Carles Puigdemont juega con las Justicia española y, por el momento, la baza la está ganando. El ex president y único candidato propuesto por el Parlament acaba de confirmar la retirada de su petición de voto delegado.

Así, da a entender que vuelve a España, después de que ayer el Tribunal Supremo no entrara en su juego de solicitar la euroorden de arresto para facilitarle su toma de posesión como president de la Generalitat.

JxCat ha retirado así del orden del día para hoy de la Mesa del Parlament en la que se solicitaba el voto delegado de Puigdemont.

Mientras, por su parte, el ministro Zoido confirma que  “Hay muchos caminos rurales y se puede entrar por barco, en helicóptero o por ultraligero, pero trabajamos para que no ocurra”.

 

La Mesa deberá debatir ahora si acepta que el resto de diputados soberanistas que están en Bélgica puedan delegar su voto en otro parlamentario, tal y como pudo hacer el día de la votación parlamentaria Oriol Junqueras a través de Marta Rovira.

En esta reunión de la Mesa también se abordarán las peticiones de reconsideración que han formulado Ciudadanos y PSC para que el presidente de la Cámara dé marcha atrás en su decisión de proponer a Carles Puigdemont como candidato a la presidencia de la Generalitat de Catalunya.

Junts per Catalunya y ERC tienen mayoría en la Mesa delParlament y con toda probabilidad harán decaer estas peticiones de reconsideración. Ante este escenario, el PSC ya ha advertido de que acudirá al Tribunal Constitucional.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorCerrada la página de Facebook “Gredos sin lobos” por presumir del atropello de un animal
Artículo siguienteIntelectuales: ¿De la crítica a la sumisión?
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cinco − 5 =