Si los votantes del PSOE fueran sensatos y escucharan el dictado de la razón, votarían a Pedro Sánchez, el único que, a mi modo de entender, ha dicho “cosas” razonables, no de cara a la galería como ha hecho Susana Díaz incoherente, a pesar de su estudiada forma de hablar, mirar, moverse. Me gusta que las palabras sean reflejo de vida, y no las encuentro debidamente situadas en la suya.

Que Díaz argumente el respaldo de Felipe González y Rodríguez Zapatero y otros grandes de tiempos pasados, poco recomendables, es pura desvergüenza. ¿Cómo osa hacerlo? Conocemos sus recorridos, sobre todo el de Felipe González, inadmisible. Quienes tenemos determinada edad nos duele su “mutación”, por la gran confianza que depositamos en su persona cuando era aquel joven prometedor de chaqueta de pana que resultó falso, cual duro sevillano. Nos perdió el respeto.

Rodríguez Zapatero, en menor cuantía,  pero le recuerdo incapaz de decidir. A su favor, aceptar las parejas gay con valentía. No hablemos del resto de acompañantes que, si lo hubiese pensado mejor, Díaz habría obviado. NO le hacen ningún bien.

Patxi López inaceptable. Visto así, desde la distancia, se diría que espera que, sea el que fuere el que gane de los dos aspirantes, le den algún trato de favor. Siempre navegó a favor del mejor postor, en el barco que mejor le paseaba, falto de ideología. Pídanles a sus amigos del Norte.

Como puede hablar de izquierda útil Patxi López, con el tiempo que ha tenido para organizarla. Nadie puede confiar en su hablar de credibilidad, de “su” necesidad de un PSOE útil…De su intento de enojo, de su reforma de la Constitución.

Veremos qué ocurre con los socialistas de a pie, cómo aprovecharan su derecho a votar. Si lo harán según dicte su conciencia u, obedecerán el mandato establecido por sus “cabecillas” de partido.

Demostrarán si son rebaño a las órdenes del “pastor” que las conduce o, ciudadanos pensantes, libres de prejuicios, ansiosos de conseguir que su partido sea lo que fue, un espacio de diálogo, de crecimiento personal, de sana discusión.

No tengo derecho a voto pero, si fuere posible, se lo confiaría a Pedro Sánchez, el único que tuvo la dignidad de dimitir, en un país y un stablishment,  del que nadie se va…Le veo leal, sin tapujos, presto a escuchar y a dialogar.

Imprescindible su Reforma Fiscal para los grandes patrimonios que contribuirán al sostenimiento de las pensiones, que revisaran a la alza. Me gustan sus ansias de recuperar el poder político, NO, para continuar con los derechos neoliberales de mercado, sino que propiciando que sea la sociedad la que tutele el dinero público, sin olvidar los millones de ciudadanos que no llegan a fin de mes.

Siempre digo que creo en las personas, NO en las siglas de nada. Sean de un partido político, de una organización, sean religiosas. ¡Creo en Pedro Sánchez!

Me gusta que quien me hable me mire a los ojos, que no me re huya la mirada. Así veo a Pedro Sánchez, creando puentes de dialogo, tendiendo las manos. Porqué el PSOE, somos todos.

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

2 Comentarios

  1. “Si los votantes del PSOE fueran sensatos y escucharan el dictado de la razón, votarían a Pedro Sánchez…”

    Un artículo que pone en duda el raciocinio de quien no comparte su contenido no merece ser leído desde la segunda línea en adelante. Qué pena de cabecera histórica estáis haciendo con Diario 16.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

1 × cinco =