Tras las elecciones generales de 2015 una disyuntiva se le planteó a Podemos. La primera opción planteaba contribuir a un gobierno de cambio, a semejanza de Madrid, Barcelona o incluso Portugal, donde una coalición entre socialistas y partidos a su izquierda han permitido el gobierno de Antonio Costa. La otra opción consistía en empezar una guerra por la dominación del espacio del centro-izquierda electoral.

La decisión ha sido evidente. Las confluencias progresistas, los gobiernos del cambio, el rechazo a las políticas neoliberales llevadas a cabo en municipios y Comunidades Autónomas no fueron suficientes razones para llevar a cabo un proyecto común en el Congreso de los Diputados. Y la estrategia diseñada para “asaltar el cielo” se fundamentó en que cuanto más tiempo se estuviera en las portadas de los periódicos, en las bocas de las tertulias, en los focos de las redes, más rédito electoral se obtendría. Así se empezó un carrusel de actuaciones situando a Podemos siempre en el centro de atención.

Lo prioritario era sentarse en primera fila, y así, construyendo una campaña en la que denunciaban” como 5 millones de votos se iban al gallinero, lograron hacer olvidar del recuerdo colectivo donde se habían situado históricamente otros partidos como Izquierda Unida o UPyD, partidos que consideraban que lo importante no era donde se sentaban, sino que querían decir, defender, representar.

Justo después, “aprovecharon” el tacticismo de Mariano Rajoy cuando no se presentó a una sesión de investidura sabiendo que no la sacaría adelante. No pusieron el dedo en la llaga que Mariano Rajoy había abierto declinando el mandato del Jefe de Estado, sino que recogieron el dardo envenenado, lanzado desde la derecha española, y empezaron una “pseudo-negociación” con el PSOE, donde lo importante era no llegar a un acuerdo. Lo importante era forzar unas segundas elecciones generales en las que se les percibiera como única alternativa, donde el PSOE se hundiera electoralmente. Con la ilusión, la esperanza y el calor de las encuestas, soñaban un “sorpasso”.

Y para ello, confiaron de nuevo en titulares, tertulias y tweets. Para ello vimos a Bescansa llevando un bebé al Congreso de los Diputados, vimos a Iglesias y a Domenech dándose piquitos en la institución, vimos a Iglesias recordando la cal viva al PSOE en la sesión de investidura de Pedro Sánchez.

Nunca se plantearon iniciativas legislativas que mejoraran las situaciones que se trataban o se denunciaban. Lo importante no era mejorar la conciliación familiar, era el teatrillo que mostrara el compromiso. Lo importante no era reducir la fractura política entre Catalunya y el resto del Estado, era mostrar el cariño que necesita darse a esa tierra. Lo importante no era llegar a un acuerdo entre los distintos grupos de la cámara que pudiera sacar a Mariano Rajoy de La Moncloa e investir a un Presidente con una sensibilidad más social, lo importante era darle a los votantes de Podemos la sangre de PPSOE que ansiaban, situarse como referente del espacio centro izquierda español.

Y consiguieron el objetivo. Fuimos a unas “segundas” elecciones generales en las que no ganó Podemos, no ganó el PSOE y no ganó el espacio de las izquierdas. Decayó ligeramente el PSOE, Podemos se mantuvo tal cual estaba y el Partido Popular reforzó su posición. Se reforzó lo suficiente como para que el PSOE se abstuviera, para que no cayera definitivamente el espacio de izquierda de España. El PSOE perdió 100.000 votos y cinco escaños. Podemos perdió más de 1 millón de votos (En suma con Izquierda Unida) y cero escaños. Estas segundas elecciones fueron un gran favor a Mariano Rajoy y al Partido Popular.

Lejos de aprender de los errores del pasado, Podemos continúa en su dinámica de teatrillos y denuncias estériles, que es cierto que les había funcionado cuando eran tertulianos de fuera de las instituciones. Pero una vez dentro de las instituciones, deberían hacer propuestas y conseguir apoyos que consumen cambios sociales representativos.

En esa actitud de búsqueda de titulares, tertulias y tweets lanzaron a la calle unTrama-bus. Ese “Trama-bus” no tenía en su pasaje ninguna iniciativa legislativa, ninguna proposición de ley, ninguna propuesta al resto de partidos para acabar o dificultar la corrupción. Solo una denuncia vacua, una pataleta, una muestra de su manifiesta incapacidad para hacer cambios sociales representativos.

Y en medio de esa polémica, aparece la operación Lezo. Al Partido Popular se le vuelven a ver en la práctica sus vergüenzas corruptas. Esas vergüenzas que habían contribuido a que perdieran más de 3 millones y medio de votos en 2015, y casi 3 millones en 2016. Y Podemos vuelve a hacer un favor a Mariano Rajoy y al Partido Popular haciendo que dejemos de hablar y conocer más detalles de la corrupción de su partido.

La estrategia de encabezar los titulares, las tertulias y los tweets indicaron que la operación Lezo justificaría una moción de censura. Que, como tras las elecciones generales de 2015, se llevo a cabo sin ningún apoyo ni consenso, desde los medios de comunicación, otra vez volviendo a dar la “sangre” que reclaman algunas secciones de Podemos. Ese ánimo de “retratar” en una falsa disyuntiva sobre quienes están con Podemos y quienes están con Partido Popular.

