Cuando estamos en el ecuador del proceso iniciado con las primarias y 39 Congreso Federal que tuvo continuidad en los congresos de nacionalidad o región para renovar los cargos orgánicos: secretarias generales, ejecutivas y comités, se hace necesario reflexionar y analizar lo ocurrido hasta ahora y las posibles repercusiones y consecuencias a las que se verán sometidos los congresos provinciales, insulares y asambleas locales, para culminar todo el proceso con la imprescindible “renovación” de nuestro Partido.

Primero debemos analizar que partíamos de una situación dramática producida como consecuencia de la bochornosa reunión del Comité Federal del 01 de octubre de 2016. De la misma y los posteriores acontecimientos, han quedado secuelas manifestadas en discrepancias y enfrentamientos entre parte de nuestros dirigentes, y nosotros/as como militantes de base y desde la impotencia estamos padeciendo y sin poder corregir.

Las primarias no están cumpliendo el papel y las expectativas creadas. Se han estructurado para salvando honrosas excepciones, a las mismas sólo puedan concurrir compañeros arraigados y consolidados como profesionales de la política al margen de su valía o no, pero si podría tener esa consideración compañeras y compañeros que estando en el anonimato mediático, vienen trabajando y desarrollando como buenos socialistas una gran labor en la Sociedad, a través de los sindicatos, ongs, asociaciones sociales, vecinales, educativas, culturales, deportivas, etc.

Sus experiencias y sensibilidad social manifestadas con la proximidad a los ciudadanos y sus problemas, junto a la militancia sacrificada y comprometida en el Partido, fundamentalmente por mediación del trabajo realizado en los grupos sectoriales en sus diversos niveles, es lo que realmente deben hacerles acreedores, para obtener la confianza de las afiliadas y afiliados y así representarnos en los cargos orgánicos e institucionales. Y no como desde hace tiempo se ha instalado para acceder a los mismos a través de la docilidad, sumisión y pleitesía a los dirigentes de turno, quienes como consecuencia de las estructuras jerarquizadas que tenemos, se suelen perpetuar en los cargos.

Las primarias con sus demostradas deficiencias, no están dando igualdad de oportunidades y la posibilidad de aflorar a compañeras y compañeros anónimas/os, de gran capacidad y valía, para poder mostrar sus ideas y proyectos y así concurrir como candidatas y candidatos, lo que sin duda mediante sus aportaciones y el debate riguroso y positivo entre ellos/as, enriquecería la vida orgánica e imagen externa del Partido. Los obligatorios avales es un hándicap para que eso se produzca. Se perdió una gran oportunidad en el 39 Congreso Federal para proceder a su eliminación e implantar la segunda vuelta en caso de presentarse mas de dos candidatas/os y así la persona elegida lo sería con más del 50 por ciento de los votos, dándole la necesaria autoridad moral en el Partido y en la Sociedad.

El 39 Congreso Federal en éste y otros temas se cerró en falso y ha dejado o mantenido unas estructuras jerarquizadas, como las listas cerradas para elegir al resto de las ejecutivas, miembros a los diversos comités: federal, de nacionalidad o región, provinciales e insulares y los delegados a los respectivos congresos. Todo esto juega a favor de quienes ostentan los cargos orgánicos y públicos, que en la mayoría de los casos están al mismo nivel y recaen en las mismas personas, otorgándoles por su condición de “juez y parte” un poder omnímodo y casi siempre mediatizando, condicionando o secuestrando al Partido desde el cargo institucional. Muchos no tienen reparo y para perpetuarse en los cargos, no dudan en utilizar todos los medios a su alcance, e incluso poner en funcionamiento malas prácticas, apoyándose en acolitas/os afiliadas y afiliados, que les suelen hacer el trabajo en la mayoría de los casos por intereses personales, de forma poca ortodoxa o ética.

Las mal llamadas sedes (éste termino también se utiliza para denominar la ubicación de las empresas, entidades bancarias etc.), deben recuperar su esencia como Casas del Pueblo, abiertas a la Sociedad y en sintonía con ésta, para afrontar los problemas que cada vez más acucian a las ciudadanas y ciudadanos. Para ello será muy importante la aportación de la experiencia profesional de las compañeras y compañeros encuadradas/os en los grupos sectoriales: Servicios Sociales, Educación, Sanidad, 3ª. Edad, Juventud, Justicia, Urbanismo, Energía, Medio Ambiente, Transporte, Cultura, Deporte, etc.

