidad de afrontar la enfermedad con este valioso aliado.

Mientras tanto, no hay que olvidar la importancia de la prevención y de las revisiones médicas periódicas; así como de contar con un grupo de apoyo familiar y social que ayude a los pacientes con cáncer a expresar sus emociones y, así, poder afrontar la enfermedad de una forma activa.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

  1. Es una pena que en España esta especialidad no sea obligatoria en todos los hospitales en los que se tratan pacientes con cáncer. En Sevilla sólo está en el NISA Aljarafe y es un hospital privado. La psicóloga que está (o estaba), Raquel, es una grandisima persona, profesional y comunicadora. He tenido la oportunidad de asistir a alguna conferencia que daban ella y otros compañeros y siempre me ha parecido algo muy necesario. Descubrí esta especialidad con la enfermedad de mi hermana y, puedo decir, que tener terapia la ayudó muchísimo durante la enfermedad y durante los cuidados paliativos. Hay que crear conciencia de la necesidad de la psicooncología como especialidad. Gracias a todos los profesionales que se dedican a esto y que nos ayudan a las familias y los pacientes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cuatro × 4 =