La industria financiera sigue empeñada en reducir el tiempo que se tarda en pagar una compra. Y eso que, actualmente, la transacción se reduce a unos pocos segundos. Menos aún si el cliente utiliza tarjetas contactless y realiza una compra de menos de 20 euros, que no requiere introducir código PIN. Los mobile Pos son la nueva revolución del sector, tras la implementación de los TPV inalámbricos, los wallets y la tecnología sin hilos, y su principal destino, la hostelería.

Mastercard y Grupo Vips acaban de cerrar un acuerdo que permitirá que los clientes de los casi 400 establecimientos del grupo hostelero (VIPS, Ginos, Starbucks, etc.) abonen sus compras a través de los terminales mobile POS que llevarán los empleados. “De este modo, el proceso de pago será más rápido, reduciendo los tiempos de espera y proporcionando una mejor experiencia de usuario a sus clientes”, señala Mastercard en un comunicado.

¿Qué es el ‘mobile POS’?

El mobile POS o punto de venta móvil es una solución digital innovadora que permite a los comercios efectuar transacciones en cualquier lugar, sin depender de un TPV y usando un espacio mucho más reducido. Consiste, básicamente, en conectar vía bluetooth o a través del auricular del móvil un lector de tarjetas a un smartphone. Requiere un espacio pequeño y los empleados pueden llevarlo siempre consigo. Los móviles deben tener conexión a Internet y una aplicación para efectuar los pagos. Toda la transacción se efectúa en cualquier lugar a través del teléfono y del lector que lleva acoplado, y el tique de compra se envía por correo electrónico al cliente.

Precisamente los medios de pago son una de las ramas del sector financiero que más beneficiada se está viendo por la evolución tecnológica. De hecho, durante los últimos años se han creado una amplia variedad de gadgets pensados para que el usuario sustituya sus tarjetas, tales como las pulseras y los anillos contactless, y también para aliviar el volumen de su cartera, como los plásticos todo en uno, que permiten vincular a una única tarjeta todas las que tengamos en nuestro haber. Incluso se ha llevado a cabo alguna iniciativa privada consistente en abonar compras con un microchip instalado en el cuerpo del consumidor, explican los expertos del comparador de productos financieros HelpMyCash.com.

El auge de la biometría

La biometría también está ganando peso. Recientemente BBVA incorporó el reconocimiento de iris para acceder a su aplicación móvil. En el sector de los medios de pago, wallets como Samsung Pay y Apple Pay permiten aprobar una compra con la huella dactilar y en china el sistema en pruebas Smile to pay analiza la sonrisa del cliente para verificar su identidad y realizar una compra.

La biometría no solo añade rapidez a la experiencia de pago, sino también seguridad; al menos así lo percibe un amplio número de clientes. “La gran mayoría de los consumidores (93 %) prefiere la biometría por encima de las contraseñas para autenticarse en los pagos y, según un estudio reciente realizado por la Universidad de Oxford en colaboración con Mastercard, el 92 % de los bancos quiere adoptar la tecnología biométrica”, señala Mastercard en una nota de prensa.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dos × 5 =