El nombre de Alfonso García-Pozuelo pasará a la historia como el del primer empresario investigado por el caso Gürtel que reconoce ante el juez que financió ilegalmente al PP y también que pagó a políticos del partido en el Gobierno de España en funciones para conseguir distintas adjudicaciones en el municipio de Boadilla del Monte (Madrid).

Así lo ha adelantado la Cadena Ser, quien se remite a un escrito de defensa presentado ante el juez del empresario y ex gerente de Constructora Hispánica en el que admite que financió ilegalmente a los populares con 30.050 euros correspondientes a la campaña electoral del año 2003. También declara que pagó 1,3 millones de euros a políticos del PP para lograr varias adjudicaciones municipales en Boadilla del Monte, localidad nuclear en la investigación del caso.

Los beneficiarios directos de estas mordidas fueron el cabecilla de la trama, Francisco Correa, el exdiputado autonómico del PP Alfonso Bosch, el exconcejal popular Gerardo Galeote y el exalcalde de Boadilla del Monte, Arturo González Panero, apodado popularmente El Albondiguilla.

El objetivo primordial de este escrito de autoinculpación busca una reducción de condena. Como adelanta la Ser, García-Pozuelo admite sentirse “arrepentido” de haber cometido estos delitos y en su defensa subraya que ya ha abonado la multa que le fue impuesta como medida cautelar, que se elevaba a 670.000 euros.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cinco × uno =