Quizá les parezca repetitivo que dedique tantos artículos a la tierra Extremeña, lo siento, disculpen si así lo piensan, pero me siento en el deber de hacerlo. Hace un par de semanas escribía sobre el AVE y reivindicaba para esta Comunidad Autónoma una línea de alta velocidad y una reforma estructural del ferrocarril. Lo necesitamos para mejorar nuestras comunicaciones, de fronteras para dentro y para fuera. Por muchos motivos más.

Hoy vuelvo sobre lo andado. ¿Por qué? Es sencillo de explicar. Extremadura precisa de la ciudadanía para que pueda ponerse en pie con determinación y buscar dignidad, por lo pronto en el ámbito ferroviario. No, no estamos dando vida a un nuevo nacionalismo, ni a un regionalismo desmedido, eso nos queda muy lejos, solo queremos ser iguales que las demás tierras hermanas.

¿Sabían ustedes que se tarda más de cinco horas en ir en tren de Badajoz a Madrid mientras que de Sevilla a Madrid solo se tarda dos horas y media? Increíble, ¿verdad? Pues Renfe, ante la movilización, ha ofrecido talgos que corren a 200 km/h si las vías están en buen estado, el problema es que las vías están mal, como decía el pasado viernes el portavoz de la plataforma que reclama un tren digno.

Los extremeños tenemos que levantar la voz y trabajar codo con codo, en redes y protestas, junto a organizaciones como Milana Bonita. No vale decir que eso es cosa de los políticos y argumentarlo con la coletilla: para eso cobran. Es deber de todos los ciudadanos de esta región, porque solo haciendo uso de nuestro derecho a la libertad y al deber de reclamar lo que nos corresponde por ser iguales, lograremos todo lo que nos pertenece. Pero también nos hace falta que el resto de los ciudadanos de España nos apoyen, que se unan a nuestras voces alzadas que están pidiendo algo más que mejora; están pidiendo igualdad para los habitantes de esta tierra.

Lo mismo usted, cuando lea estas palabras, pensará: y qué me importa a mí Extremadura, si allí solo hay encinas y cerdos, si nunca he ido. Pues aquí ha encontrado la razón. En este lugar puede descubrir la belleza de un paraje natural que queda armonizado por los restos de su pasado. Un sinfín de costumbres que moldean y dan forma a una cultura rica, que aporta con orgullo a España. Aquí puede hallar la mayor extensión de playas de interior, así como también el mejor lugar del país, incluso me atrevo a decir que de Europa,  para practicar turismo rural. Y podría decir mucho más.

Extremadura es una joya del Estado, pero con una diferencia muy importante, hace más de una década que nos dejaron en el olvido. La solución a este problema está en nuestras manos, en la voz de los ciudadanos y en las decisiones políticas. Si todos juntos presionamos, impulsaremos el cambio necesario. 

Cuando lo logremos no habremos mejorado Extremadura solamente. Cuando esto se consiga, habremos contribuido a enriquecer un poco más a España. Le estaremos dando posibilidades a un territorio y a una gente que tiene muchos recursos por explotar.

Está en las manos de todos, meditemos sobre ello. Pensemos y seamos el altavoz de  los milanos que el pasado 8 de septiembre fueron a Madrid a dar visibilidad al problema. España, te necesita Extremadura. 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

4 Comentarios

  1. Disiento en lo del AVE. No es necesario. No existe una masa crítica de población que lo haga necesario dado su coste. Que adecenten la vía convencional y que la habiliten pata trenes a 200 km/h. Servirían también para mercancías. La hora de los despilfarros, y Extremadura tiene autovías vacías, ya ha acabado y tenemos que ponerlos piensen el suelo.

    • Eso es lo que la mayoria de la poblacion de este pais quiere una region vacia subdesarroyada y humillada, mano de obra barata para un pais que nos trata como ciudadanos de tercera, dadnos las herramientas y no el puñado de arroz. Solo pedimos dignidad e igualdad

  2. MI EXTREMADURA QUERIDA

    Déjame con tu recuerdo.
    Quiero soñar con tus calles.
    Sólo tenía siete años
    cuando tuve que marcharme.

    Mi Extremadura querida
    te llevo en mi pensamiento,
    y cada vez que me duermo
    quiero volver a tu encuentro.

    Quisiera encontrar la forma
    para que puedan llevarme,
    pues la salud ya me falta,
    mi deseo es abrazarte.

    Si Extremadura tuviera
    el tren para desplazarme,
    sería su fiel viajera
    viendo sus pueblos y valles.

    Señores de este gobierno,
    no dejen que yo me vaya,
    quiero cumplir este sueño
    antes de que llegue el alba.

    Extremadura es mi tierra
    y con orgullo lo digo,
    pues yo me siento extremeña
    al amparo de tu abrigo.

    La Virgen de Guadalupe
    a todos nos de cobijo,
    ella quiere como madre
    ver contentos a sus hijos.

    CON TODO MI CARIÑO A LA TIERRA
    QUE VIO NACER A MI MADRE.
    ANTONIA NAVARRETE LEBRATO AGOSTO 2017

  3. ENTREGANDO NUESTRAS MANOS

    Caminemos todos juntos
    sin temerle al temporal,
    entregando nuestras manos
    empapadas de bondad.

    Será muy duro el camino
    que pisemos al andar,
    pero si es nuestro destino
    lo tenemos que aceptar.

    No le temáis al mal viento
    que ese viento ya no está,
    solo está el amor divino
    y el calor de la amistad.

    Cantemos todos unidos
    sin el miedo a fracasar,
    que todo tiene sentido
    y un porqué para luchar.

    Caminemos todos juntos
    y luchemos por llegar
    para quitar el infierno
    al que sufre adversidad.

    Yo no quiero verte solo
    escondido en el pajar,
    yo quiero ver que sonríes
    ya sin miedo a naufragar.

    POR UN MUNDO MEJOR

    ANTONIA NAVARRETE LEBRATO ENERO 2013

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Diez − 7 =