A continuación esbozo algunos apuntes para fundamentar y descubrir la ambición que se oculta tras el “niño del salón de 400 metros y piano de cola”. Está meridianamente claro que me refiero a Pedro Sánchez, secretario general del PSOE.

Si desea Sánchez de verdad liberar al pueblo español frente al PP de Rajoy, ¿por qué no propone y apoya a Pablo Iglesias para presidente? Así demostraría:

a) que su objetivo principal es inequívocamente y en conciencia social y política liberar y ayudar al pueblo español frente a las políticas de recortes del PP y Rajoy.

b) conseguiría ser coherente con su propio partido, solidario con sus compañeros secretarios generales y también con las siglas de un partido que gobierna en varias comunidades como Andalucía, Extremadura, Castilla-La Mancha o Asturias. Evitaría, en definitiva, destrozar al PSOE. En España creeríamos que de verdad es un líder con visión política y un estadista con grandes miras en favor del pueblo, y también estaríamos convencidos de que su llegada a la política es de verdad, que piensa en los españoles y no en él y su prepotente círculo de asesores, de la escuela del siniestro y presunto de todo Pepe Blanco, el verdadero culpable de la decadencia socialista.

c) No estaría intentando descomponer a los grupos de Podemos con ofertas “políticamente” espurias.

d) Apoyaría, siendo útil y necesario en conciencia y en verdad, a un posible presidente y, con él, a un gobierno capaz de llevar a cabo,  sin ser rehén de malas praxis, las políticas que él promete hacer a sabiendas de que no le dejaran hacer ni desde fuera ni desde dentro de su propio partido, por embargos y compromisos con el capital, las políticas sociales, constitucionales, económicas, internacionales, comunitarias, jurídicas y administrativas que para conseguir sus objetivos –casi antidemocráticos– quiere lograr abrazando la frase de Mas: “Lo que no conseguí en las urnas lo consigo ‘vendiendo’ dignidad e ideología”.

Señor Sánchez, salga de su salón de 400 metros cuadrados con piano de cola y no engañe a los votantes socialistas. Señor Sánchez, si realmente desea sacar al PP y a Rajoy del Gobierno de España, no invente más ni prometa lo que no pueda cumplir, basta con que deje gobernar a Podemos.

No olvide, señor Sánchez, que todos sabemos sumar y restar, la diferencia de votantes y escaños que usted tiene con referencia a Podemos es mucha menos que las que el PP y Rajoy tiene con respecto a usted y sus asesores.

Utilice el mismo concepto democrático para no dejar gobernar al PP y Rajoy que para dejar gobernar a Podemos y a Iglesias, ellos no son rehenes del sistema que mantiene ese “salón de 400 metros con piano de cola”.

Usted no tiene conciencia suficiente, al parecer, para dejar sus privilegios en favor de su electorado socialista. ¿Estaría dispuesto a un referendo nacional de socialistas para someter la aprobación de sus negociaciones para ser investido presidente?

Como bien dice el presidente de Extremadura, ¿usted de verdad y en conciencia cree que su decisión de ofrecer escaños en el Senado para formar grupo a ERC y a Democràcia i Llibertat corresponde a los motivos por los que el PSOE recibió sus votos? Yo ya le digo que no.

Y no es que no estemos o dejemos de estar de acuerdo con libertades y derechos de catalanes y vascos. Con quien no estamos de acuerdo es con aquel que utiliza la ambición y la prepotencia a cualquier precio, porque ese es el camino más corto para la corrupción y otros comportamientos miserables.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

diecisiete − 3 =