Cuando lo que decimos es vacío lo podemos contrastar con lo que hacemos. Cuando los profesionales de la mentira elaboran coartadas, sus trabajos llenan las bibliotecas y las portadas gubernamentales. Cuando los que discrepan llenan las cárceles, las cunetas, los cementerios. Cuando los excluidos se dejan sin protección frente a los abusos de los poderosos. Cuando eso ocurre, es que las instituciones constitucionales han fracasado. Entonces, las reglas del juego democrático se transgreden y la calidad democrática se hunde. Así se llega a la decadencia. Se cambian las artimañas por las normas y cierta legalidad sustituye a la legitimidad. Se pierde el respeto por la persona. Porque no somos lo que decimos. Somos lo que hacemos.

España está en puertas de nuevas componendas. Pactos opacos. Tristezas aseguradas para las personas. Dichos y hechos disociados. Aquellos a la caza del voto. Estos, para pagar los favores de donantes y padrinos. Recordemos la normativa sobre enjuiciamiento criminal. Entró en vigor el 7 de diciembre de 2015 y establece límites máximos de seis o dieciocho meses para la instrucción de sumarios. Una salida para corruptos con procesos desfavorables. Eso es un hecho. A sus diseñadores deberíamos recordarles cómo terminaron los casos similares en otros países. La defensa de la Justicia como valor y cómo Institución, queda en entredicho, cuando se aprecia la vehemencia con la que se estiran sus límites y se la convoca para casos como el catalán.

El post-rajoismo está a pleno funcionamiento. La consolidación de la Tercera Vía en el PSOE de Sánchez, también. El secretario del PSOE emite palabras, pero no los hechos que exigen sus bases. La buena gente socialista, la que da el pecho en cada rincón de España, volverá a dejarse de lado. No está invitada a la mesa del reparto. Sus jubilados y dependientes no cuentan con más que palabras. El líder del socialismo español ha regresado al apoyo a M.Rajoy. Me pregunto qué opinarán los militantes de base. Le sugiero al Sr, Sánchez Castejón que se ocupe de cómo resolverá la creciente pobreza en España. Pese a su actual sucesión de propuestas en el terreno de lo político y de lo social, su intención mantener la legislación laboral vigente, impedir que se ajusten los salarios y las pensiones, como también mantener el statu quo del IBEX35.

Para Ciudadanos no es una prioridad defender a los vulnerables. Sus palabras nada tienen que ver con sus hechos. En eso, son claros, ellos vienen a por todo. Si la gente se llama a engaño, será su responsabilidad. Para estas formaciones, son los ciudadanos los que se constituyen en “infraclase”, mientras que las puertas giratorias y la impunidad permanecen intactas. Todo en conjunto, gracias a la omisión de actuación en forma de moción de censura. Los números parlamentarios dan. Cubren las vergüenzas con declaraciones, documentos y una profusión de propósitos. La Máquina del Fango los respalda.

El 17 de octubre de 2017 se conmemoró a nivel mundial el Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza. Sólo en España, 12,9 millones personas (27,9% de la población) se encuentran en riesgo de pobreza o exclusión social. Se percibe una leve mejoría en la tasa general pero la pobreza ha aumentado ya que hay colectivos que no perciben dicha mejoría. En particular, las personas adultas jóvenes (16-29 años) tienen la tasa más alta de este indicador, con un 37,60%, (36,4% 2n 2015). De esto, ni M. Rajoy ni Felipe VI han dicho una palabra. Mejor dicho, han formulado palabras que no se compadecen con la realidad. La verdad no es hija de la autoridad sino del tiempo.

Otro hecho, también publicado en su día por eldiario.es. Parece ser que el señor padre del presidente de gobierno vive bajo los cuidados de personal a cargo de la Moncloa. También estos son hechos. Que al señor padre del presidente del Gobierno se le preste atención en La Moncloa obliga a dar las explicaciones pertinentes a los dependientes que tienen concedidas las ayudas y se mueren sin hacerse efectivas. A estos últimos les han dado solo palabras en cartas vacías de sentido. Las 200.000 víctimas en 2017 son hechos no dichos. No todos somos constitucionalmente iguales ante la ley.

Se persiste en prácticas que no han producido más que angustias al común de las personas. A esas mismas personas a las que se les pide el voto, con dichos repletos de palabras. Los hechos vienen luego a confirmar o contradecirlas. La cada vez más cercana figura de José María Aznar, nos anticipa que se propone “profundizar” el modelo. Es un hecho el enfrentamiento entre facciones de la derecha. Las fundaciones están repletas de publicaciones, cuando no, ni siquiera de ellas, que les han costado a los españoles una buena porción de los recursos públicos. Aún hay sospechas fundadas del uso indebido de esos fondos. Eso es un hecho. El resto, palabras utilizadas como pretexto para nuestra desgracia. Estamos en vísperas de la consolidación del pacto que permita el continuismo del neofranquismo en España.

No somos lo que decimos, somos lo que hacemos. Por tanto, reflexionemos acerca de lo que nos dicen, lo que nos han dicho y de lo que ha resultado de esas palabras en hechos para nuestras vidas cotidianas. Se siguen burlando, cuando utilizan presuntos comités de expertos que parecen ennoblecer las propuestas políticas.

Actúa. No te dejes deslumbrar por el circo mediático de los mentirosos. Movilízate y vota con los hechos no con los dichos. Sigue las votaciones del parlamento. Piensa y dime en que se equivoca este análisis. Mira a tu entorno y haz una valoración del estado de cosas de tu familia, hijos y nietos. Abre los ojos y descubre la magnitud del engaño.

Son hechos.

 

http://www.eapn.es/estadodepobreza/ARCHIVO/documentos/Informe_AROPE_2017_Resumen_Ejecutivo.pdf

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dos × 5 =