Mi mujer no es mía, ni de nadie

0

Respetar, apoyar, amar, compartir, vivir, sentir, sumar, remar, convivir, resistir, cooperar, andar, hablar, querer, fluir, soñar,…

Mi mujer no es mía, ni de nadie.  No es un mueble, ni una casa, ni un deportivo, ni un abalorio del que presumir. Es una persona. Piensa, siente, quiere, ama, odia, se enfada, ríe, llora, discute, pacifica,…

Si crees que tu amor es tan profundo que no puedes vivir sin ella, tienes un serio problema.

Si crees te crees mejor que ella, tienes un serio problema.

Si no puedes vivir sin saber qué hace, con quién habla, dónde va o que tiene, tienes un serio problema.

Si crees que tienes algún derecho sobre ella, tienes un serio problema.

Una mujer te dio la vida. Sólo por eso ya deberías respetarlas.

No a la violencia. No al machismo. Si a la igualdad.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorEducación para la Ciudadanía
Artículo siguientePacto de estado contra el machismo
Pasé tarde por la universidad. De niño, soñaba con ser escritor o periodista. Ahora, tal y como está la profesión periodística prefiero ser un cuentahistorias freelance o mejor dicho un alma libre. En mi juventud jugué a ser comunista en un partido encorsetado que me hizo huir demasiado pronto. Militante comprometido durante veinticinco años en CC.OO, acabé aborreciendo el servilismo, la incoherencia y los caprichos de los fondos de formación. Siempre he sido un militante de lo social, sin formación. Ahora participo activamente en PODEMOS, más que por convicción, por la necesidad de regeneración. Tengo el defecto de no casarme con nadie y de decir las cosas tal y como las siento. Y como nunca he tenido la tentación de creerme infalible, nunca doy información. Sólo opinión. Subjetiva y probablemente equívoca, pero es mi opinión. Si me equivoco rectifico. Sólo el que rectifica aprende algo. Soy un autodidacta de la vida y un eterno aprendiz de casi todo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Trece − 5 =