Querido Pablo,  reconozco que al principio me gustabas, será porque siempre he tenido debilidad por ese punto revolucionario o será porque estaba harta de tanto progre vestido de niño bien y de tanta corrección política. Me gustaba tu impulso, ese discurso crítico y encendido, con cierta sonoridad viejuna. Que le vamos a hacer una tiene ya una edad y a veces puede la nostalgia.

Además en una España aletargada, se echaba de menos alguien que despertase a la gente, que le recordase que las cosas no tenían porque ser como eran, que se podía volver a hacer la revolución y recuperar desde las calles lo que habíamos perdido en los despachos.

Pero el tiempo pasa y  lo que al principio era atractivo, ha llegado a convertirse en insoportable.  Empezó por no gustarme ese lenguaje de macho alfa encantado de conocerse. Si hay algo que siempre ha sobrado en política ha sido el exceso de testosterona y si necesitábamos nuevos discursos, también necesitábamos nuevas formas.

Del cabreo inicial que la mayoría aplaudíamos porque por fin alguien decía claramente lo que todos pensábamos, pasaste al ataque indiscriminado, al “o conmigo o contra mi”. Los círculos empezaron a desdibujarse, la gente empezó a desaparecer y sólo cabías tu. Siempre tu, en las tertulias, en los debates, en las entrevistas. La “gente corriente” eras tu. Pablo Manuel Iglesias omnipresente.

Por fin llegaste al Congreso y lo que debería haber servido para que entrase aire fresco en las instituciones, se convirtió en una especie de espectáculo. Los sillones del hemiciclo llenos de chaquetas y abrigos, como si no hubiese percheros fuera y como si la “gente corriente” no fuéramos capaces de adaptarnos a la formalidad del lugar donde nos encontramos. Besos en el hemiciclo con el portavoz de Catalunya Sí  que es Pot, como si a estás alturas de la película tuviese algo de transgresor dos hombres o dos mujeres besándose. Bebés en brazos de diputadas, que por cierto, puestos a reivindicar, más reivindicativo habría sido un bebé en brazos de su padre.

Esto era un puesta en escena, que yo no compartía, pero lo que es realmente grave, es que empezaste a hacer lo que todos, estar más pendiente de las encuestas y del poder, que de dar respuesta a los problemas de los ciudadanos y ciudadanas que te votaron.

No eres tu, soy yo. Probablemente tu siempre has sido lo que pareces y fui yo quien confundí mis deseos de cambio con realidades. No te voy a votar Pablo, por mucho que te dirijas a los votantes socialistas, por mucho que pretendas convencernos que nuestro Partido ya no sirve, por mucho que nos digas que somos menos socialistas por no votarte.

No lo voy a hacer porque detrás de tanta proclama, sigo sin saber cual es la revolución que quieres encabezar.

Porque no se puede tener un programa mutante que hoy dice una cosa y mañana otra, porque no se puede decir hoy que no se es ni de izquierdas ni de derechas y al día siguiente ser el abanderado del socialismo auténtico.

Porque no se puede uno pasear de la mano de Otegui , como si en tu afán de “nada existió antes de Pablo Manuel” pretendieses borrar una de la parte más dolorosa de nuestra historia.

Porque no se puede uno sentar en una mesa de negociación y pedir sillas en lugar políticas concretas, no se puede jugar al gato y al ratón, buscando nuevas elecciones a ver si de una vez consigues el famoso sorpasso. Y no te voy a votar porque tu obsesión es acabar con el PSOE, “torcerle el brazo”.

Antes de ti ya había lucha, ya salíamos a las calles reclamando reformas, ya se aprobaron leyes que nos dieron derechos que no teníamos y en ese camino siempre hemos estado muchos y muchas socialistas que votamos y seguiremos votando al PSOE.

Lo nuevo, además de parecerlo tiene que serlo y yo, hoy, prefiero volver a quedarme con el original, aunque precise de ciertos cambios.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

18 Comentarios

  1. Apreciada Estefania

    Estoy contigo en la mayoría de lo expuesto menos en votar al PSOE. Yo como socialista si veo un insulto a todos los que creíamos en este Partido. Un Partido donde se miente y se consiente corruptelas….un partido donde tienes a continuación condenados por financiación ilegal militando todavía…y mucho más….lo.cierto es que viendo el panorama político ya uno se deprime….

