Volver a empezar es el titulo de la primera película española que ganó un Oscar de la Academia de Hollywood en 1982. Su director fue José Luís Garci y el argumento era el de un exiliado asturiano, que al comienzo de la democracia regresa a España para reencontrarse con el amor de su juventud. Salvando las diferencias con el guión de la referida película, después de unos pocos meses de paréntesis, Pedro Sánchez pretende volver a empezar reencontrándose con la militancia, a la que le va a pedir su respaldo para otra vez ser elegido mediante primarias secretario general del PSOE.

Tenía las ideas claras sobre lo que personalmente pretendía y el intento anterior que le posibilitó acceder como secretario general y candidato a la presidencia del gobierno, lo había planificado y organizado con al menos un año antes de que se produjera las primarias el 13 de julio de 2014. Durante ese tiempo se dedicó a recorrer España contactando con la militancia.

Jugó con ventaja y más con respecto a José Antonio Pérez Tapias (no tanto con Eduardo Madina que también era diputado), porque el acta de diputado le posibilitaba viajar “gratuitamente” por toda España, aparte de disponer de más tiempo libre para invertirlo en la realización de su campaña. Sin embargo Pérez Tapias, como profesor en la Universidad de Granada no tenía esas facilidades, ya que debía dedicarse a su trabajo diario como docente. Ese esquema de primarias persiste y significa, que está diseñado para que casi exclusivamente se puedan presentar como candidatos los dirigentes y/o políticos profesionales.

Aparte del hándicap para la obtención del 15% de los avales por parte de militantes desconocidos que pueden ser tan o más valiosos que los conocidos, el esquema de primarias es injusto porque no ofrece igualdad de oportunidades a los contendientes. A Susana Díaz, sus acólitos no solamente le organiza los actos, también le consiguen los avales necesarios (habría que eliminarlos y aplicar la segunda vuelta, si nadie obtiene más del 50% de los votos o avales requeridos). Se dio el caso de que se pasaron en las primarias a la presidencia de la Junta de Andalucía, al acaparar Susana Díaz la inmensa mayoría de los avales, no dándole opción a los otros dos candidatos: Luis Planas y José Antonio Rodríguez Salas, para lograr el mínimo imprescindible, lo que imposibilitó su celebración, saliendo ella elegida como única candidata y casi por aclamación.

Hasta ahora y si no aparece ningún candidato más, públicamente han anunciado que se van a presentar Patxi López y Pedro Sánchez y con toda probabilidad también lo hará Susana Díaz. Tanto Patxi López como Susana Díaz, salvo en algunas matizaciones en lo fundamental (votar y promocionar el voto de abstención para que Mariano Rajoy, volviera a salir reelegido presidente del gobierno), están de acuerdo y cuentan ambos con apoyos de los barones y los jerarcas del Partido, que moverán todo lo que puedan, poderes económicos y mediáticos incluidos, para que sea uno de ellos el elegido y para lograrlo no dudaran en hacer campañas “informativas” para menoscabar a Pedro Sánchez.

Por lo pronto Pedro Sánchez es el que tiene más apoyos de la militancia, esperemos que se mantenga así y no se produzca una deserción de ésta, como ya le ha ocurrido con compañeros muy significativos que originariamente le apoyaban y ahora buscan cualquier excusa para no hacerlo y abandonarle.

La inconsistencia y vaivenes de Pedro Sánchez le pasó factura. Trataba de hacer “la cuadratura del circulo” y contentar a todo el mundo, pero fundamentalmente y como se demostró al gran jerarca Felipe González y a su cohorte y cuando quiso coger un poco de aire, tratando de poner algo de su sello particular, quienes le habían promocionado y catapultado a la secretaria general y candidato a la presidencia del gobierno sobre todo Susana Díaz, le retiraron los apoyos basándose en argumentos que saliendo del Partido Popular, lo hacían suyos propios, como por ejemplo, no dejarle negociar con los nacionalistas, que iban a “romper España” y sin embargo hipócritamente los populares no tuvieron ningún reparo en hacerlo con esos “nacionalistas independentistas”, para lograr la presidencia del Congreso de los Diputados.

