A Rocío Martínez,

médica de almas

 

Yo no sé si el poder te vuelve loco o, por el contrario, hay que estar loco para acceder al poder… y sólo los majaras se encarrilan en esa sarta de gilipolleces que hacen los poderosos. Sí, el ritual es importante… y ridículo. Estudiamos la estructura de los rituales para entender que son muletillas emocionales y lo hacemos para librarnos de ellas o para disfrutar con el disfraz; las jarreteras, corbatas, mitras y casullas cumplen la misma función psicológica que el látex negro bien ceñido en nuestros escenarios caliginosos.

¡Dios bendiga a América! Allí un periodista publica un ensayo describiendo cómo está de majara o de deficiente el inquilino de la White House y puede hacerlo y tiene un contexto y hasta hay quien lo apoye y quien lo denoste. Me pregunto si nuestra democracia estaría preparada para algo así, nuestro monarca emérito fue, por ejemplo, revestido de una dignidad pomposa que terminó al estilo más cutre de la corte de los milagros del esperpentador manco gallego, pero no se ahonda, queda marcado ahí el límite. Nadie se pregunta, llegado el caso, cómo puede vendernos solemnidad un tipo putero, corrupto, borracho, juerguista, farlopero y adúltero (no me refiero a S.M., claro es), sino que enterramos eso como vida privada, y puede serlo: si los resultados del ejercicio del poder fueran satisfactorios, pero no parece que estemos muy orgulloso de los representantes públicos últimamente.

Yo sí me pregunto por los personajes que nos gobiernan y me niego a asumir que gente con problemas mentales maneje mi futuro, aunque haya de someterme a la realidad. ¿Quién está bien? ¿Acaso no darían para múltiples libro análogos al Fuego y furia de Michael Wolff nuestros políticos? Empecemos: un tipo que ha utilizado su cargo público para poner al borde del enfrentamiento en las calles a la población, pidiendo que lo saquen de la cárcel porque es cristiano: ¿no da el pego como senador trumpiano de Arkansas?; y, sin embargo, nos lo comemos como santón bonachón de esa doctrina racista llamada nacionalismo, que consiste en pensar que los habitantes de un territorio tienen un designio histórico que cumplir (la verdad es que casa bien con el plan agustiniano de la Historia y la “respublica” de Dios)… Un Presidente del Gobierno que ha pasado por la castidad más irracional opusdeísta y alardea de leer sólo prensa deportiva o que felicita el año de hace dos, sin contar otras trocherías variadas de circo y plastilina… Por no hablar de esas Presidentas y Consejeros socialistas henchidos de ardor cofrade o rocieros hasta el paroxismo… ¿Qué me dicen de aquel otro que se ha montado su película ostraquizante en Bruselas como perseguido, que se ve a sí mismo cada mañana componiendo el libro de Historia que narrará las vicisitudes de su heroísmo y el nacimiento de una nación?… Y ésos que en nombre de la democracia del pueblo piden negociar políticamente con los procedimientos penales (que es como ser del Sevilla y querer que gane el Betis)… Los hay que viajan con facilidad estupefaciente de la extrema derecha a la moderna derecha europeísta como Pedro por su casa… Pasando por los líderes del pueblo emanados mesiánicamente de las calles que terminan, en apenas un par de años largos, como personajes de Solzhenitsyn a cargo del politburó que nunca cometen errores…

Para mí el límite, esa cacareada crisis de la España de la Transición, significaba una renovación de la clase política, y lo pareció… llegaban aires nuevos. Ná. Los mismos majaras de siempre y nadie que se lo diga. Mi amiga Rocío lo dijo de manera excelsa: El que hace la trampa, hace la Ley.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorEl Santander, para hacerse con el Popular, obligó a Europa a incumplir la ley
Artículo siguienteSindicatos policiales: transparencia y confianza
Huelva, 1969. Licenciado en Filosofía por la Universidad de Sevilla y Doctor por la Universidad de Valladolid (tesis: Obra y edición en Juan Ramón Jiménez. El «poema vivo»; Premio Extraordinario de Doctorado). He sido gestor cultural, lógicamente frustrado, y soy profesor de instituto, de filosofía, hasta donde lo permita el gobierno actual. Director del Festival Internacional de Música Ciudad de Ayamonte (2002 y 2003). Coordinador de los actos del Trienio Zenobia-JRJ 2006-2008. Asesoría musical para la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía (2003-2013). Consejo Asesor Literario de la Diputación Provincial de Huelva (2002-2013). Colaboro semanalmente con la prensa escrita en Huelva Información. Junto a Javier Blasco, he codirigido Obras de JRJ, en 48 volúmenes para Visor; he publicado varios ensayos en torno a su concepto de «obra»: -Copérnico y Juan Ramón Jiménez. Crisis de un paradigma (2008) -El materialismo de Juan Ramón Jiménez. (JRJ excavado: alma y belleza, 1900-1949) (2010) -Juan Ramón Jiménez en el Archivo Histórico Nacional: Vol 2. MONUMENTO DE AMOR, ORNATO y ELLOS (2011) -Poesía no escrita. Índices de Obras de JRJ, junto al profesor Javier Blasco (2013) Lejos de tener vocación de cuentista, sí me encuentro cómodo en la prosa corta, lo que me hace deambular entre el relato, el microrrelato, la estampa o el poema en prosa. Veo poco más que comercio en la literatura actual; suelo experimentar con la forma. Mis libros: -Las apoteosis (2000) -Libro de las taxidermias (2002) -Libro de los humores (2005) -Libro del ensoñamiento (2007) -Álbum blanco (2011) -Tenebrario (2013) -De la luz y tres prosas granadinas (2014). -Libro de las causas segundas o Las criaturas (2014, Epub) -Mar de historias. Libro decreciente (2016) He publicado cuentos en diversas revistas y he sido recogido en varias antologías, como Mundos mínimos. El microrrelato en la literatura española contemporánea (2007), editada por la profesora Teresa Gómez Trueba; Microrrelato en Andalucía (2007), edición del crítico Pedro M. Domene, y más recientemente en Velas al viento. Los microrrelatos de La Nave de los Locos (2010) o Mar de pirañas. Nuevas voces del microrrelato español, ambas por Fernando Valls (2012). En el blog literario de este crítico se pueden encontrar textos míos. Mis artículos en: quenosenada.blogspot.com.es

1 Comentario

  1. Piden negociar políticamente con los procedimientos politicos y que los poderes penales no se metan en política.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

9 + 20 =