De las cuatro figuras que aparecen en la foto quizá la más sugerente sea la del hombre que está de espaldas, pues en una primera aproximación podría parecer el más difícil de reconocer.

El hombre de la izquierda, que en persona hace pensar en los dibujos de Charles Burns, se llama Borja Cabada. Es el neófito en el mundo dentro del que se encuadra o podría encuadrar la fotografía en blanco y negro de Daniel Fénix. Su novela El sonido de Atlantis se alzó con el trofeo Logroño Joven, un galardón en la estela del mucho más conocido: Premio Ateneo Joven de Novela de Sevilla.

A la derecha de Borja, en el centro de la foto pero al otro lado de la cortina junto la que ha situado a ambos escritores el fotógrafo que aparece de espaldas, está Paula Izquierdo. La ganadora absoluta, la reina del baile elegante e intelectual que se celebra en la planta séptima del Corte Inglés de Callao, sala de Ámbito Cultural. Su libro se llama El Callejón de los silencios. X Premio Logroño de novela; dotado con 45.000 euros.

Pero vuelvo a la figura que está de espaldas, aunque quizá sería más apropiado mencionar primero el perfil de la izquierda, casi fuera del cuadro. Tampoco es fácilmente reconocible ya que el fotógrafo sin duda optó por una velocidad de obturación muy baja para tomar la imagen y el rostro aparece movido; aunque desde ese movimiento logra transmitir alegría y vida. Se trata de un personaje secundario en el mundo literario, uno de los que normalmente no sale en las fotos, aunque en esta sí. Es Noelia Olbés, la jefe de prensa de Algaida, editorial responsable de la publicación de ambos libros.

Y ya sí, inevitablemente, regresamos a la figura del hombre de espaldas, al fotógrafo que en realidad es escritor y periodista, y desde hace unos meses lleva en El Mundo un blog sobre la vida literaria, y lo hace con minuciosidad y largas entradas de texto. Es José María Plaza. Lo conocí cuando ambos teníamos alrededor de veinte años y comenzábamos a escribir para este mismo periódico, para Diario16, cuando aún no había por supuesto, ni siquiera se imaginaba la posibilidad, una edición digital y las riendas las llevaba Pedro Jota Ramírez.

Me gusta encontrarme con José María Plaza, verlo en los saraos literarios que ambos frecuentamos, y por eso pedí a mi amigo Daniel Fénix que hiciera la foto sobre la que estoy apoyando mis palabras. Cuatro pájaros de un solo tiro, de un solo click o disparo. Los cuatro pájaros me simpatizan, pero sin duda mi favorito en el cuadro es Plaza, José María Plaza. Siempre, absolutamente siempre, me ha caído bien.

 

(artículo dictado por Javier Puebla y mecanografiado por Ángel Arteaga Balaguer)

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

14 − diez =