Se supone que una persona de cierto nivel y aspiraciones debe tener las ideas muy claras para poderlas transmitir e ilusionar a sus posibles seguidores. A Pedro Sánchez no le sirvió de nada visitar Portugal y poder comprobar el ejemplo interesante de cómo el Partido Socialista de ese país gobierna con los apoyos de la izquierda: Partido Comunista, Bloco de Ezquerda y los Verdes. Tampoco reconocer los positivos gobiernos del PSOE en comunidades autónomas, diputaciones, cabildos y ayuntamientos en coalición con Podemos o con apoyos de éstos. No supo (¿o no quiso?) contrarrestar y desmarcarse de la campaña detractora del gran jerarca Felipe González y su amigo Juan Luís Cebrian presidente del Grupo Prisa, que le recriminaban y obstaculizaban cualquier acuerdo con “los populistas”, “bolivarianos”, “neocomunistas”, etc. de Podemos.

Ahora pretende liderar un gobierno de izquierda y reconoce sus errores por equivocarse con Podemos. Eso ya lo sabíamos, reclamábamos y demostramos el 21% de los afiliados que no votamos el pacto suscrito con Ciudadanos.

Que Pedro Sánchez vuelva a la secretaria general del PSOE, no es según decimos en Canarias como para “tirar voladores” (fuegos artificiales). Pero de entre los tres posibles candidatos, es el menos malo, sobre todo si ha aprendido de las experiencias vividas y no vuelve a entrar en las contradicciones anteriores y le da al PSOE el necesario giro a la izquierda, que tanto demanda la militancia y su electorado, para hacerle frente desde esas posiciones y “sin paños calientes” a los graves problemas que tiene la Sociedad Española.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorFútbol y política ¿Separados?
Artículo siguienteDonde sí llega la ciencia
Militante de los sindicatos ingleses (Trade Unions) desde 1971 y hasta mi regreso de Londres en 1976. Afiliado a la UGT y al PSOE en Londres desde junio de 1972. Cofundador y coordinador sindical de la F.A.E.E.R.U. (Federación de Asociaciones de Emigrantes Españoles en el Reino Unido). Fundador de la cooperativa de servicios PAILARCA (Pablo Iglesias-Largo Caballero). Miembro de los dos primeros comités regionales del Partido Socialista Canario -PSOE- 1977-1985 y por esas mismas fechas, miembro de las primeras ejecutivas insulares de Gran Canaria del PSOE y de la UGT. Cofundador en 1980 de Izquierda Socialista y su coordinador en Gran Canaria hasta 1989. Miembro del primer Consejo Federal de la Emigración del PSOE. Presidente del 1er. Comité de Empresa por la UGT del Hospital Materno Infantil de Gran Canaria. Concejal de deporte y de los distritos: Isleta, Santa Catalina y Guanarteme del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, legislatura 1983.1987. Miembro de la Comisión Permanente de Deporte de la FEMP (Federación Española de Municipios y provincias) y del pleno del CSD (Consejo Superior de Deporte). Cofundador en 1991 de la Fundación Juan Negrín y su secretario durante 23 años (hasta 2014).

3 Comentarios

  1. Pues resulta que el candidato “menos malo” ya ha perdido contra la derecha batiendo por dos veces los records negativos de su partido. Y la candidata “peor” quebró la tendencia ascendente del PP en Andalucía, Arenas había superado a Griñán, y venció Susana Díaz en las urnas.

  2. Pues resulta que el candidato “menos malo” ya ha perdido contra la derecha batiendo por dos veces los records negativos de su partido. Y la candidata “peor” quebró la tendencia ascendente del PP en Andalucía, Arenas había superado a Griñán, y venció en las urnas: Susana Díaz.

  3. Si efectivamente Damian, el candidato “menos malo”, ha perdido dos veces con la derecha, pero siendo rigurosos debemos reconocer, que la inmensa mayoría de los votos perdidos por el PSOE, fueron a parar a Podemos, formación política formada en 2011 debido a que el Partido Socialista (sus dirigentes), habían “tirado por la borda”, gran parte de los valores y convicciones consustanciales con el socialismo y Pedro Sánchez, no cogió la secretaria general hasta 2014 y fue el candidato por primera vez a la presidencia del gobierno el 20D de 2015. O sea, que se encontró con una herencia nefasta responsabilidad de otros, precisamente de quienes se lo han venido “echando en cara”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

5 × 3 =