Una fuerte explosión ha sacudido la zona de máxima seguridad de la capital de Afganistán, Kabul.

El atentado que deja más de 80 muertos y 400 heridos, se ha producido cerca de la embajada de Alemania, en la zona donde se concentran los ministerios y estamentos oficiales del gobierno afgano.

Tan fuerte ha sido la deflagración, que se ha escuchado en todo la ciudad, produciendo un hongo visible desde kilómetros.

El suicida ha hecho explosionar un coche bomba a las 8.30 de la mañana cerca de la plaza Zanbaq, cerca de la embajada de Alemania, según ha informado en Twitter el portavoz del Ministerio afgano de Interior, Najib Danish.

En la misma zona se encuentran otras legaciones diplomáticas como la India, China, o los ministerios de Interior y Defensa y muy cerca del barrio de Wazir Akbar Khan, donde se encuentra la entrada a la Zona Verde cerca del acceso Palacio Presidencial y otras embajadas extranjeras, como la de Estados Unidos y Reino Unido.

El último balance de víctimas, lo eleva a 80 muertos y cerca de 400 heridos. “los hospitales del centro de Kabul están colapsados”. El balance de víctimas podría ser mucho mayor, según portavoces del ministerio de Salud Pública.

La embajada de India ha sufrido graves daños estructurales. Ningún trabajador embajada ha resultado herido. La embajada de Francia también se ha visto afectada.

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorUna herencia pone al fiscal anticorrupción en la cuerda floja
Artículo siguienteLa luz volvió a subir en mayo

Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible.
Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre y Directora de Comunicación de HoffmannWorld y Catalina Hoffmann.

Asesora a personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública.

Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cuatro × 4 =