Operar con el máximo nivel de precisión y con la mínima invasión es posible gracias a la simbiosis entre el robot quirúrgico más avanzado del mundo, el robot Da Vinci, y uno de los mayores expertos mundiales en su manejo, el doctor Fernando Gómez Sancha. El Dr. Gómez Sancha, introductor de la cirugía urológica con láser en España, ha sido pionero en la introducción y el desarrollo de técnicas mínimamente invasivas para el tratamiento de la hiperplasia benigna de próstata (prostatectomía con láser verde y láser de Holmio) y el cáncer de próstata (criocirugía y ultrasonidos de alta intensidad – HIFU), fundador del Instituto de Cirugía Urológica Avanzada, jefe del servicio de Urología y director del programa de cirugía robótica en ICUA-Clínica CEMTRO de Madrid.

El 22 % de los cánceres que se diagnostican de varón en España son de próstata. Una enfermedad con una tasa de curación de un 90% si se diagnostica de forma precoz. En este sentido, alertar a la población es fundamental y cada vez los hombres se van concienciando más de que deben revisarse como lo hacen las mujeres. Según el Dr. Gómez Sancha, «el miedo a que al acudir a la consulta el urólogo haga un tacto rectal y la idea de que los hombres son ‘más machos’ si no se cuidan como las mujeres nos hace ir por detrás en cuanto a prevención. El urólogo nunca hará un tacto rectal a un paciente que no lo consienta y hoy en día tenemos otras pruebas que nos ayudan a saber si hay riesgo o no de padecerlo».

El Dr. Gómez Sáncha señala las ventajas de trabajar con el robot Da Vinci para pacientes con cáncer urológico. Una técnica que solo puede hacer un licenciado en medicina que haya realizado la especialidad quirúrgica correspondiente y que opere de forma convencional. Después tendrá que entrenarse horas y horas en el simulador robótico hasta llegar a convertirse en un experto en manejar no solo sus manos sino las del robot.

El arte de hacer cirugía con el robot representa el futuro de la cirugía en muchas especialidades. Son numerosas las ventajas como la visión tridimensional de hasta 10 aumentos que permite llegar al ojo humano a todos los tejidos, con la máxima precisión. Otro dato importarte es la postura, el experto opera sentado lo que evita la fatiga y fomenta la máxima concentración.

 

Con este robot, el doctor Gómez Sancha trabaja en el Instituto de Urología Avanzada de la Clínica Centro, él manda y Da Vinci obedece a sus órdenes. ¿Puede explicarnos con más detalle cómo funciona este sistema robótico?

El sistema robótico Da Vinci es un manipulador robótico, un Instrumento quirúrgico muy sofisticado que permite al cirujano operar cómodamente sentado, a través de unos mandos y pedales que controlan los instrumentos quirúrgicos, mientras que se reduce la transmisión del temblor de las manos a los mismos, con una precisión asombrosa. También permite al cirujano tener visión binocular, con percepción de profundidad en el interior del paciente. Es en realidad un sueño para cualquier cirujano que ha cambiado la cirugía del abdomen y de la pelvis para siempre. Una vez que un cirujano opera con robot, ya no quiere volver atrás.

«El miedo a que al acudir a la consulta el urólogo haga un tacto rectal y la idea de que los hombres son ‘más machos’ si no se cuidan como las mujeres nos hace ir por detrás en cuanto a prevención»

 

¿Qué diferencias existen entre operarse de un cáncer de próstata con el robot da Vinci y mediante la cirugía tradicional?

La cirugía robótica permite operar a través de pequeños orificios en la piel, por los que se introduce una cámara 3D, y los instrumentos, por lo que se trata de una cirugía mínimamente invasiva. Al poder trabajar con mucha ampliación de imagen y con mucha precisión se realiza una disección muy precisa que permite preservar los nervios de la erección en la mayoría de los casos, así como la continencia urinaria del paciente. La pérdida de sangre se reduce considerablemente y la recuperación postoperatoria es más rápida. Permite obtener resultados oncológicos y funcionales óptimos.

 

Para los pacientes, uno de los momentos más angustiosos es el tiempo de espera entre la sospecha de cáncer de próstata y el diagnóstico, y después en la decisión final del tipo de tratamiento. ¿Qué ha aportado el robot al cirujano y qué al paciente?

Por desgracia, la angustia del diagnóstico inicial y del tiempo de espera no han cambiado mucho, ya que es un proceso que lleva su tiempo. La mayoría de los pacientes necesita un tiempo para encajar su diagnóstico y la noticia de que debe someterse a un tratamiento. En general, el cáncer de próstata es un buen cáncer y tenemos muchas armas para curarlo o vivir con él y es nuestra labor hacer que los pacientes comprendan que a menudo es un diagnóstico que no amenaza la vida a corto plazo. El Robot y sobre todo cuando es manejado dentro de un equipo experimentado, aporta a muchos pacientes la sensación de que al menos se van a tratar en condiciones idóneas con bajo riesgo de complicaciones importantes. Para los urólogos, tratar al paciente con el robot nos da más confianza en que vamos a poder tener mejores resultados que con cirugía convencional.

 

¿Opera Da Vinci dolencias de todo el aparato urinario? ¿Para qué casos se está utilizando más?

Si, hoy en día lo utilizamos en el tratamiento de muchos tipos de cáncer urológico, de riñón, de uréter, de vejiga, de próstata, de testículo y hasta de pene.

