Las grabaciones del ex comisario Villarejo a la ministra de Justicia, Dolores Delgado, pueden tener daños colaterales más allá del interés en atacar a la ministra, entonces fiscal, lo que determina que el desafío no es hacia una persona, sino que está lanzado contra el propio Estado.

En una de las grabaciones publicadas por moncloa.com Dolores Delgado hacía referencia a que durante un viaje a Colombia vio a jueces del Supremo y a fiscales que desaparecían porque se iban con menores. Esto ha desencadenado la reacción inmediata en el país colombiano, en concreto, del alcalde de Cartagena de Indias quien ha pedido que las autoridades judiciales que soliciten la extradición de los posibles implicados porque se trata de un delito perseguido internacionalmente y que no prescribe.

Además, el primer edil de la ciudad colombiana ha hecho hincapié en el daño que se hace a la imagen del lugar porque no es un centro de «turismo sexual» que respeta los derechos de los niños. «No vamos a permitir la explotación sexual infantil».

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

2 × uno =