Así es como sucede todo. Alguien, en algún lugar de este mundo, se parte el pecho trabajando por un trozo de pan, de forma inesperada, y avanza cruzando la materia, trazando insomne la curvatura del día aquel, sobre su piel escrita entre los labios, a través de los páramos del hombre, con su fatiga a cuestas, con su dolor al hombro, con su padecimiento continuo. Y al llegar a casa, observa que la vida es tan sólo un edificio en ruinas, donde un huésped ha intentado en vano habitar una de sus estancias. Derribar sus tabiques, sus ventanas, sus puertas. Mantenerla en pie. Huir de sus estancias. Someterse a la dictadura de sus días y de sus noches, entre su sombra. Saltando desde su azotea hacia el vacío. Buscando alguna respuesta entre sus pasillos, mientras que sus muros se derrumban a su paso. Así es la vida, se repite. Una casa en llamas que nos espera. El incendio de las ciudades que arrasó Orión. El éxodo de los asirios sobre las regiones perdidas de unos labios.

Así es la vida, se repite. Mientras espera en el exterior de una oficina para cobrar los restos de su pensión, el cobro de una vida esquilmada por los mercaderes, por los mismos hombres en los que un día confió.

Así es la vida, se repite. Mientras el frío cala sus huesos y los relojes, sin cuartel, avanzan sobre los tejados. Este es el parte de guerra que proclama sesenta y cinco años de lucha, sesenta y cinco años de esclavitud, sesenta y cinco años de servidumbre y que ahora, cuando apenas los huesos mantienen al cuerpo, le proclaman que ya es tarde para las revoluciones, que ya no es hora para mantener las plazas del quince de mayo en pie.

Así es la vida, se repite. Mientras mira el extracto de su cuenta bancaria. Sesenta y cinco años que como siglos, de golpe, caen sobre los párpados. Sesenta y cinco años de zozobra con la que poder pagar las prejubilaciones anticipadas de cada uno de los treinta y cinco del IBEX. Así es la vida, piensa. Plazas derribadas al borde del abismo. Anuncios luminosos dominando las alturas. Edificios, como hombres de metal, que se alzan invictos sobre el centro del dolor de la humanidad.

Así es como nos tapan la boca. Cuando los años nos arrebatan hasta el último resquicio de nuestra vida. Cuando sus perros llevan entre las mandíbulas nuestras almas y apenas la luz brilla ya sobre nosotros. Así es como nos tapan la boca. Cuando apenas la luz brilla ya sobre nuestros cuerpos y nos abandonan sobre los muelles últimos que azules tiritan sobre el mar.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorPerros de caza: los desheredados caninos
Artículo siguienteJuan Negrín: demócrata, socialista y republicano
Guillermo de Jorge (Guillermo George Hernández), Santa Cruz de Tenerife, 1976. Cursó Filología Inglesa en la Universidad de La Laguna. Suboficial del Ejército de Tierra del Arma de Infantería, es Diplomado Superior de Montaña por la Escuela Militar de Montaña y Operaciones Especiales del Ejército de Tierra. Ha participado en operaciones de seguridad y misiones de paz, significando su estancia en Mauritania, Afganistán e Irak. Ha estado en países como Marruecos, Portugal, Senegal, Sierra Leona, Kuwait, Francia. Poeta - soldado, armas - letras, en la actualidad ejerce la presidencia de la Asociación Nacional Círculo Artístico Cálamo. Miembro del Centro Andaluz de las Letras, ha colaborado con medios de comunicación, destacando sus colaboraciones con el Diario de Sevilla, con el periódico La Voz de Almería, el Periódico El Día de Canarias y el Periódico El Mundo. Dirige la Colección “Letras del Mediterráneo”, de la Editorial Playa de Ákaba. En 2008 fue nombrado Miembro del Instituto de Estudios Almerienses. Le ha sido otorgado por la Junta de Andalucía, Diploma por su contribución y participación en Nueva Literatura Almería y fomento de la Cultura 2004. Accésit del Premio Creación Joven de Poesía de la Universidad de La Laguna 2005, actualmente colabora con Diario de Almería y Onda Cero Almería. Ha participado en encuentros literarios de carácter nacional e internacional, destacando el Festival Internacional de Getafe de Novela Negra, el Encuentro Nacional de las Letras Islas Canarias, Festival de Poesía del Mediterráneo o el Ciclo Internacional de Poesía Ciudad de Valladolid, estando sus textos reunidos en varias antologías poéticas y narrativas. DATOS BIBLIOGRÁFICOS Ha publicado diez libros de poemas, entre ellos: “Corporeidad de la Luz", Ediciones Idea, 2006 y “HK-G36E", prologado de Rafael Guillén, Premio Nacional de Literatura. Instituto de Estudios Almerienses, 2008. Ha colaborado con revistas especializadas, como la Revista Literaria Río Arga, Navarra; La Galla Ciencia, Murcia o la Revista Literaria Culturamas, Madrid. Y sus textos han sido publicados en suplementos literarios, destacando: “Selección de poemas" Publicado por el Servicio de Publicaciones de la Universidad de Puebla, México. “Varied poems" Publicado por la Universidad de Columbia, EE.UU. En narrativa ha publicado: “Relatos a Glo”. Editorial Ediciones Idea, 2008. Como Cuadernos de Combate ha editado: “Irak: Diario de un legionario”, publicado por el Periódico La Voz de Almería, 2004. “Afganistán: Diario de un Soldado”, prologado por Lorenzo Silva, Premio Planeta de Novela. Editorial Playa de Ákaba. 1º Edición, Dic 2015. 2º Edición Feb 2016. 3º Edición Sept 2017. Exposiciones fotográficas realizadas: “Afganistán: Pasajes”. Monográfico junto con Lorenzo Silva y comisariada por el artista plástico Fernando Barrionuevo, en la Sala de Arte Contemporáneo MECA Mediterráneo Centro Artístico (Almería, Andalucía).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

10 + 6 =