Poco después que el fiscal especial del Departamento de Justicia, Robert Mueller, acusará formalmente al exasesor de Seguridad Nacional de Donald Trump, Michael Flynn, de hacer “declaraciones falsas, ficticias y fraudulentas” al FBI en relación sobre sus conversaciones con embajador ruso, el exconsejero de Seguridad Nacional, ha confesado que mintió.

Michael Flynn ha decidido colaborar con las autoridades federales y contar las reuniones con el embajador ruso y las reuniones para interferir en las votaciones de las Naciones Unidas, violando leyes federales.

Fuentes oficiales de la Casa Blanca se han negado a comentar la noticia de Flynn.

El exasesor de Seguridad Nacional debe comparecer ante el tribunal este viernes por la mañana, afirmó  un portavoz de la corte, y parece que va a aceptar los cargos en un claro indicio que ha empezado a cooperar.

La historia comienza con unas conversaciones a finales de diciembre, mantenidas al tiempo que Obama anunciaba la expulsión de 35 diplomáticos rusos por las interferencias del Kremlin durante la campaña electoral que derrotó a Hillary Clinton. Esta conversación sirvió para que el presidente ruso no tomara ninguna represalia contra Estados Unidos.

En el interrogatorio del FBI cuando aún era consejero de Seguridad Nacional, negó haber comentado con el embajador ruso las sanciones al Kremlin del presidente Obama. Esta versión entra en contradicción con las grabaciones obtenidas por los servicios de seguridad de Estados Unidos.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

3 + 17 =