La Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Valencia ha condenado a 11 años de prisión a un hombre que forzó sexualmente a su hermanastro, menor de edad, cuando convivía con él en casa de la madre de ambos.

La víctima tenía ocho años cuando sucedieron los hechos y el condenado veinticuatro

La Sala le considera autor de un delito continuado de abuso sexual a menor de dieciséis años con prevalimiento, al haberse aprovechado de su relación de parentesco y de su superioridad por la diferencia de edad.

La víctima tenía ocho años cuando sucedieron los hechos y el condenado veinticuatro. La sentencia le prohíbe acercarse y comunicarse con el niño y le inhabilita para cualquier profesión u ocupación, retribuida o sin retribuir, en las que tenga contacto con menores. El Tribunal absuelve a otro hermano del condenado, al no quedar probado que amenazara a la madre, a la que llamó después de conocer los hechos.

Los abusos sucedieron en diciembre de 2015 cuando el condenado volvió a vivir con su madre en la casa que esta compartía con su marido y el hijo de ambos, de ocho años. El hombre no conocía a su hermanastro ya que llevaba 15 años sin tener relación con su madre. Como explica el relato de hechos probados que hace la sentencia, una vez instalado en el domicilio, aprovechó la relación familiar y de confianza para forzar sexualmente al niño.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorFACUA pide al Gobierno que apoye la propuesta de Bruselas de eliminación del cambio de hora
Artículo siguienteHeterodoxias del feminismo
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

2 × 2 =