El sindicato UGT denuncia que desde 2014 la inversión en el Ministerio de Fomento se reduce 26 puntos, y la de medio ambiente en 6. El sindicato reclama “un cambio de política en esta materia”, porque los Presupuestos Generales del Estado para 2018, se alejan año a año de las necesidades reales de los ciudadanos.

Se reduce esta inversión pública y la de infraestructuras “a cambio de un mayor incremento en la adquisición de armamento”, afirman desde UGT. Para 2018 la inversión pública del Estado alcanza los 7.636 millones de euros, lo que supone tan solo el 0,65% del PIB, “transmitiendo la renuncia del Gobierno a la inversión”, afirman, y al efecto expansivo de la recuperación económica.

La inversión de este año será inferior que en el año 2008, cuando alcanzaba casi el doble de presupuesto (14.040 millones de euros).

El sindicato señala “que no solo es la cantidad, sino también la calidad”. La configuración de este presupuesto presenta “graves desequilibrios” en su composición y se aleja de las necesidades de nuestro país. Del total del presupuesto en inversión pública del Estado, sin contar organismos autónomos, 2.442 millones de euros (el 40%) van a atender compromisos de pago del Ministerio de Defensa con programas especiales de armamento, cuando en 2014 sólo suponían el 14% de la esta inversión.

Esto produce que “otras partidas se hayan visto reducidas considerablemente”, afirman desde UGT. Suponiendo una reducción considerable en Ministerio de Fomento, de más de 26 puntos desde 2014, dejando “sin espacio presupuestario el necesario desarrollo de la vivienda pública” en nuestro país. También se reduce un 6% la inversión del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente.

 

Se reducen las infraestructuras

Los PGE 2018 recogen también una inversión en infraestructuras realizadas por el Estado y sociedades mercantiles estatales que alcanza los 8.487 millones de euros, un 0,73% del PIB: Pese a que se trata de un presupuesto superior al ejercicio de 2017, no supera la inversión proyectada en los primeros años con crecimiento del PIB positivo (periodo 2014-2016)”, afirman desde el sindicato.

Por partidas, los Presupuestos Generales del Estado destinados a Fomento, se distribuyen, en su mayor parte, para ferrocarril (44%) y carreteras (24%). Para UGT, sería necesario “orientar la inversión en carreteras y ferrocarril hacia el mantenimiento y conservación de las infraestructuras existentes y la racionalización y revisión a fondo de los proyectos de infraestructuras de alta capacidad pendientes, especialmente los referidos a la Alta Velocidad.”, han explicado. Por contra los Presupuestos vuelven a concentrar un 32% de la inversión en infraestructuras la alta velocidad.

 

Medio Ambiente

En este apartado, los PGE 2018, recogen una reducción del 2% en infraestructuras de costas y medio ambiente respecto a 2017, reduciendo la partida “para la protección y mejora del medio natural”, como son las actuaciones dirigidas a mitigar los procesos de desertificación y la prevención de incendios forestales, algo que para el sindicato supone un paso atrás y muy negativo.

Desde UGT señalan que el Estado contempla “realizar estas inversiones tanto de forma directa como a través de los entes públicos y sociedades públicas mercantiles”. Para el sindicato, sería recomendable que “estas actuaciones externas no potencien los efectos más perversos de la reforma laboral del año 2012 del Gobierno”, ya que en la subcontratación de servicios por la Administración y por organismos autónomos y en la suma empresarial de concurrir con menores costes, “se están produciendo inaplicaciones de convenios que derivan en un menoscabo de los derechos de los trabajadores y trabajadoras”, denuncian desde el sindicato.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

1 + 14 =