Y paradójicamente, lejos de desgastar a Mariano Rajoy y fortalecer a Podemos, lo que se consigue es reforzar al Presidente en su posición. Y de paso, debilitar una vez más el conjunto de las izquierdas habitantes en España. Elevando a Mariano Rajoy, un presidente mediocre, de poca brillantez y mucho manejo de tiempos, como aquel superviviente que logró sobrevivir a más de dos años de polémica por la corrupción endémica de su partido, a dos elecciones pseudo-perdidas por la incapacidad de las izquierdas de ponerse de acuerdo y a una moción de censura, en la que su partido ni siquiera tenía la mayoría requerida que le salvara. Son enemigos ideológicos, pero se hacen favores. Les une su afán de acabar con el PSOE. Son enemigos íntimos.

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

  1. Pero una vez dentro de las instituciones, deberían hacer propuestas y conseguir apoyos que consumen cambios sociales representativos.
    1-cada vez que PODEMOS intenta sacar una ley en el parlamento,o la veta el PP o se unen los partidos de la trama.Lo que dices no es nuevo,es el padre nuestro del PSOE,CIUDADANOS y PP.Si quieres te puedo enviar la contestaciòn de la caixa por solicitarles la devoluciòn de los gastos de formalizaciòn de una hipoteca,ni que decir tiene que automaticamente te envian al juzgado,porque saben no tenemos el dinero para denuncialos.Te recuerdo que esta ley la aprobaron en tu parlamento los tres partidos de la trama.Que facil es decir que se lleven leyes al parlamento cuando sabeis que ni una va ha ser aprobada por los partidos de la trama,pues el perro nunca muerde la mano del que le da de comer…es decir:la de los bancos.

    -Lo importante no era llegar a un acuerdo entre los distintos grupos de la cámara que pudiera sacar a Mariano Rajoy de La Moncloa e investir a un Presidente con una sensibilidad más social, lo importante era darle a los votantes de Podemos la sangre de PPSOE que ansiaban, situarse como referente del espacio centro izquierda español.

    2-La contestaciòn la esta mentira la puedes escuchar de boca del entoces secretario general del PSOE en la entrevista con Èvole en la sexta…que mala memoria tienes chiquillo.

    -En esa actitud de búsqueda de titulares, tertulias y tweets lanzaron a la calle un “Trama-bus”. Ese “Trama-bus” no tenía en su pasaje ninguna iniciativa legislativa, ninguna proposición de ley, ninguna propuesta al resto de partidos para acabar o dificultar la corrupción.

    3-¿Te parece poco poner nombre a la trama corrupta que se ha comido España para que el pueblo sepan quienes son vende patrias?¿o prefieres màs comisiones de investiganciòn en el parlamento sin ningùna responsabilidad judicial?Te recuerdo que esto de tramabus,va ha terminar con la madre de todas las iniciativa,como es la mociòn de censura…..¿Te parece poco miarma?

    -Y paradójicamente, lejos de desgastar a Mariano Rajoy y fortalecer a Podemos, lo que se consigue es reforzar al Presidente en su posición. Y de paso, debilitar una vez más el conjunto de las izquierdas habitantes en España. Elevando a Mariano Rajoy, un presidente mediocre, de poca brillantez y mucho manejo de tiempos, como aquel superviviente que logró sobrevivir a más de dos años de polémica por la corrupción

    3-Te recuerdo tambien que al PP y Presidente no lo fortalece PODEMOS,lo fortallece sobre todo el PSOE de susana diaz.por favor….¿quièn votò para que invistieran a Rajoy?¿PODEMOS?
    La chuleria del PP y Rajoy es porque saben que jamàs el PSOE se uniràn,porque simplemente no son ni socialistas ni de izquierda.Los tiempos que engañaban a las personas mayores dicendoles que ellos eran la izquierda felizmente han muerto.
    ¿En todos los paises de Europa tambièn existe otro PODEMOS que solo se quiere comer al partido socialista de su pais?Ya va siendo hora que veas donde quedaron los socialistas en grecia,en holanda y los ultimos en francia…casi eliminados del mapa.¿Pablo iglesias està detras de todos eso tambièn?
    ¿O serà que ya no hay diferencias entre lo neoliberales y la socialdemocracia barata y la gente prefieren a los originales?Miratelo porque parece que no te has caido en ello.
    Ya solamente decirte que no sigas por ahì por no cuela.¿O estàs intentando entrar en 13 tv la razòn el ABC…ya sabes,a los que los gobiernos de la trama le dan dado casi 4.000.000 millones de euros en publicidad solamente del canal de isabel II…y sin pusieramos a contar el dinero por publicidad de de ministerios,ayuntamientos…ni te cuento cuantos millones nos cuestan que el mensaje que tu estàs dando aquì nos entre en la cabeza.
    Mira solamente lo que susanita se ha gastado en publicidad para sus medios afines,para que no saquen los ERES y hablen de PODEMOS como tù estàs hablando.Os tenemos calao,como a los melones.
    Perdona que se me olvidaba….¿Como votaràn a los que tanto le gustan las comisiones de investigancion en el parlamento?Lo sabes igual que yo ¿verdad?Pùes para esto es la mociòn de PODEMOS,para quitar las caretas de una vez y saber quienes son los que estàn con España y con el pueblo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

17 − Once =