No son tiempos de triunfalismo; si acaso, son tiempos para los buenos deseos de bienestar, prosperidad y proclamar la solidaridad. Sin caer en el mayor grado de pesimismo, con este Gobierno, sus políticas y la acción de la oposición, nos esperan malos tiempos. Sobre todo para los colectivos más desfavorecidos, que lamentablemente son cada vez más, afectando a un mayor número de personas que van cayendo en riesgo de pobreza y en la pobreza misma.

Frente a la miseria que nos invade, el rey y el presidente Rajoy, en sus discursos de año viejo, nos tomaron el pelo. «Supusieron una utilización económica de los sentimientos y una mirada sentimental de la economía» (Luis García Montero) y un triunfalismo desmedido, llegando al insulto intelectual. Dicen que España sale de la crisis, ofreciendo datos y cifras que solo benefician a las empresas del ÍBEX-35 y a los negocios de los corruptos a quienes protegen. «La crispación de los necesitados se arregla con la serenidad de los que ocupan el trono» y el poder cuasi perpetuo.

El Borbón se atrevió a decir que «Vivimos con la esperanza de la recuperación que ya hemos iniciado», pretendiendo tranquilizar a la ciudadanía, «para poder llevar a cabo sus proyectos de vida». ¿A quienes se refería su majestad? Ni se acordó de los tres millones y medio de personas que sufren pobreza severa ni de los 13,3 millones que viven en riesgo de exclusión ni a las cincuenta mil personas sin techo. Se olvidó del 27% de los niños y niñas que viven bajo el umbral de la pobreza y de los más de dos millones de jóvenes que se marchan al extranjero a trabajar y no precisamente por mostrar «inquietud y amplitud de miras» que dice el ministro Alfonso Dastis, sino para buscarse la vida, en condiciones que aquí no encuentran.

Malos tiempos corren para la clase trabajadora y los desempleados; de forma especial para los mayores de 50 años para lo que la búsqueda de trabajo es un tormento. Quienes a esa edad buscan empleo, se frustran por el rechazo de la mayoría de empresarios, que prefieren jóvenes de más fácil doma y menor salario. Los trabajadores de 50 años son los primeros en sufrir las regulaciones de empleo. Precisamente, la progresiva «normalización» de la economía española ha situado el número de expedientes de regulación de empleo en niveles previos a 2007 y los despidos alcanzan casi 20.000 hasta el mes de octubre.

«Tenemos la mayor fuerza laboral de la historia de España y el problema ahora es la falta de actividad económica». El vuelco de la pirámide demográfica ha sacudido el mercado laboral. La esperanza de vida se sitúa en los 82 años, lo que quiere decir que los mayores de 50 años parados y con dificultades de encontrar empleo, tienen por delante 30 años de malas expectativas y peores condiciones de vida.

No les va a ir mejor a los pensionistas, cuyas pensiones sufrirán en 2017 la mayor pérdida de poder adquisitivo en cinco años. La subida del 0,25% y la previsión de que el IPC estará por encima del 1,5% arrojan la mayor pérdida de poder de compra desde 2010. La subida de las pensiones aprobada para 2017, es el mínimo contemplado en la última reforma de las pensiones que aprobó el Gobierno de Rajoy, que habrá que derogar. El gobierno, con su especial sensibilidad social, ha vetado la iniciativa de la oposición −excepto Ciudadanos− para que se aplicara un aumento del 1,2%. Una encuesta de la Organización de Consumidores y Usuarios, realizada a personas con edades entre los 60 y los 79 años, viene a decir que los españoles perdemos un 26% de ingresos al jubilarnos. Un 25% de los pensionistas dependen de una única pensión para poder vivir y 1,96 millones de personas cobran de pensión entre 600 y 655 euros al mes. Tampoco se acordaron los dirigentes en sus discursos de esta realidad de miseria.

Los datos son tozudos y descubren la manipulación interesada que se hace con ellos. El año 2016 ha finalizado con una bajada de paro de 390.534 personas, «la mayor de la historia» y el número de contratos registrados en diciembre ha sido de casi 1,7 millones. Todos agitan sus congratulaciones por los datos, cuando lo cierto es que muestran una tendencia acusada a la precariedad laboral y a la baja calidad de los contratos. El aumento del número de contratos registrados en diciembre tiene que ver con la tradicional temporada navideña. Tan sólo 122.294 contratos en diciembre eran indefinidos (7,19% del total), por lo que un 92,81% de los contratos son temporales.