  2. Clarito como el agua, Estefanía. Yo siempre he tenido claro quien es en realidad este “señor”, pero en absoluto voy a recriminar a los q no lo hicieron. Pero sí q lo haré con los q a estas alturas aún no hayan recapacitado. Y es por q ya no sé q más debe ocurrir, no sé cuantas barbaridades más tienen q salir de la boca de este personaje para q la gente se entere de una vez por todas de a quien tenemos delante.
    Por suerte, al igual q tú, son ya muchos los q han abierto los ojos y muchos más serán los q se vayan sumando.
    Un saludo.

  3. ¿Es que tenéis un formulario-tipo o la uniformidad mental es absoluta entre los convencidos del psoe? En algún momento he llegado a pensar que los dos partidos turistas contratan empresas para colocar “intervenciones sinceras” en la prensa, pero últimamente creo que la abducción es una respuesta más plausible, hay personas que jamás verán el lodo de su casa, salvo para acusar a los vecinos de enviárselo.

    No obstante, hay que reconocer que debe ser sincera

  4. Y faltó la referencia al insulto, la referencia a que los militantes de base socialistas tenemos las manos manchadas de cal viva. ¡Qué triste que este joven político le eche en cara a Pedro Sánchez algo que cuando ocurrió los dos estaban (y yo también) en pantalones cortos!

    Esto no es nueva política, esto es una estrategia planificada para que después donemos parte de nuestro salario “al partido”, tal y como le dijo al presentador de La Sexta Noche, cual secta palmariana o de la Virgen del Escorial.

    A mí también me ilusionó el pacto de izquierdas, pero con este “ego” con aires de emperador supremo, de mesías de la salvación, que además quiere el CNI, el Ministerio de Interior, el de Defensa (y no los ministerios sociales), también me quedo con lo conocido y lo moderado. Votaré PSOE y espero que muchos desencantados crean en el programa socialista, el verdadero legado de esa socialdemocracia que quieren adjudicar ahora a Kant y Marx. En fin, espero que los votantes lo pongan en el lugar que merece.

  5. Si. Alfonso González, la sobreqactuación entre políticos profesionales es algo asumido, que lo haga un militante de partido no tanto. La acusación de la cal y las manos es personal, es decir, va dirigida al Felipe González que gobernaba cuando se produjo el secuestro, tortura y asesinato de Lasa y Zabala, enterrados en cal viva.
    Que la gente tenga piel fina es honorable, pero no tanto como para sufrir el escozor ajeno, ¿no?

  6. Flojo, plañidero y tendencioso. Pero es que además nos lleva a la política de la peor especia…vota tal porque cual es peor. Qué horror.

  7. Pues me da a mí que este artículo es una patochada y a Estefanía Suárez nunca le gustó Pablo Iglesias, ni Podemos ni pensó en votarles. Suerte en el PSOE. Yo fui militante y votante socialista por mucho tiempo, pero ya no más. Esas siglas no me representan, como a tantos otros y a tantas otras otrora socialistas. De hecho, diría que no representan más que a Felipe González y a sus intereses económicos, aunque algunas/os no lo quieran ver. Triste involución.

    • De acuerdo. Yo pienso igual después de 35 años de militancia en el PSOE.
      Ahora milito muy a gusto en PODEMOS

  8. En política, no se puede vivir de la Historia eternamente, y ni siquiera temporalmente. De pequeño gané una medalla en la escuela, pero eso no me convierte en deportista de élite en la actualidad.

