En la última semana, el mapa que delineaban los principales partidos políticos en España ha cambiado y traza un dibujo que, como poco, durará toda la próxima legislatura, si no ha llegado para quedarse. Con los recientes movimientos, PSOE ha dado un paso hacia la derecha, y Podemos, hacia la izquierda. O sea, que Podemos aparece en el nuevo retrato como la única oposición al próximo gobierno del Partido Popular.

El presidente de la gestora socialista dio el primer paso. “Abstenerse no es lo mismo que apoyar”, declaró Javier Fernández al día siguiente de tomar posesión. Con eso dejaba clara la postura del partido frente a la investidura de Mariano Rajoy como presidente del Gobierno. O sea, que el PSOE va a permitir otros cuatro años de populares en el poder.

El hecho de que el propio Fernández se haya negado a someter tal decisión a la votación de los militantes, como algunos sectores reclamaban, cierra puertas a las dudas.

  1. “Lo menos malo”

Ayer mismo, en la entrevista concedida al programa La sexta noche, el presidente de la gestora afirmaba: “Hay veces que la política se juega en el territorio de lo menos malo”. Con dichas palabras hacía suyo el mantra que viene repitiendo el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, desde las elecciones del 20 de diciembre de 2015, “las primeras”.

A la teoría de “lo menos malo”, propia de Ciudadanos, los actuales líderes del PSOE suman, en los últimos días, la del horror a unas terceras elecciones. Es el mensaje que el presidente Mariano Rajoy repite desde el mismo día 26 de junio en el que el Partido Popular fue el más votado: Ir a terceras elecciones supondría, según Rajoy, “un ridículo internacional” y “una quiebra en las instituciones”.

A dichos argumentos, el PSOE añade uno más ahora. En palabras de Fernández: “Que haya nuevas elecciones es malo para el Partido Socialista”. Tras el golpe asestado por Felipe González, Susana Díaz, José Luis Rodríguez Zapatero y otros barones a Pedro Sánchez y la consiguiente trifulca vivida el sábado día 1 en Ferraz, se da por hecho un severo castigo de votantes y militantes socialistas.

2. Podemos, la oposición

Con las victorias consecutivas, aunque no suficientes, del PP en los dos últimos comicios, quedaba una postura por aclarar: ¿Quién va a encabezar la oposición a un más que posible gobierno de derechas? ¿PSOE o la coalición formada por Podemos e Izquierda Unida, Unidos Podemos? Esta duda ha quedado resuelta.

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha puesto en marcha, en los últimos días, una radicalización del mensaje de su partido, en contra de las ideas de Íñigo Errejón. Este último exigía, y así lo escribió en Twitter, dejar “de dar miedo” a la sociedad española. Es decir, seguir con una posición “socialdemócrata”. En opinión de Iglesias y sus seguidores, sería esa moderación hacia la socialdemocracia la que les habría “robado” el millón de votos que perdieron entre las primeras y las segundas elecciones.

Ahora, con el paso de los nuevos gestores al frente de PSOE, el camino a ejercer de único partido de la oposición queda libre para la coalición de Unidos Podemos. Y, en consecuencia, el relato de la izquierda en España. Iglesias acusa al PSOE de estar “arrodillado ante el Partido Popular”, algo que, para los socialistas, es en este momento muy difícil de rebatir.

3. PP y Ciudadanos, quietos

Todos estos movimientos se han llevado a cabo sin necesidad de que el Partido Popular y Ciudadanos movieran un ápice sus posturas.

Tras la ruptura de la semana pasada en el seno del PSOE, los populares lanzaron el mensaje de que los socialistas no solo deberían ya abstenerse sino “garantizar la gobernabilidad”. Lo dijo su portavoz, Rafael Hernando. El propio Mariano Rajoy rectificó tal afirmación al día siguiente: “No pondremos condiciones al Partido Socialista”.

Así pues, el PP se sitúa donde estaba: Las terceras elecciones “suponen un desastre”; “nosotros hemos ganado”; y “el PSOE debe abstenerse por responsabilidad institucional”. Ciudadanos, los mismo, quietos en su discurso: “Entre lo malo y lo menos malo, hay que optar por lo menos malo”, entendiendo que lo peor son las terceras elecciones y lo “menos malo”, un gobierno popular.

Y el PSOE, expresado por el presidente de la nueva gestora que dirige el partido, ha acabado haciendo suyas las posturas de ambos: Se abstendrán “por responsabilidad institucional” y porque un gobierno de derechas es “menos malo” que unas terceras elecciones.

Con ello, los socialistas abandonan la izquierda del mapa, que queda franca para Podemos, las mareas e Izquierda Unida. Queda por ver cuál será la postura de los socialistas catalanes, que hasta el momento se encuentran en rebeldía y aseguran, en boca de Miquel Iceta, que ellos no respetarán la disciplina de voto socialista.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

6 Comentarios

  1. Sánchez, marxista radical anti-socialdemocracia y anti unidad de España, es el caballo de Troya de Podemos en el PSOE. No desaparecerá del mapa hasta que no consume su misión.
    Nada nuevo bajo el sol desde “El Estado soy yo” del déspota ilustrado a “La izquierda soy yo” del déspota marxista Iglesias.

  2. Anónimo? de eso nada, eres muy predecible porque ni siquiera te has preocupado por cambiar algo de lo que tus amos de la derecha e incluyo a este PSOE de los baron@s golpistas que se han puesto de rodillas ante el PP

  3. Los piojosos perroflautas se van a derretir en su propia salsa.
    Están ya muy calados por la ciudadanía y no engañan a nadie.
    Y no dan miedo sino asco y risa.
    Son patéticos, trasnochados y fantoches.
    Tic tac, tic tac, tic tac…

  4. Ya ha sido cortada una de las cabezas de la hidra financiera, el psoe. Ahora vamos a por la otra, el pp.

    Estoy deseando que empiece de una vez la actividad parlamentaria normal, para ver los debates entre pp y Podemos. Ahora el pp no va a tener delante a un partido de monigotes como el psoe, que no hacen otra cosa más que decir que sí a todo lo que el pp les pida. Con Podemos los debates parlamentarios se van a volver muy interesantes y broncos. Esta va a ser la mejor publicidad electoral para Podemos. Mucha gente va a escuchar propuestas en el parlamento que hace años que no se escuchaban por culpa de la “oposición” del psoe. Y empezarán a pensar que de verdad se pueden hacer otras cosas diferentes a esta porquería financiera ppsoera.

    Por otra parte, como venga otra crisis más fuerte que la del 2008, y va a venir, el pp y el psoe van a caer en picado. Ya a nadie van a asustar con las noticias sobre Venezuela. Ya nadie se va a creer el cuento de que en el capitalismo se vive muy bien. De nada les va a servir la propaganda de los medios contra Pablo Iglesias. Si con la crisis del 2008 surgió Podemos con la que va a venir en 2017/2018 el pueblo se va a volver mucho más radical.

    Y ya no digamos si desaparece la Unión Europea. Que está la pobre hecha unas ascuas con tanta basura neoliberal. El Reino Unido se ha ido. En otros países las fuerzas políticas que se quieren ir van ganando terreno electoral. Como disfruto imaginando a un ppsoe sin la UE, con una crisis económica mucho peor que la de 2008 y con Podemos dándoles caña en el parlamento.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

1 × 1 =