La declaración durante dos días del ex-tesorero del PP, Luis Bárcenas, vuelve a recordar que el PP y sus dirigentes han utilizado donaciones y demás mordidas presuntamente para enriquecerse ellos mismos y financiar de manera ilegal las actividades del partido conservador. El caso Gürtel es solo una piedra más de un entramado financiero que posibilitó al PP gastar lo que no tenía. Y, curiosamente, haciendo sangre del caso Filesa del PSOE, que comparando cantidades es como robar en el cepillo de la Iglesia.

 

Caso Rosendo Naseiro

Luis se fuerte Bárcenas tan sólo siguió haciendo lo que él había visto como gerente del PP en la época de Manuel Fraga y de José María Aznar. El Partido Popular se abastecía de dinero gracias a recalificaciones, venta de suelo municipal y diversas maniobras inmobiliarias por las que cobraban comisiones. Estas comisiones iban a diversos bolsillos y a la caja B del propio partido conservador.

Arturo Moreno, vicesecretario general del PP en aquel entonces, reconoció que tanto Aznar como Bárcenas sabían lo que se estaba moviendo: “Y entonces me ha dicho José María (Aznar) que fuese y tal y no sé qué a ver, que fuese. Y voy con el gerente, con Luis Bárcenas y tal, o sea, que actualmente, bueno, pues he estado bastante, bastante bien en el partido, ¿no? Veremos a ver cuánto dura esto”.

Arturo Moreno entró en el Consejo de Administración de Telemadrid en 2003 y diez años después se convirtió en su presidente. Roma paga bien a los suyos.

De esta época, y en esas grabaciones, se escuchaba a Eduardo Zaplana: “Así, pura y simplemente, ¿eh? Que me dé diversas opciones y me quedo con la más fácil. Pero me tengo que hacer rico porque estoy arruinado, Boro”. Luego fue ministro y ahora miembro del consejo de Telefónica.

El Tribunal Supremo hubo de desestimar las grabaciones porque se habían realizado para seguir al hermano de Salvador Palop por narcotráfico. Pero enseñaron a la sociedad española, a la par que se descubría el caso Filesa, cómo se financiaban los grandes partidos.

Y ¿los sobresueldos? También se entregaban en aquella época. Ángel Sanchís, concejal de Valencia, era explícito: “No ser avaro, saber dar a ganar a otros, porque en tanto en cuanto tú expandas el sistema por el cual puedes ganar, ganarás más que si quieres hacerlo tú solo”. Luis Bárcenas copio totalmente este sistema y se hizo con 40 millones de euros. Si se piensa que esto es sólo un porcentaje de todo lo que se movió, el cálculo puede ser estratosférico.

 

Fórmulas de financiación de AP/PP

Desde la época de Manuel Fraga, Alberto Ruíz Gallardón hasta Antonio Hernández Mancha y más allá, el partido conservador ha utilizado diversas fórmulas en connivencia con bancos y empresarios para financiar sus actividades. Algunas de estas fórmulas de obtener dinero, que han sido confirmadas por antiguos miembros del PP, son comunes a otros partidos, pero hay algunas realmente propias e innovadoras.

Las comisiones

Quien mejor ha utilizado esta fórmula ha sido la extinta CiU en los años del clan Pujol. Los empresarios entregaban a fundaciones del partido Antonio Cánovas del Castillo, por ejemplo, una donación con un importe tasado en un porcentaje. Luego la fundación desviaba, mediante todo tipo de gastos, ese dinero al partido.

Otra fórmula, era entregar en sobre directamente a Naseiro, Álvaro Lapuerta, Bárcenas o algún otro dirigente o empleado de confianza, esas cantidades de las mordidas cobradas. Estas se guardaban en la caja fuerte y se iban utilizando en los sobresueldos, los gastos menores y otros gastos personales de los ejecutivos.

Los créditos en barra de hielo

Para financiar, especialmente, las campañas electorales, los bancos próximos al PP utilizaban créditos de riesgo en pequeñas cantidades. 6.000 euros máximo (o un millón de pesetas de 1983) que se sabían no se iban a cobrar. ¿Cómo se arreglaba contablemente? El banco los incluía en su pasivo y el partido en su cuenta de ingresos. Al cabo de un año o dos, el banco lo había eliminado de su contabilidad y el partido ya no se acordaba de él. Con la cantidad de movimientos ¿se iban a poner a buscar 350.000 euros? Se hacían estos créditos directamente en oficinas de confianza de los dueños de bancos o en las propias oficinas generales.

También se aprovecharon las numerosas fusiones bancarias de los años ochenta para hacer desaparecer créditos un poco mayores. Al juntar las contabilidades se perdían por el camino algunos créditos que nadie reclamaría.

Utilización de mendigos para créditos

Otra fórmula que utilizó el PP junto a los bancos fue la utilización de mendigos o yonquis que tuviesen DNI para adjudicarles créditos millonarios. Al no tener un lugar de residencia, era imposible encontrarlos, eso si no habían muerto antes por sus circunstancias de pobreza extrema o drogadicción.

A la persona que le hacían firmar el crédito se le invitaba a comer, se le daba un dinero pequeño o se le compraba algo de ropa a fin de que les dejase el DNI para hacer una fotocopia y firmase el papel, si podía. Luego cuando el banco iba a reclamar el crédito judicialmente esa persona estaba desaparecida y se daba como perdido. De esta forma el PP pudo embolsarse unos cientos de millones de pesetas.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

  1. “El PP utilizaba el DNI de mendigos para conseguir créditos” ……. Desde luego, hay que ser miserable para enriquecerse a costa de gente sin recursos. Esta banda organizada ¿es que no tiene límites?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

doce − nueve =