Con todas las encuestas vaticinando lo peor para el PSOE, su líder, Pedro Sánchez, ha dado al fin un paso adelante y ha decidido retratarse de frente clarificando el panorama postelectoral. El líder socialista aún tiene la vista puesta en intentar remontar los resultados tremendamente negativos que todos los sondeos apuntan. En una entrevista radiofónica en Onda Cero, Sánchez al fin ha despejado la duda que ha mantenido hasta ahora y ha asegurado que no apoyará como presidente del Gobierno al líder de Unidos Podemos, Pablo Iglesias, en caso de que una coalición de la formación morada más el PSOE obtenga mayoría suficiente para gobernar. “No vamos a apoyar ni un Gobierno del PP ni vamos a apoyar que Pablo Iglesias sea presidente”.

De este modo, el líder socialista sigue apostando claramente por reeditar el pacto insuficiente que rubricó tras el 20-D con Ciudadanos, una estrategia que no ha recibido en el electorado el apoyo deseado por Ferraz ya que tanto PSOE como Ciudadanos son los partidos más perjudicados según los sondeos por esta nueva convocatoria electoral del 26-J.

En una estrategia cuasi suicida de última hora, Pedro Sánchez dispara a derecha e izquierda en su enésimo intento de ofrecer fortaleza y opciones de ganar las elecciones este domingo. Un objetivo marcado por la baronía socialista con Susana Díaz al frente que cada día que pasa parece más alejado de la realidad. Sánchez no solo no va a apoyar lo que el considera un “Gobierno que fragmente España” en referencia a Unidos Podemos, sino que tampoco lo hará a ningún Gobierno “que ponga en riesgo la recuperación de España y nuestro estado de bienestar”, en referencia al PP de Mariano Rajoy.

Para el líder del PSOE, Pablo Iglesias incumple ambas premisas y le conmina a dos únicas opciones posibles: “o apoyar un gobierno progresista, un gobierno del cambio, o bloquearlo”, en alusión al pacto rubricado tras el 20-D entre PSOE y Ciudadanos, a sabiendas de que fue este pacto con el partido de Albert Rivera el que imposibilitó un ejecutivo progresista.

Sánchez, pese a que todas las encuestas unánimemente le otorgan al PSOE un papel menor aunque determinante tras el 26-J para buscar acuerdos de gobierno, insiste en que “el único partido hoy en España que puede asegurar una mayoría parlamentaria es el PSOE”. Con esta postura, y teniendo en cuenta las líneas rojas que los barones han impuesto a Sánchez, solo dejando a PP y Ciudadanos que gobiernen en minoría con la abstención de los socialistas se podría desatascar la situación.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

diecisiete − 13 =