En lo que respecta a las primarias que se celebraran en la segunda quincena de mayo para elegir la secretaría general, el resultado es impredecible. Por lo pronto existen dos candidatos: Patxi López y Pedro Sánchez que ya están haciendo sus precampañas electorales. Susana Díaz con toda probabilidad también se presentará a ésta contienda y en vista de que por lo pronto el apoyo de la militancia se decanta más por Pedro Sánchez y si ese decantamiento continua, será éste y Susana Díaz quienes terminaran compitiendo para en una primera instancia con los votos de los militantes, uno de los dos se alce con la secretaría general. Esa decisión en el XXXIX Congreso Federal a celebrar los días 17 y 18 de junio, salvo sorpresas (nunca se sabe y más como está el PSOE en la actualidad) deberá ser refrendada.

Jugará a favor de Susana Díaz, aparte de la (su) Gestora Federal, los jerarcas y la gran mayoría de dirigentes territoriales, que rechazan el discurso y las pretensiones (esperemos que sin ambigüedades) de Pedro Sánchez de frontal rechazo a Mariano Rajoy y al PP. Por lo que es de esperar que se despliegue una gran campaña en su contra, desde el aparato del Partido y encabezada por el gran jerarca Felipe González, que se apoyará en medios económicos y mediáticos, fundamentalmente con el Grupo Prisa, presidido por su gran amigo Juan Luís Cebrian. Lo va a tener muy difícil Pedro Sánchez para salir airoso en éste lance, también porque en caso de pocas o nulas opciones de Patxi López, es más que previsible su retirada y apoyo directo o indirecto a Susana Díaz.

Otra cosa es el congreso que mediante las ponencias políticas y económicas, tendrá que decidir el devenir del PSOE a partir de ahora. Será un proceso en teoría más complejo por las posibles enmiendas que se puedan aportar a la ponencia o documento marco, aunque en la práctica o realidad, las aportaciones (las que estimen o dejen pasar los dirigentes) serán mínimas y ahí jugará un gran papel Susana Díaz y sus partidarios, para que las resoluciones maquilladas sean acordes con lo que ellos pretenden.

Susana Díaz “por méritos propios” ha llegado a un muy alto nivel en la política. Con solo 42 años, lleva la mitad de su vida viviendo como política profesional. Lo único que tuvo que hacer desde sus comienzos a través de la doble militancia de Juventudes Socialistas y el PSOE, fue arrimarse a los dirigentes de turno y por supuesto bajo ningún concepto no cuestionarles y ejercerles docilidad. Estos la iban promocionando, hasta el “dedazo final” de José Antonio Griñan (que había sido puesto de la misma forma por Manuel Chaves), que la catapultó a la presidencia de la Junta de Andalucía y a la secretaria general del PSOE Andaluz.

Es tal el grado de dominio y control que ejerce Susana Díaz sobre la Gestora Federal del PSOE, que sin contemplaciones, se permite elegir (imponer) a las personas que van a redactar la ponencia marco del congreso. Partiendo del coordinador de la ponencia política Eduardo Madina, claramente identificado y alineado con ella y de la económica que estará coordinada por el economista independiente afín suyo, José Carlos Diez,  todos los demás componentes hasta un total de 226, están cortados (salvo muy pocas y honrosas excepciones) por el mismo patrón.

Desde posiciones democráticas y dándole autentico valor a las expresiones que desde la Gestora Federal suelen retóricamente repetir, haciendo una llamada al respeto y la unidad, lo más lógico, razonable y justo, es que si ya hay dos candidatos como son Patxi López y Pedro Sánchez, a la hora de configurar el equipo de redactores de la ponencia marco, se tenia que haber contado con ambos, para que facilitaran nombres y se incorporaran igualmente como ponentes personas de su confianza.

Ha habido denuncias de que no ha sido así. No conozco ni mucho menos a todas las 226 personas que redactaran la ponencia marco, (si a los de Canarias  y dos de ellos llevan viviendo de la política desde las primeras elecciones de 1977). Pero otros compañeros que si tienen más información y conocimiento de quienes son, como es el caso de Odón Elorza, han criticado que dentro de ese número tan amplio de ponentes no hay ninguno afín a Pedro Sánchez y se podría dar la situación de que él ganando las primarias, se pueda encontrar con un programa que en gran medida no lo comparta.