 

Imagino que usted llega a identificarse de algún modo con el robot. Es decir, no es el robot el que opera sino el cirujano, una técnica sumamente precisa. ¿Es complicado el manejo del robot? ¿Qué se precisa, un curso, una formación más prolongada, muchos años de experiencia…?

Utilizar el robot es como conducir. Llega un momento en que el cirujano hace lo que quiere hacer pero no tiene que estar pensando si hay que pisar el embrague (jaja, el robot también tiene un embrague) o mover las manos de un modo determinado. Es la situación ideal, el cirujano opera a través del robot plenamente identificado con él.

Para ser cirujano robótico hay que ser cirujano, lo primero, haber estudiado medicina, haber hecho la especialidad quirúrgica correspondiente, como en nuestro caso es la especialidad en urología, y saber operar de forma convencional. Después hay que hacer muchas horas de entrenamiento en el simulador robótico (un software parecido a un videojuego, con ejercicios con complejidad creciente. Se debe trabajar con modelos de sutura, estudiar las técnicas quirúrgicas adaptadas a cada enfermedad, visualizar videos de expertos y finalmente existe un programa de tutorización a nivel internacional por el cual los cirujanos que se inician en el uso del robot tienen un cirujano experto al lado que le acompaña paso a paso hasta que puede realizar intervenciones de forma independiente.

 

¿Es muy costosa para el paciente la intervención con el robot?

El robot es un instrumento muy sofisticado y caro que utiliza pinzas, tijeras, porta agujas, y otros instrumentos que son desechables. Requiere un mantenimiento muy exhaustivo para evitar que falle durante una intervención. Es un tratamiento costoso, sin duda, aunque parece que empieza a haber competencia en el mercado de los robots quirúrgicos y eso hace prever que bajarán los precios.

 

En el tratamiento quirúrgico se está viendo la evolución con las técnicas robóticas. ¿Qué podemos destacar en cuanto al diagnóstico del cáncer de próstata, que es el que más se trata en ICUA?

En ICUA – Clínica CEMTRO tratamos casi cualquier problema urológico, pero tenemos una gran especialización en las enfermedades de la próstata. Fuimos pioneros en utilizar en España el sistema Biopsee, de biopsia dirigida mediante fusión de imágenes de resonancia magnética de alta resolución con ecografía 3D, que ha supuesto una revolución en el diagnóstico del cáncer, ya que evita biopsias innecesarias y duplica el rendimiento diagnóstico. También utilizamos otros tests modernos que ayudan al diagnóstico, como el 4K score o la determinación del gen PCA3 en orina.

«El sistema robótico Da Vinci es un sueño para cualquier cirujano que ha cambiado la cirugía del abdomen y de la pelvis para siempre. Una vez que un cirujano opera con robot, ya no quiere volver atrás»

 

Una de las evoluciones más sorprendentes es el test genético que nos puede dar claves sobre el comportamiento del cáncer de próstata y su tratamiento más adecuado. ¿En que consiste Oncotype?

Oncotype es un test genético que se hace sobre el tejido obtenido en la biopsia de la próstata. Cuando vemos un cáncer aparentemente poco agresivo en la biopsia según los métodos convencionales, podemos estudiar qué genes se expresan en ese tejido tumoral para predecir su comportamiento e indicar un tratamiento conservador, como la vigilancia expectante, o agresivo, como la cirugía.

«En general, el cáncer de próstata es un buen cáncer y tenemos muchas armas para curarlo o vivir con él y es nuestra labor hacer que los pacientes comprendan que a menudo es un diagnóstico que no amenaza la vida a corto plazo»

 

¿Qué papel juega en este proceso de detección la resonancia magnética?

Es fundamental, ningún paciente se debería hacer una biopsia sin una resonancia magnética de alto campo o 3 Tesla previa.

 

En su opinión, ¿Evolucionan técnicas de tratamiento y diagnóstico en su área más rápido o a la para que en otros sectores?

La medicina avanza rápidamente en todos los ámbitos, pero la urología y las enfermedades de la próstata es una de las especialidades que cambian casi cada año. Cada año hay nuevos avances y descubrimientos que se pueden aplicar en la práctica clínica. Esto nos llena de optimismo.

 

¿Qué opina de las aplicaciones como Blappder para optimizar el tratamiento del cáncer de vejiga?

Esta aplicación, desarrollada por nuestro compañero, el Dr. Luis Llanes es una ayuda para la toma de decisiones clínicas basada en la evidencia científica. Cada vez los médicos y los cirujanos utilizamos más herramientas de este tipo.

«La medicina avanza rápidamente en todos los ámbitos, pero la urología y las enfermedades de la próstata es una de las especialidades que cambian casi cada año»

 

¿Cree que evolucionará mucho la tecnología en los próximos años en relación al cáncer?

Sin duda veremos cambios importantes en oncología en los próximos años. De todas las especialidades de la medicina, la oncología es la más dinámica sin duda alguna.

 

¿En qué lugar si sitúa España, en su opinión, en esta evolución?

Por desgracia España ocupa un lugar relativamente humilde en la innovación científica y en medicina, aunque hay grandes centros y grandes figuras de la medicina en nuestro país. Nosotros hemos hecho nuestra pequeña contribución publicando sobre nuevas técnicas quirúrgicas relacionadas con la próstata. El gobierno debería apoyar con más ímpetu la investigación científica y médica en nuestro país.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

8 + ocho =