Considerado como un héroe propio por los catalanes, de doble heroicidad, don José María de Urquinaona y Bidot fue obispo de Barcelona y antes, en igual relevancia, de Canarias. Sin embargo, ell mossen fue a nacer en Càdiz el 31 de marzo de 1813, casi recién liberada la patria de la invasión gabacha. De carrera, como se dice en la actualidad meteórica, monseñor Urquinaona fue nombrado obispo de Canarias para serlo después Barcelona en 1868 y hasta 1878, como antes quedó dicho. Y es en esta última plaza donde el cura gaditano  alcanza el cenit de su gloria entre los mortales.

Consiguió, nada más ni nada menos que León XIII en el curso del Conclilio Vaticano I coronara a la Virgen de Montserrat lo que le valió el primer laureado heroico.

Pero nuestro monseñor gaditano-catalán era hombre de ambiciones terrenales y logró ser designado senador en Madrid en representación de la Provincia Eclesiástica de Barcelona. En la capital del Reino se significó por defender con entusiasmo y hasta contumacia, la supremacía y la protección de la industria catalana. (¿Frente a quién?)

Ya tenemos la fórmula mágica que tantos buenos resultados ha ofrecido a Catalunya y, también, a España: un cura defendiendo los intereses de los industriales frente a los derechos de los trabajadores. Pero en este caso con más sustancia: un cura andaluz.

 

Un AVE abanderado

Son las ocho de la mañana en la estación del AVE de Atocha en Madrid momento en el tren inicia su viaje a Barcelona, sin paradas. Para ser un domingo de octubre y no el Puente de la Pilarica, el convoy lo formaban 19 vagones e va repleto. Sobre todo de personas con banderas de España. Los había típicos pijos madrileños, visten, hablan y se peinan igual, y otra gente, digamos que “normal”. El ambiente se caldea llegando a la Ciudad Condal cuando desde un dispositivo se oye el “Viva España” que corea con entusiasmo el pasaje.

Llegamos la estación de Sants y frente a los “salientes” ocho furgones de la Policía Nacional. Parte de los recién llegados se dirigen a los policías nacionales con ánimo de fundirse en un abrazo fraternal, lo que los funcionarios con educación y amabilidad rechazan. A unos cincuenta metros, los furgones de los mossos, una distancia que parece sideral.

Y al Metro pues, estación de Sants, rumbo a Plaza de Espanya y allí cambiar hacia la plaza de Urquinaona (la de nuestro héroe), lugar de la convocatoria. En la estación de Universitat, a dos de la plaza de la concentración, nos invitan a abandonar los vagones. De ahí no pasan. Así que a pie, lo que ha favorecido la extensión de la concentración-manifestación. En los vagones, atestados, se canta el nombrado “Viva España” y se lanzan gritos que demandan la prisión para Puigdemont, algo relacionado con la inacción de los mossos y que “España unida jamás será vencida”.

Esta es una zona de grandes-medianas avenidas por lo que las rieras de gente con la bicolor parece que se multiplican. El ambiente es festivo, y los concurrentes se saludan entre sí, parece que hubieran logrado algo. Un ambiente similar a los días en los que la selección española juega un partido definitivo contra otro país yademás sea la final.

Pero la cuestión es que España no juega, no debería jugar así, contra Catalunya, porque esto no es un enfrentamiento ni siquiera deportivo. De lo que se trata es de jugar juntos, no contra. Pero este no parece ser el ambiente. Y ese es el error, de unos, los locales antes, y de los visitantes ahora que todos han despreciado el seny, el sentido común que la marcha de hoy en Barcelona, convocada por la Societat  Civil Catalana, reclama. Nunca es tarde…

Las emociones son malas compañas cuando lo que se dirime es algo de la mayor seriedad y gravedad. Pero la emociones corren a la par que la libertad y cada cual es libre para equivocarse cuando y como quiera.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

2 Comentarios

  1. Prójimos:

    Dejen la idolatría de seguir a esos autodenominados representantes de Dios en la tierra, curas, papas, pastores y guías espirituales de todas las pelambres y sectas, que solo son mercaderes de la fe, ladrones de los mal llamados diezmos y limosnas, de impuestos y ¡ALMAS!. Engañadores que, con discursos, canciones y arengas motivacionales, manipulan el alma de sus idolatras seguidores, hasta conducirlos al infierno.