Algo fundamental que podría, debería cambiar y mejorar el rumbo del PSOE, es que deje de ser un partido político jerarquizado y que la renovación y regeneración se establezca y lleve a efecto de forma natural y para ello, “sin paños calientes” y con toda rotundidad, se debe contemplar en sus estatutos que nadie puede ostentar cargos bien sean orgánico-político o institucional, más de 16 años (contemplándose con carácter retroactivo y es que de no ser así, Susana Díaz, podría permanecer 37 años viviendo de la política) y dentro de ese tiempo, en un mismo cargo no se podrá estar más de 8 años. Que sólo se pueda acceder a un cargo institucional y si se tiene otro orgánico, para no ser juez y parte, que éstos sean a diferentes niveles.

Elección de los delegados a los congresos en listas abiertas. Lo mismo que los miembros del Comité Federal y los de ámbito de nacionalidad o región, provincial e insular. Para que no vuelva a producirse ceses impuestos por los aparatos o dirigentes del Partido, como ha ocurrido con José Borrell y Pedro Sánchez, elegidos ambos en primarias, en consecuencia, la revocación o cese del cargo debe hacerse por la misma instancia que lo ha elegido. Un reglamento de primarias, que contemple igualdad de oportunidades (no avales) para todos los afiliados y la segunda vuelta si ningún candidato obtiene más del 50% de los votos necesarios.

La adopción de éstas medidas cambiarían profundamente el funcionamiento del PSOE y lo haría más democrático, transparente, plural  y participativo, con lo que eso significaría de motivación y revulsivo para las afiliadas y afiliados e identificación y apoyo de los simpatizantes. Mucho me temo pero en éste XXXIX Congreso Federal, estará todo atado y lo que se va a decidir es el reparto del poder y una continuidad de las políticas que desde hace tiempo, viene degradando y deteriorando la imagen del PSOE con efectos negativos.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorEchar de menos
Artículo siguienteIdentidades
Militante de los sindicatos ingleses (Trade Unions) desde 1971 y hasta mi regreso de Londres en 1976. Afiliado a la UGT y al PSOE en Londres desde junio de 1972. Cofundador y coordinador sindical de la F.A.E.E.R.U. (Federación de Asociaciones de Emigrantes Españoles en el Reino Unido). Fundador de la cooperativa de servicios PAILARCA (Pablo Iglesias-Largo Caballero). Miembro de los dos primeros comités regionales del Partido Socialista Canario -PSOE- 1977-1985 y por esas mismas fechas, miembro de las primeras ejecutivas insulares de Gran Canaria del PSOE y de la UGT. Cofundador en 1980 de Izquierda Socialista y su coordinador en Gran Canaria hasta 1989. Miembro del primer Consejo Federal de la Emigración del PSOE. Presidente del 1er. Comité de Empresa por la UGT del Hospital Materno Infantil de Gran Canaria. Concejal de deporte y de los distritos: Isleta, Santa Catalina y Guanarteme del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, legislatura 1983.1987. Miembro de la Comisión Permanente de Deporte de la FEMP (Federación Española de Municipios y provincias) y del pleno del CSD (Consejo Superior de Deporte). Cofundador en 1991 de la Fundación Juan Negrín y su secretario durante 23 años (hasta 2014).

2 Comentarios

  1. Cuando Pedro gane las primarias (un militante, un voto) todos los equilibrios de poder cambiarán y el susanismo quedará herido de muerte, no olvidemos que están en un tris de perder la Junta de Andalucía y demasiado tendrán con achicar el agua de su propio naufragio

  2. ¿Que garantías hay si gana Sánchez de que no lo vuelvan a ejecutar de nuevo (quizás tras las elecciones)? ¿Que garantías hay de que Sánchez no permita seguir gobernando a Rajoy (Él no votó NO)?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

diecinueve − dieciocho =