La cifra total de parados registrados en las oficinas de empleo, se sitúa en 3.702.974 personas, más pobres y más desprotegidos, «y continúa en los niveles más bajos de los últimos siete años», apuntan. Habrá que esperar a la Encuesta de Población Activa para conocer la realidad que no es tan halagüeña como nos quieren hacer ver. El Sistema de Protección a noviembre, nos dice que la cobertura solo llega al 55,66% y que los gastos totales suponen un 8,4% menos que en 2015, pese a que hay más personas en situación de desempleo. Los beneficiarios han bajado en los últimos años: 1.990.843 beneficiarios había en 2016, frente a 2.462.329 en 2014. Hay 1.712.131 personas sin protección, y nadie se acordó de ellos en sus discursos.

En cuanto a la edad de los afectados; según el SEPE, el 8% de todos los parados registrados en diciembre, son menores de 25 años, frente a los datos de la EPA del tercer trimestre de 2016, que presentaba hasta un 41,94% de paro en el tramo de edad de 16 a 24 años. Pese a que la afiliación a la Seguridad Social crece en 540.655 personas, situándose en 17,89 millones, las arcas no recibirán más ingresos, sino todo lo contrario, teniendo en cuenta que el 92,81% de los contratos son temporales o a tiempo parcial y se cotiza poco.

Cuenta Isaac Rosa en su columna, que el año pasado aumentó el número de muertos en accidentes de tráfico y el gobierno ha decidido tomar medidas: desde ahora solo se contabilizarán como víctimas los que mueran en el acto, y los trasladados a los hospitales que allí mueran, serán considerados heridos; de esta forma el número de víctimas mortales descenderá entre un 25% y un 30%. Con este plan, el gobierno podría plantearse hacer algo parecido en otros ámbitos. Contar como trabajo (y descontar como paro) los contratos por horas, tiempo parcial, prácticas no remuneradas, cursos, salarios por debajo del mínimo, becarios eternos, emprendedores y cualquier persona que en el mes anterior haya trabajado poco y poco que haya cobrado. De esta forma, terminar con el paro está a su alcance.

También este tipo de manipulación estadística podría aplicarse en otras situaciones, como la violencia machista, para rebajar el número de víctimas. El número de mujeres muertas por la violencia machista en 2016, oscila según la fuente. Para el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad se eleva a 44. Para la organización Femminicidio.net el número de mujeres asesinadas se eleva a 57. Cualquiera que sea el número de víctimas, la situación es insostenible por ser una vergüenza que atenta con los derechos humanos. El Congreso de los Diputados, el pasado noviembre, dio un primer paso para un pacto de Estado contra la violencia machista −que es terrorismo−, aprobando por unanimidad la creación de una subcomisión. En estos días de enero, el ministro del Interior, ha urgido ha alcanzar un Pacto de Estado contra la violencia de género tras los tres últimos asesinatos registrados en el último fin de semana. Si el terrorismo político, hubiera asesinado a más de mil doscientas personas en los últimos diez y ocho años, los pilares del Estado temblarían. Sobre la opinión del magistrado del Supremo, Antonio Salas un comentario: «Para matar no hace falta fuerza» (Ana María Pérez del Campo de la Federación de Mujeres Separadas y Divorciadas), sino ser un auténtico canalla canalla.

Y frente a los datos que desmienten el falso triunfalismo del poder, está la percepción de la ciudadanía sobre la realidad que vive. El paro continúa siendo la principal preocupación para el 74,7% de los encuestados por el Centro de Investigaciones Sociológicas. Le sigue la corrupción y el fraude (36,7%) y la inquietud por los problemas económicos que alcanza al 24,7%. Sólo el 4,8% considera que la situación económica es «buena» o «muy buena», frente al 60,4% que la considera «mala» o «muy mala. Además, el 62,3% considera que dentro de un año estará igual o peor. Tampoco la situación política tiene mejor valoración. El 67,5% considera que la situación política es «mala» o «muy mala» y el 83,8% entiende que está igual o peor que hace un año.

Sobre los derechos de la clase trabajadora perdidos, la calidad y atención de los servicios de salud, el sistema educativo, la Justicia, la corrupción y el fraude cada vez más generalizado, y todos los demás temas que afectan a la democracia y el Estado social y Democrático, tendremos tiempo de hablar; como sobre la defensa nacional, el terrorismo, las censuras y libertades; también sobre la era Trump que se avecina.

Esta es mi opinión sobre la realidad que me rodea, frente a lo que escucho que cuentan para confundirnos.

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

2 Comentarios

  1. Pues estoy totalmente de acuerdo con el articulo, pero desgraciadamente no piensan asi los ocho millones de necios (y aumentando) que siguen votando a esta gentuza.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

18 − seis =