Solo los más ilusos y reticentes a modernizarse podrían negar hoy día que para una cantidad cada vez mayor de usuarios tu negocio no merece atención a menos que cuente con una presencia online adecuada. No nos corresponde a nosotros juzgar si esto es bueno o malo, o si es ambas cosas al mismo tiempo. Para ser honestos, tanto los defensores como los detractores de esta creciente importancia de internet en todas las dimensiones de la vida diaria cuentan con argumentos a tener en cuenta; eso sí podemos afirmarlo. Quién tenga la verdad absoluta, o si esta existe siquiera, es algo que no entraremos a valorar.

En cualquier caso, ese hecho sí que es una realidad objetiva. Y en este artículo nos centraremos en por qué, debido a ello, es tan buena opción recurrir a una consultoría SEO cuando estemos planificando las estrategias publicitarias de nuestra compañía o negocio.

En el momento actual, cuando esa preponderancia de la red ya no es cosa de determinados grupos poblacionales o de edad, sino que se ha convertido en una creencia transversal de progresiva expansión, tener muy en cuenta la importancia del marketing en la red se ha convertido en un requisito indispensable para las empresas de todo sector y condición, tanto como la capacidad para renovarse y adaptarse, cuyo valor se ha visto asimismo incrementado a tenor, también, de la dinámica vertiginosa que caracteriza a la tecnología de nuestro tiempo.

 

¿Es el marketing tradicional suficiente? ¿Basta abrir una página web para tener presencia en internet?

La respuesta a ambas cuestiones es un no. Un no tajante. Limitarse a contar con unas estrategias publicitarias que podríamos clasificar como convencionales, sencillamente, ya no resulta suficiente si queremos alcanzar a nuestro público, casi sin importar las características e idiosincrasias del mismo, puesto que en la actualidad estas ya no definen si un grupo se maneja o no en la red, sino más bien en qué medida lo hace. Existen conjuntos de clientes potenciales que están más volcados en internet que otros, pero a estas alturas todos lo están en mayor o menor grado.

Por lo tanto, un marketing tradicional es un marketing insuficiente. Y es que si solo recurrimos a este, habrá una parte de nuestro público objetivo, puede que la mayoría, que no llegue a conocernos, o que no se interese por hacerlo.

En lo que respecta a la calidad de nuestra página web, sí, una web básica y diseñada por alguien no profesional puede valer, a no ser que dicha página vaya a representar un negocio o empresa. Los usuarios, dado que se mueven en un mercado inmenso con incontables posibilidades, son muy exigentes respecto a la calidad de lo que presentamos, y su primer contacto directo, por así decirlo, será acceder a nuestra web.

Si no transmite seriedad, lo más seguro es que ni siquiera se molesten en darnos ocasión de presentarles nuestros productos o servicios. Pero además, en caso de que no les resulte atractiva, esto también hará que pierdan interés. Pero la cuestión va más allá, pues el diseño de nuestra página web no solo será importante a la hora de atraer y convencer a los clientes, sino antes de ello, a la hora de hacer posible que estos se encuentren con ella.

Aquí entran en juego las técnicas de posicionamiento SEO, las cuales giran en torno a los criterios con que los algoritmos de buscadores como Google clasifican las páginas para escoger cuáles mostrar primero a los usuarios. Y como ya sabrás, muy pocos pasan de la primera o segunda página de resultados. Nosotros no lo hacemos, para ser sinceros, y es probable que tú mismo tampoco lo hagas.

 

¿Puede un aficionado optimizar el SEO de una página web tan bien como un profesional? ¿Qué es tan complicado para requerir de profesionales?

Como ya has deducido, estamos seguros de que la respuesta a esa primera cuestión también es no. Ahora bien, ¿por qué? ¿Tan complejo es el SEO? Desarrollemos un poco en qué consiste.

Con que visites algún blog o leas un poco sobre el tema, podrás hacerte con las nociones básicas del posicionamiento web. Eso es cierto. Ahora bien, ese conocimiento básico no capacita en absoluto para optimizar satisfactoriamente una página, menos aún si hablamos de una con fines comerciales.

Lo primero acerca de lo que te hablarán serán las palabras clave y el modo de utilizar metaetiquetas. Esto puede parecer sencillo a priori, pero no lo es. No creas que el software de Google es tan fácil de engañar como algunos ingenuos piensan. Maneja mal las metaetiquetas y entrarás a toda velocidad en una bonita “lista negra” que hará imposible tu acceso a las primeras páginas de resultados.

Pero incluso aunque consiguieras utilizar correctamente los términos clave, hay mucho más a tener en consideración. Los entresijos del linkbuilding, la estructura interna de las páginas, la fiabilidad, coherencia y utilidad de los contenidos…además de la necesidad de que la página continúe siendo funcional y atractiva de cara al usuario real, no solamente en relación con lo que debas hacer para satisfacer a los buscadores, sino respecto de los diversos elementos que afectarán a la impresión que los clientes se lleven al navegar por tu web.

Tan solo busca información en mayor profundidad al respecto, y podrás ver la inmensa cantidad de conocimientos necesarios para diseñar una web que de verdad esté a la altura del medio tan exigente que conforman las redes.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

1 × uno =