Encuentro de Sánchez con la alta representante de la Unión para Asuntos Exteriores, Federica Mogherini.

El periplo iniciado este miércoles por el líder de los socialistas, Pedro Sánchez, en la capital europea sirve de facto para considerar su agenda oficial como la del nuevo ‘titular’ de Exteriores del Gobierno de Mariano Rajoy para los espinosos asuntos de Cataluña, después de que este pudiera sacar el compromiso del líder de la oposición de que lo apoyará en todos los extremos una vez que el Ejecutivo inicie el inédito proceso de aplicación del artículo 155 de la Constitución que suspenderá las atribuciones de la autonomía catalana.

El apoyo incondicional y sin contrapartidas dado expresamente por Sánchez a Rajoy “por cuestiones de Estado” y tras recibir sucesivas presiones de dirigentes socialistas como el ex presidente Felipe González, el ex diputado Alfonso Guerra o la presidenta andaluza, Susana Díaz, y otros históricos líderes andaluces vía carta a El País, entre otros, ha abocado al líder socialista a decantarse finalmente por esta postura de mediador y pacificador del Ejecutivo español en las instituciones europeas, unas atribuciones que ni el verdadero titular de Exteriores, Alfonso Dastis, ha tomado para no internacionalizar el conflicto como se pretende desde las filas independentistas catalanas.

El secretario general del PSOE se reúne en Bruselas con los presidentes de las principales instituciones de la UE: Parlamento Europeo, Comisión Europea y Comité de las Regiones. Este sorprendente papel de presunto intermediario internacional en el entuerto de Cataluña ha sido tomado con cierto escepticismo incluso en las filas del propio PSOE y sobre todo en la de los compañeros del PSC, que no ven con buenos ojos que buena parte del peso internacional de este problema interno español recaiga sobre su líder, aunque sea a modo de ‘pacificador’.

Tajani, Juncker, Mogherini, Costa, Gentiloni o Corbyn, entre otros, en la apretada agenda de Sánchez

La estrategia totalmente calculada del independentismo catalán de internacionalizar el conflicto y así lograr respaldos mediante la victimización, auspiciada sobre todo tras los violentos acontecimientos del pasado 1 de octubre en Cataluña, va sumando adeptos de cara a la opinión pública internacional, aunque las instituciones europeas han cerrado por activa y por pasiva cualquier vía de reconocimiento en caso de una supuesta secesión unilateral sin previo paso por una consulta ciudadana con garantías democráticas.

La intensa agenda europea de Sánchez comienza con un encuentro con el presidente de la Eurocámara, Antonio Tajani. A continuación participa en la conferencia ‘Building the progressive future together’ (‘Construyendo el futuro progresista juntos’), organizada por el Grupo Socialista y el Partido Socialista Europeo. En ellas se trazará la hoja de ruta de la socialdemocracia europea para las elecciones al Parlamento Europeo de 2019.

También están previstos en su agenda encuentros tanto con el vicepresidente de la Comisión Europea, Frans Timmermans, como con el presidente de esta institución, Jean Claude Juncker. Otras citas importantes son con la alta representante para la Política Exterior y jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, y con el presidente del Comité de las Regiones, Karl-Heinz Lambertz, así como con Giani Pitella, presidente del Grupo de los Socialistas y Demócratas en el Parlamento Europeo, y John Crombez, líder de los socialistas flamencos.

Otros encuentros bilaterales que mantendrá Sánchez y donde no faltará el abordaje de la crisis catalana será con el primer ministro portugués, António Costa, el primer ministro sueco, Steffan Löfven, el primer ministro italiano, Paolo Gentiloni, y finalmente con el líder de los laboristas británicos, Jeremy Corbyn.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dieciocho + doce =