Fachada de la vivienda de la anciana fallecida en el centro de Reus.


La muerte de la anciana de 81 años de Reus se habría podido evitar fácilmente. Pero, sorprendentemente, nadie ni ningún organismo oficial activó los protocolos existentes de pobreza energética a los que tenía derecho la fallecida –que vivía sola aunque compartía la vivienda con una nieta– por una lamentable excusa: ella nunca los solicitó.

Ni el Ayuntamiento de Reus ni la Generalitat ni ningún organismo de asistencia social se dio por enterado de que la fallecida se encontraba en una situación económica precaria que la haría directamente beneficiaria de las subvenciones públicas al recibo de la luz. Por supuesto la compañía eléctrica cortó el suministro eléctrico sin más dilación hace dos meses.

Se da la circunstancia de que la empresa municipal de agua, Aigües de Reus, sí subvencionaba la factura del agua de la anciana, como así lo hace en parte o completamente con todas las familias con vulnerabilidad económica en la ciudad tarraconense.

Estado en que quedó la casa tras el incendio.
Estado en que quedó la casa tras el incendio.

Para añadir más asombro a este caso, tanto la ciudad de Reus como la capital mantienen la creación de una mesa de seguimiento contra la pobreza energética con la que intentan evitar supuestamente casos como el de esta anciana fallecida, que vivía en una céntrica calle de Reus, rodeada de cafés de diseño y locales de moda.

Los datos más recientes de esta mesa local contra la pobreza energética, aportados en julio, subrayan que solo una de cada diez familias afectadas solicitan un bono social para pagar sus facturas de electricidad y gas.

Solo una de cada diez familias de Reus afectadas solicitan un bono social para pagar sus facturas de luz y gas

En este bono se incluye un descuento del 25% de la factura total, siguiendo los pasos que marca el reglamento del Gobierno en esta materia. En 2015, un total de 715 familias de Reus (con una población aproximada de algo más de 100.000 habitantes) reclamaron estas ayudas para poder hacer frente al recibo de la luz. Otras 182 las solicitaron para pagar el gas.

La factura del agua supuestamente en más fácil de tramitarse a través de las corporaciones municipales porque son empresas dependientes del Ayuntamiento en el caso de Reus y mixtas en el de Tarragona las que la gestionan.

Desde el pasado agosto de 2015 se encuentra en vigor en Cataluña la ley 24/2015, de 29 de julio, de medidas urgentes para afrontar la emergencia en el ámbito de la vivienda y la pobreza energética. De nada ha servido en el caso de esta anciana que se alumbraba con velas desde hace dos meses.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

20 + Nueve =