Luis Zabala, sacerdote. Nació en Colombia hace 79 años. Junto al cura Camilo Torres y otros religiosos españoles se sumaron a la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional. Por aquellos años muy influenciados por la teología de la liberación. Ahora vive en Caracas, desde hace 35 años.

Nos citamos en la plaza Bolívar en el corazón mismo de Caracas, a paso lento se fue acercando hasta mí, con su figura pequeña y rostro serio. Nos sentamos en un banco, frente al monumento a Bolívar y empezamos a conversar de la situación de Venezuela.


 

¿Como analiza la actual situación de Venezuela?

Quiero decirle que está muy grave. La oposición se niega a todo tipo de dialogo. Ellos han acrecentado la violencia y el terrorismo. Ayer mismo han quemado vivo a tres personas por ser chavistas. Esto demuestra la falta de escrúpulo morales, éticos y cristianos de la oposición terrorista. Estas prácticas están reñidas con el pensamiento de Cristo y nuestra iglesia católica.

 

¿Pero la jerarquía de la Iglesia se manifiesta contra el gobierno de forma activa?

Una cosa es la jerarquía y otra el pueblo cristiano. Hace muchos siglos que las jerarquías de nuestras iglesias, se han puesto del lado de los ricos y poderosos. Es así como fue perdiendo creyentes y la estructura clerical entro en una profunda crisis. La actitud del Consejo Episcopal venezolano contra el gobierno y abalando la oposición terrorista, la convierte en cómplice de toda la violencia que se está cometiendo, de los asesinatos y la posible intervención extranjera.

 

¿El Papa Francisco ha enviado mensajes de Paz, han tenido eco?

Ningún eco, porque la jerarquía eclesiástica de Venezuela no escucha las recomendaciones de nuestro Papa. Sus intereses no coinciden con el revolucionario pensamiento de Francisco. Ellos bendicen la violencia como hizo el Vaticano, ante el gobierno nazi, mientras se asesinaban millones de seres humanos. Estos actuales representantes de la iglesia, no representan verdaderamente el pensamiento de Cristo. El pensamiento de nuestro señor es de Paz, de defensa de los más pobres, de repartir el pan. La oposición quiere aplicar las políticas neoliberales, privatizar el petróleo, sacarle los derechos a los más pobres y lo que es peor, provocar la intervención extranjera, para adueñarse de nuestra patria bolivariana.

 

¿Usted es como una oveja negra entre sus pares religiosos en Venezuela?

Mire Venezuela es un pueblo profundamente creyente, hasta los que se definen comunistas son cristianos. Acuérdese que el Comándate Hugo Chávez, era profundamente católico, lo mismo que el actual presidente Nicolás Maduro. A pesar de que somos una minoría entre los sacerdotes los que acompañamos esta opción por los pobres. Le diré que existen millones de venezolanos creyentes que apoyan esta revolución humanística, socialista y cristiana. A pesar de ser lo que usted dice una de las excepciones, tenemos que señalar que una de las personalidades más destacadas es el jesuita Numa Molina, encargado de la Iglesia San Francisco, con gran predicamento entre los creyentes venezolanos.

 

¿Cuál es su misión religiosa?

Mi labor es impartir misas en los barrios más humildes de Caracas. Ahora estamos organizando una institución denominada Fundación Bolivariana Camilo Torres, para la Teología por la Liberación. La misma ya funciona en el ex cuartel San Carlos en Caracas y tendrá una función de formación y de solidaridad.

 

¿Como valora la nueva dinámica que le ha dado el Papa Francisco a la Iglesia católica?

Creo que nuestro señor ha enviado una señal clara a través de nuestro querido Papa Francisco. Él nos está marcando el camino, nos señala los errores cometidos. Su mensaje en el encuentro de movimientos sociales de Bolivia fue muy claro y contundente. Denunciando al sistema capitalista y sus injusticias. Allí llamo a luchar por las Tres T, Techo, Tierra y Trabajo. Esas mismas Tres T son las que son centro de sus preocupaciones la revolución bolivariana e intentan destruir los opositores con mis jefes superiores.

 

¿Que le pediría al Papa Francisco?

Que impida un derramamiento de sangre. Que ofrezca de forma urgente su intermediación. Que convenza a los opositores que se sienten en una mesa de dialogo. Que se respete la soberanía de Venezuela. Su derecho a realizar su Asamblea Constituyente. Solo le pido a Dios y al Papa, Paz, dialogo y bienestar para el pueblo venezolano.

Sabemos de la preocupación del Papa Francisco, desgraciadamente la jerarquía esta sorda, pero no muda, para apoyar a la oposición que diariamente asesina a cristianos.

El Padre Luis como lo conocen se despidió con un abrazo, aún tenía que coger el metro para acudir a una misa. Quedaron muchas cosas aun para contar. Quedamos para la próxima.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cuatro × 2 =