Entre el “Somos la Izquierda” y “el PSOE es mucho PSOE” cruza un estrecho de aguas turbulentas en la que navegan políticos de puta madre y otros que son unos hijos……., verdaderos chorizos cuyas marcas patentadas son “De jeta dura” o “Mediocres y Sinvergüenzas.

Estos grumetes de la política torticera,  aprenden rápidamente el oficio y como no tienen argumentos para defenderse recurren a los tribunales dejando en mano de  los jueces la interpretación y significado de un adjetivo.

Esta España hipócrita que se rasgas las vestiduras porque se insulta con un adjetivo infantil a un político, no se asusta ni se siente insultada con sus políticas neoliberales, despóticas, egos y terrorismo, y utilizo este términos bajo el significado de “dominación por el terror” porque es miedo muy intenso el que sienten  las  personas que engrosan las lista del paro, porque es miedo muy intenso el que sienten las criaturas que son desahucias, porque es miedo muy intenso el que esta detrás de la violencia de género aplicándosele políticas insuficientes.

Como bien manifestó un compañero Los insultos a los políticos van en el cargo y en el sueldo” lo quieran o no lo quieran o tendremos que recordarle de donde sale el pecunio que se llevan calentito mensualmente.

Ese político, que en un acto de infantilismo, recurre a la ciega justicia al sentirse insultado o dañado en el honor seguro que cuando ejerce de espectador en un partido de futbol, baloncesto o incluso jugando a la petanca, se acuerda de la pobre madre del deportista, porque sencillamente quien nace cobarde se esconde en la multitud y quien va de cara por la vida no tiene problema alguno en “cantarles las cuarenta” a  quien se ponga por delante.

La justicia, no está para dirimir si el llamar “chorizo” a un político daña su honor o no, todo lo contrario, lo deberían de tomar con orgullo el  que lo comparasen con el mencionado socorrido embutido del que el comediógrafo Aristófanes hizo uso de él en su obra “Los caballeros”.

Ya nada queda de la esencia de aquellos hombres que se batían en duelo al amanecer cuando eran ofendidos en su honor. Ahora al honor, en este mundo mercantilista, se le pone precio como si fuera una bandeja de rodajas de chorizo a 1€, colapsando los juzgados en detrimento de causas como la reclamación de la clausula suelos, extranjería, derechos laborales, violencia de género o familia. En fin, que los escasos recursos de la justicia española se emplean en vilipendiar al ibérico embutido.

Quien esta negado para la política, el debate, la discusión y antepone su ego ante la necesidad de su pueblo, sale todos los día de su despacho, como si de un  parvulario se tratara, gritando “Mama justicia me han llamado jeta” o lo que sea.

Mientras tanto, entre denuncia va y sentencia viene, se abstienen y dejan que el Partido Popular nos machaque  otros cuatro años  y en un acto de cobardía neoliberal pretenden abstenerse en la votación del CETA.

Qué le vamos hacer, el buque que quiere abanderar la izquierda lleva sobrepeso en sus bodegas y se tendría que desprender de toneladas de chorizos, mortadelas sicilianas, salamis… o “pasarlos por la plancha” para volver a tener credibilidad.

“No hay pan “pa” tanto chorizo”. El pueblo indignado.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorA Vettel se le va la cabeza y a Hamilton el reposacabezas
Artículo siguienteRevilla for president
Ezequiel Arauz Salmerón, (Lleida ,1967) Licenciado en ADE, especialista en Derecho Tributario y Controller Financiero con 25 años de ejercicio profesional. Ex-militante del PCE y PODEMOS (si es que existe la figura del militante). Actualmente pertenece a la plataforma Somos Izquierda.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

3 × 2 =