  9. Es cierto que la figura de Pablo Iglesias despierta cierta controversia incluso dentro de su formación, aunque no menos que la que despierta Mariano Rajoy o Pedro Sánchez en sus propias filas.
    Y aunque también es cierto que Unidos Podemos va mucho más allá de la figura de Pablo, y cada vez nos estamos acostumbrando más a la presencia en los medios de Echenique, Bescansa, Errejón, Teresa Rodriguez, y por supuesto Alberto Garzón, la figura del líder sigue siendo a mi juicio demasiado importante en cualquiera de las formaciones políticas, por encima del proyecto político o del programa.
    Los españoles votaron a Adolfo Suarez en la transición, no a la UCD, y votaron a Felipe González por el cambio, y los conservadores a Aznar. Y cuando este líder no ha sido carismático, o no ha despertado el suficiente entusiasmo entre sus votantes independientemente del proyecto, el fracaso electoral ha sido evidente. Ahí tenemos los casos Hernandez Mancha, Joaquín Almunia, Gerardo Iglesias o Cayo Lara.
    Particularmente estoy convencido de que entre el fracaso de UPyD y el éxito de Ciudadanos sólo hay una diferencia, el carisma de su lider.

    Atacar a Pablo Iglesias por su soberbia, por su prepotencia o chulería, por su aspecto, por su corbatita, porque aparece demasiado en la tele, porque tiene coleta, no son más que intentos de hacer perder votos al adversario en su cara más visible. Tráiganme ustedes argumentos, critíquenme el programa, díganme en que no están de acuerdo con las propuestas de la formación morada que tanto miedo les ofrece, pero no me escriban un artículo explicándome lo mal que les cae el Sr. Iglesas en el que la única conclusión clara es que hay que volver a votar al PSOE.
    Mire Doña Estefanía, a mí y a mis compañeros nos jodieron bien con la reforma laboral, pasamos de tener unos derechos adquiridos a no tener apenas nada, pero no fué la reforma laboral de Rajoy, sino la de Zapatero. A algunos los dejaron en la calle y a otros nos bajaron el sueldo con la misma responsabilidad y trabajo. Usted dice que se queda con el PSOE y yo lo respeto, pero desde luego a mi ya no me engañan mas. Y creo sinceramente que en este país hay unos cuantos como yo.

  10. Como a la mayoría de la derecha a ti Estefanía te gustó Podemos , al comienzo de su andadura. A medida que pasaron de frikis graciosos , idealistas , asamblearios , soñadores , niñatos, a subir como la espuma en cada convocatoria electoral , los calificativos anteriores se transformaron en chavistas , populistas , demagogos , extremistas , comunistas , rojos de mierda y todos los calificativos y argumentos que a un mal perdedor se le pueden ocurrir , hasta que llegasteis a hablar mas de Venezuela que de los grandes problemas que aqui tenemos . Por cierto Estefania , sabes que aquí en Galicia para operarse de una fractura de menisco hay que esperar cerca de dos años y no te dan fecha para ocultar esa escandalosa espera?. Te has preguntado Estefania alguna vez por que vuestro discurso relativo a Podemos coincide tanto con la extrema derecha , Intereconomia , 13TV , PP ?. Lamentablemente tu discurso Estefanía no es original , se repite todos los dias en las cadenas subvencionadas por el PP

  11. Tomas Masso Tomassoni Como a la mayoría de la derecha a ti Estefanía te gustó Podemos , al comienzo de su andadura. A medida que pasaron de frikis graciosos , idealistas , asamblearios , soñadores , niñatos, a subir como la espuma en cada convocatoria electoral , los calificativos anteriores se transformaron en chavistas , populistas , demagogos , extremistas , comunistas , rojos de mierda y todos los calificativos y argumentos que a un mal perdedor se le pueden ocurrir , hasta que llegasteis a hablar mas de Venezuela que de los grandes problemas que aqui tenemos . Por cierto Estefania , sabes que aquí en Galicia para operarse de una fractura de menisco hay que esperar cerca de dos años y no te dan fecha para ocultar esa escandalosa espera?. Te has preguntado Estefania alguna vez por que vuestro discurso relativo a Podemos coincide tanto con la extrema derecha , Intereconomia , 13TV , PP ?. Lamentablemente tu discurso Estefanía no es original , se repite todos los dias en las cadenas subvencionadas por el PP

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

veinte − seis =