En las Casas del Pueblo el debate bien organizado, sosegado y constructivo, se hace cada vez más necesario si de verdad queremos reactivar y/o potenciar la vida orgánica del Partido. La aportación de documentos y ponentes en las materias que se aborden lo podría enriquecer mucho más. Si el tema trasciende el Partido y para insertarnos de verdad en la Sociedad, podríamos invitar a organizaciones progresistas para que nos hagan sus aportaciones. Las resoluciones emanadas en la mayoría de los casos no tendrán carácter vinculante, pero de proceder y a los efectos oportunos, debidamente (mediante actas, informes, documentos, etc.) se transmitirán a los órganos internos correspondientes del Partido o a la institución pertinente y de la que formemos parte bien como gobierno u oposición.

Las ideas e iniciativas de las afiliadas y afiliados en cualquier materia, sobre todo si tienen repercusiones y trascendencia social, no pueden quedar en “saco roto” y deben ser canalizadas para que se produzca su materialización. Nos negamos como militantes a seguir siendo sujetos pasivos de una organización nuestro Partido, que se dice y precia de democracia interna, pero que en la realidad no la practica. Se nos prometió que íbamos a ser consultadas/os, no solo en la política de pactos, también en los grandes temas, pero hasta ahora esa promesa no se ha materializado. No deberíamos estar sometidos a las presiones y al sometimiento de determinados dirigentes o jerarcas, que condicionan y menoscaban nuestra imagen y por el contrario el Partido puede y debe contar con nuestras opiniones y resoluciones leales y sinceras, emanadas desde nuestras respectivas agrupaciones locales. ¿Por qué desde las mismas no hemos sido consultadas/os a titulo orientativo, sobre el problema catalán?. De hacerlo la Ejecutiva Federal y desde la responsabilidad que nos embarga como socialistas, estamos seguras/os, que nuestra posición conjunta saldría más fortalecida.

Pertenecemos a un partido político el PSOE del que nos sentimos muy orgullosas y orgullosos, pero ese sentimiento queremos acrecentarlo mucho más y para ello, necesitamos ser reconocidos/as plenamente en nuestra labor como militantes. Para poder realizar una militancia plena y satisfactoria, se hace necesaria la adecuada formación y pertinente información, en la seguridad de que nos sentiríamos más realizados/as e identificadas/os con nuestro Partido.

Aunque ésta iniciativa nace desde la militancia de base de los socialistas de Gran Canaria, pero al ser y tener el PSOE estructura federal y como con toda seguridad las inquietudes y preocupaciones que mostramos en éste documento son compartidas por el conjunto de compañeras y compañeros que independientemente de su residencia se encuentran en nuestra misma situación, haremos todo lo posible para extenderla en todos los ámbitos del Partido y especialmente en las agrupaciones locales.

Estamos condicionadas/os por resoluciones emanadas de los órganos superiores, pero desde la autonomía que como militantes de base tenemos en nuestras respectivas agrupaciones, vamos a ejercer una militancia leal y constructiva, para que nuestro Partido mejore y de verdad sea más democrático, transparente, plural y participativo.  

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorEl color de Sevilla, más especial que nunca en 2018
Artículo siguienteMalos tiempos para el futuro político de Castilla y León
Militante de los sindicatos ingleses (Trade Unions) desde 1971 y hasta mi regreso de Londres en 1976. Afiliado a la UGT y al PSOE en Londres desde junio de 1972. Cofundador y coordinador sindical de la F.A.E.E.R.U. (Federación de Asociaciones de Emigrantes Españoles en el Reino Unido). Fundador de la cooperativa de servicios PAILARCA (Pablo Iglesias-Largo Caballero). Miembro de los dos primeros comités regionales del Partido Socialista Canario -PSOE- 1977-1985 y por esas mismas fechas, miembro de las primeras ejecutivas insulares de Gran Canaria del PSOE y de la UGT. Cofundador en 1980 de Izquierda Socialista y su coordinador en Gran Canaria hasta 1989. Miembro del primer Consejo Federal de la Emigración del PSOE. Presidente del 1er. Comité de Empresa por la UGT del Hospital Materno Infantil de Gran Canaria. Concejal de deporte y de los distritos: Isleta, Santa Catalina y Guanarteme del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, legislatura 1983.1987. Miembro de la Comisión Permanente de Deporte de la FEMP (Federación Española de Municipios y provincias) y del pleno del CSD (Consejo Superior de Deporte). Cofundador en 1991 de la Fundación Juan Negrín y su secretario durante 23 años (hasta 2014).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

3 × cinco =