Laure Rodríguez, escritora, activista de los derechos de la mujer y colaboradora de Diario16, ha recibido amenazas de muerte tras la publicación de su libro Falsos mitos de la mujer en el Islam, Editorial Almazara. Se trata de un ejemplar donde sigue la línea de desmitificación de los tópicos existentes en torno a la relación con las mujeres en la religión islámica, tal y como hemos podido leer en los artículos publicados por ella en este medio.

«Todo el tema de las amenazas comenzó con una mención al libro que hizo Nuria Coronado en Twitter. A partir de ahí las amenazas fueron más fuertes hasta llegar a obligarme a denunciarlas a la Ertzaina», confirma Laure Rodríguez a Diario16. Algunos ejemplos de estas amenazas los tenemos en los siguientes tuits:

Estos son sólo tres ejemplos, pero Laure Rodríguez ha recibido muchos más de este calibre. Según la propia Laure «las amenazas no son algo aislado o concreto del momento, sino que son una constante por parte de un sector de la población que no entiende la lucha por la igualdad y por los derechos de las mujeres».

No nos encontramos ante un caso de amenazas machistas sino que hay algo más grave: se trata de una acumulación de delitos de odio. Preguntada por qué sector de la población las estaba profiriendo, Laure nos comenta que «no vienen desde los musulmanes. Aunque pueda parecer lo contrario. No, estas amenazas vienen de sectores de la ultraderecha que atacan de igual modo a defensores de los derechos de la mujer, de la igualdad, de los derechos de los homosexuales». Preguntada también si las amenazas de muerte vienen de sectores u organizaciones ultracatólicas, Laura nos contesta que hay una conexión entre los defensores de las teorías ultracatólicas y los sectores de la ultraderecha que defienden en sus discursos la vuelta del nacionalcatolicismo.

En estas amenazas se esconden varios factores que caracterizan a ese sector de la población que se resiste a entender que su tiempo ha pasado, que la sociedad está avanzando lentamente, pero avanzando, hacia un modelo en el que se respetan los derechos de los demás sin tener en cuenta su orientación sexual, su religión, su agnosticismo/ateísmo, su sexo, su raza o sus inclinaciones políticas. Esa falta de entendimiento lleva a una reacción violenta. En el caso concreto de Laure vemos cómo se mezclan factores machistas e islamófobos. El desprecio hacia todo lo que representa la religión islámica y los que defienden la verdadera esencia del Islam en contra de lo que dicen defender los yihadistas o los islamistas es propio de la ultraderecha española, tal y como pudimos comprobar hace unos meses con el asalto de Hogar Social de Madrid a la mezquita de la M-30.

También encontramos un machismo exacerbado porque, tal y como nos dice la propia Laure, «da igual que seas lesbiana, da igual que seas musulmana, da igual que seas cristiana, da igual que seas gitana, da igual que seas negra, lo que quieren es que nos callemos, nos quieren calladas». Y las amenazas son el único medio que tienen para alcanzar ese objetivo de mantener a las mujeres calladas y que no defiendan los derechos que tienen reconocidos.

Esa relación entre islamofobia y machismo se ve en estos ataques porque «se ceban con las mujeres musulmanas. No se trata de algo nuevo sino que nuestra propia cultura nos lleva a que se sigan permitiendo los atentados terroristas machistas y las mujeres sigan siendo asesinadas».

Por otro lado, Laure Rodríguez presentó su libro en Donosti y tuvo que ir escoltada por la Ertzaina, cuerpo al que agradece su protección y su proactividad a la hora de ponerse a su disposición por si las amenazas continúan.

Laure ha recibido muchos apoyos estos días como, por ejemplo, el de la Asamblea Feminista de Burgos que publicó un comunicado en su defensa.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

14 Comentarios

  1. Tu lucha y amenazas han servido para generar un nuevo giro en la conciencia feminista. Han señalado nuestros prejuicios, pensábamos que las amenazas llegarían de los musulmanes y ha resultado que llegan del mismo sector que ataca al resto de feministas. No estás sola compañera

  2. Ni tu te crees lo que dices. No has pasado de visitar Marrakesh, si es que has ido a algún país musulmán. Ja, ja, ja.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dos × cinco =