    2 Corintios 11:13-15 “Porque éstos son falsos apóstoles, obreros fraudulentos, que se disfrazan como apóstoles de Cristo. Y no es maravilla, porque el mismo Satanás se disfraza como ángel de luz. Así que, no es extraño si también sus ministros se disfrazan como ministros de justicia; cuyo fin será conforme a sus obras.”

    Esos bribones recibirán mayor condenación por disfrazarse de maestros y engañar a tanto ciego con comezón de oír.

    Santiago 3:1 “Hermanos míos, no os hagáis maestros muchos de vosotros, sabiendo que recibiremos mayor condenación.”

    No se maldigan, no sean seguidores de evangelios diferentes al de mi Padre, como el diabólico catecismo católico, que modificó la palabra de Dios y sus mandamientos por la tradición de los hombres, y por fabulas; o el evangelio de la prosperidad, de las funciones circenses de caídas de espaldas, de la blasfema e inane oración de fe y de adivinaciones de las sectas evangélicas, pentecostales, piraquivas, etc.; o el evangelio de hablar cuatro palabras en hebreo y disfrazarse de judío de la secta judío mesiánica; o el evangelio de no comer morcilla y no hacerse transfusiones de los falsos testigos de Jehová; o el de guardar el sábado y vestirse del siglo pasado de los adventistas; o el de los ilusos seguidores de una verdad “traída por un ángel” y guardada en una caja fuerte que solo puede ser leída por líderes polígamos de los mormones, etc.

    Gálatas 1:6-12 “Estoy maravillado de que tan pronto os hayáis alejado del que os llamó por la gracia de Cristo, para seguir un evangelio diferente. No que haya otro, sino que hay algunos que os perturban y quieren pervertir el evangelio de Cristo. Mas si aun nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema. Como antes hemos dicho, también ahora lo repito: Si alguno os predica diferente evangelio del que habéis recibido, sea anatema. Pues, ¿busco ahora el favor de los hombres, o el de Dios? ¿O trato de agradar a los hombres? Pues si todavía agradara a los hombres, no sería siervo de Cristo. Mas os hago saber, hermanos, que el evangelio anunciado por mí, no es según hombre; pues yo ni lo recibí ni lo aprendí de hombre alguno, sino por revelación de Jesucristo.”

    Tengan temor de Dios, de no entender su palabra, SU REVELACIÓN es el único testimonio de ser hijo de Dios. Su ira está muy próxima sobre esta generación perversa, idolatra, altiva e incrédula, humíllense a Él y clamen por su misericordia y por su juicio para que los guie al arrepentimiento de sus pecados mientras tengan vida física, y Él mismo, que es Omnipotente, Omnisciente, Omnipresente y Misericordioso, los redargüirá y les revelará el único camino de salvación y la única verdad: Su sagrada, perfecta e inmutable palabra, la cual está velada para los que no sean dignos y nadie la puede enseñar como creen que hacen esos titiriteros diabólicos vendedores de paloma cuya mayor condenación no se tarda.

    Proverbios 1:7 “El principio de la sabiduría es el temor de Jehová; los insensatos desprecian la sabiduría y la enseñanza.”

    Mateo 6:31-33 “No os afanéis, pues, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos? Porque los gentiles buscan todas estas cosas; pero vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas. Mas buscad primeramente el reino de Dios Y SU JUSTICIA, y todas estas cosas os serán añadidas.”

    Busquen su juicio mientras tengan algún hálito de vida física y antes de su cercana ira, pues si no lo hacen, en todo caso serán juzgados, pero muertos física y espiritualmente para condenación y muerte eterna, con el agravante que el purgatorio es otro de los inventos de la secta católica y la inane oración de fe de los evangelocos no sirve para nada.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dieciseis − 15 =