En la lista de los cincuenta delincuentes más buscados de Europa por la Interpol, la Policía Nacional ha detenido en un zulo bajo el fregadero en la casa de su madre a Esteban Vacas García. Esteban llevaba más de una década huido de la justicia, que le creía en Portugal, y estaba condenado por la violación a la hija de su pareja.

La sentencia que condena a Esteban Vacas a 14 años de prisión incluye el duro relato de cómo forzó a la menor. Tras una primera agresión, la adolescente calló por la amenaza de que si se lo contaba a su madre “las mataba a las dos“. Luego vino un segundo ataque (calificado en la sentencia de violación) que la sumió en un estado de “acusada tristeza y depresión”, lo que alertó enormemente a su madre. Finalmente, la menor contó lo que Esteban Vacas le había hecho y la madre lo denunció.

Aunque la Policía no sabe cuánto tiempo pasó oculto en la casa de su madre en Salamanca, sí que ha averiguado que hace dos años ya se encontraba allí durante un registro. Ya detenido, Esteban a reconocido ante los agentes que en aquella ocasión en 2016 se encontraba a escasos centímetros de los policías que interrogaban a su madre, oculto en un habitáculo bajo el fregadero de la cocina que había habilitado para tal uso.

Los videojuegos fueron su perdición. Según fuentes policiales, a pesar de la creencia de que la madre de Esteban vivía sola, los vecinos oían voces de varón en el piso. Voces que provenían del violador cuando se entretenía con videojuegos. Tanto es así, que los investigadores le detuvieron en plena partida, después de que su madre abriese la puerta sin que le diera tiempo a esconderse.

Esteban Vacas figuraba en la lista de “Los más buscados de la UE” en el que se publicaba la lista de las cincuenta personas más buscadas de Europa, que encabezaba el belga Salah Abdeslman, uno de los sospechosos de ser autor material de los atentados de París.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cinco − dos =