El pasado lunes en la Gala Drag Queen del carnaval de Las Palmas de Gran Canaria, uno de los participantes salió al escenario disfrazado de Virgen y posteriormente de Jesucristo crucificado. Suficiente material para el séquito de susceptibles que merodean y saltan a la mínima últimamente con bastante frecuencia. Se armó, nunca mejor dicho, la de Cristo (pongo a todas estas deidades míticas en mayúscula para que no se ofendan y vean que les doy notoriedad) Que si falta de respeto a los creyentes, que si ofensa a los sentimientos religiosos, agresión a los católicos, expresiones textuales extraídas de la web “infovaticana.com” página que ataca hasta al Partido Popular de Las Palmas por felicitar al Drag ganador. Los ofendidos han llegado a tal punto que están recogiendo firmas pidiendo responsabilidades a los patrocinadores del evento e incluso al Gobierno de Canarias; vamos, que se están movilizando muchísimo más que cuando los demostrados casos de pedofilia dentro de la iglesia, algo que por lo que se ve, no ofende tanto a los cristianos.

Pues bien, se han sentido muy pero que muy ofendidos, están abatidos, y mi pregunta es la siguiente: ¿Y? ¿Acaso es novedad está oleada de quejas por la mínima? Ya todo ofende, hay que asumir eso desde ya. Todo es ofensivo, o para un sector o para otro. Si dices “A” saltará ofendido el colectivo de la “E” tachando de intolerante a los primeros. Partiendo de la base de que cualquier cosa va a ofender, lo que a mí, personalmente, me preocupa, es cómo ha podido ofender un Drag Queen a todo un sentimiento religioso. Según cita textualmente el presidente de la Conferencia Episcopal Española “No me parecen adecuadas estas celebraciones donde se simula la crucifixión de Jesús o donde se escenifica a la Virgen María”. Es decir, que tampoco le parecerá adecuada la semana santa, ¿no? llena ésta de simulaciones y escenificaciones de pasajes bíblicos.

No descubro la pólvora al decir que la iglesia nunca ha apoyado a los homosexuales, llamándolos enfermos, desviados de los caminos del señor, o aberraciones contranatura… todo una muestra de respeto y tolerancia. Es por eso por lo que me resulta gracioso que ahora sean ellos mismos los que lo pidan y además se sientan ofendidos por una “falta de respeto” que ellos se han sacado de la sotana, ya que la intervención del Drag no es más que otra representación de un pasaje bíblico, pero claro, esta vez hecha por un evento mayoritariamente homosexual, y eso ya lo convierte en blasfemia.

Puedo a lo mejor entender que los más fervorosos, adoctrinados por el sentimiento de culpa que la religión les ha inoculado desde siempre, sí se sientan ofendidos, porque creen en su fuero interno que si no se ofenden por un acto así, Dios les castigará e irán al infierno por no denunciar una blasfemia, y generen internamente en sus cabezas un autoengaño regido por el miedo. De esto sé bastante porque estuve en una guardería de monjas y en un colegio de curas hasta los 14 años y si algo me enseñaron fue a sentirme culpable por cualquier cosa e incluso a confesar cada viernes pecados que ni había cometido porque no se creían que esa semana me hubiera portado de forma ejemplar, es decir, que me enseñaron a mentir, porque hasta ser bueno me generaba culpabilidad ya que no me iban a creer. Tanta mentira, tanta parafernalia y tanta incoherencia vivida desde tan cerca fue la que, ya de mayor y con un poco más de sentido común y menos vulnerabilidad a la manipulación, hizo que consolidara mi convencidísimo ateísmo.

Respeto comprensiva y empáticamente al que cree, porque fui uno de ellos, y porque si aplican bien las tácticas de adoctrinamiento, es muy difícil salir de esa espiral. Los respeto como ya digo, pero creo que es importante saber que el hecho de creer en algo o en alguien no exime de que eso mismo sea cuestionado. Es decir, yo creo en el amor, por poner un ejemplo abstracto que no se ve pero que se siente (como los que sienten a Dios) pero a veces dudo de él, y a veces lo cuestiono, y a veces duele, y falla, y resulta ser falso, y te engaña, y te hace ver lo que no es, y decepciona. También creo en la Unión Deportiva Las Palmas pero a veces cuestiono sus posibilidades. También creo en mí, y me decepciono mil veces. Con esto quiero decir que creo que el mayor logro de la iglesia no ha sido convencer a millones de personas de que Dios existe, sino convencerles de que eso es incuestionable y que es pecado bromear sobre ello. Y lo han conseguido, cualquier mención a la religión, será interpretada como blasfemia si no la dice un creyente convencido, será tachada de burla y eso conduce a la represión, y ahí es donde se siente la iglesia como pez en el agua.

Falta mucha autocrítica y una alta dosis de sentido del humor en esta sociedad. Vamos por muy mal camino si nos ofendemos por todo, y como está tan de moda eso de “es que has ofendido mis sentimientos religiosos” yo pregunto lo siguiente: “¿Y la ofensa a mis sentimientos ateos?” ¿Por qué han de prevalecer unos más que otros? Cada semana santa cortan mi calle para que pasen procesiones durante horas en contra de mis sentimientos ateos, y me llenan los canales de TV de películas sobre la vida de Jesús de Nazaret en contra de mis sentimientos ateos, y paralizan una ciudad entera por la visita del Papa con la millonada de fondos públicos que eso supone en contra de mis sentimientos ateos, y mil ofensas más hacia mis sentimientos ateos, y no armo la de Dios para recolectar firmas en contra de nadie.

Para finalizar se me ocurren 4 opciones para combatir esta pena tan grande que azota sus sensibles corazones:

La primera es que lo pasen por alto porque con tanto alarde de ofendidos lo que han hecho es darle más importancia a algo que no lo es tanto.

La segunda es que hagan caso a esas escrituras si tanto creen en ellas, y den la otra mejilla al que ofende: “…bendecid a los que os maldicen, y orad por los que os calumnian. Y al que te hiriere en la mejilla, dale también la otra” Lucas 6:29

La tercera es que perdonen, que es algo que siempre han promulgado: “…perdónales señor, porque no saben lo que hacen” Lucas 23:34

La cuarta es rezar, rezar unas 50 veces el Padre Nuestro: “Perdona nuestras ofensas así como nosotros perdonamos a los que nos ofenden, mas líbranos del Drag

Amén

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

  1. jajajaja Lemes señalado como de los arcaicos ofendidos vendepatrias jajajajaja estas de broma jajaja no???? porque si no es broma ..es para que te lo plantees de otra manera.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

diecisiete − 4 =