Crece el descontento entre los jóvenes universitarios españoles ante los escándalos de los másteres de Cristina Cifuentes y Pablo Casado. Estos mismos estudiantes reconocen a Diario16 que se encuentran frustrados y decepcionados al posicionarse “en una sociedad hipócrita, carente, cuando interesa, de meritocracia alguna”. En sus declaraciones, llegan reconocer que “realmente me da apuro decir que he estudiado en España”. 

Mientras que las personas que les exigen brillantez, dedicación y un gran esfuerzo económico, en muchos casos, son las mismas que, sin remordimiento alguno, se adjudican para sí títulos sin ningún tipo de rigor.

Preguntamos a los jóvenes

Alumnos de diversas universidades españolas responden a esta pregunta propuesta por Diario16: “¿La situación creada por los másteres de Cifuentes y Casado ha afectado a su confianza en la Universidad española?”

Según Javier Moreno de 22 años, estudiante de Administración y Dirección de Empresas en la Universidad Rey Juan Carlos, universidad responsable de la aprobación de los másteres que se están investiando, asegura que cada vez son más los alumnos que rechazan e incluso abandonan los másteres que oferta la universidad, debido a la mala imagen que conlleva, en estos momentos, incluir en el currículum el nombre de la Juan Carlos I.

“Realmente me da apuro decir que he estudiado en España”

“A mí, como alumno de la Rey Juan Carlos, me afecta, aunque no  de una manera muy directa, ya que recibo el mismo trato profesional de mis profesores, pero entiendo perfectamente que la gente que por primera vez tenga que elegir esta universidad, se lo piense dos veces”. Javier, incluso, se plantea realizar el máster fuera de la URJC ya que, aunque el rector de la universidad, Javier Ramos, pida confianza desde la más absoluta vehemencia, casos como los vividos son difíciles de subsanar.

No son solo los alumnos de esta universidad los decepcionados, los propios profesores, como Jesús Esteban,  ya apuntaban que la dimisión de Cifuentes llegaba tarde, ya que se había llevado por delante el prestigio de la universidad.

Otras universidades

Desde la Universidad de Alcalá, Alba García Gutiérrez de 21 años, estudiante de ingeniería, comenta: “Realmente me da apuro decir que he estudiado en España” son estas palabras devastadoras el reflejo de la desolación y vergüenza más profunda que sienten nuestros estudiantes.

Las críticas de los jóvenes alumnos van más allá de lo estrictamente académico, Alejandro Sánchez Jiménez de 22 años, estudiante de nutrición, recalca “Esta situación reafirma, más si cabe, la mentira en la que vivimos día a día, conlleva no poder depositar confianza en nuestros superiores de ningún ámbito”

Tapar con el video de un robo de cosméticos el profundo problema que existe en el sistema educativo español, no deja de ser un señuelo para desviar la atención de lo verdaderamente importante.

Estudiar fuera

Del mismo modo, son muchos los alumnos que aseguran que si sus posibilidades económicas se lo permitiesen, elegirían otro destino para estudiar su carrera universitaria, o completarla con algún estudio superior. Entienden que, ante entidades o empresas de renombre, se valora mucho más el sistema educativo de otros países que el español, en cierto modo, por los últimos escándalos de los que se ha hecho eco todo el panorama internacional.

Así nos lo confirma Jaime Trujillo de 23 años, estudiante de periodismo en la Universidad Complutense de Madrid, “Me iría sin duda a estudiar a EEUU, Inglaterra o algún país donde se tenga mayor consideración a los estudiantes” o Marina Vellón, estudiante de 20 años de Turismo en la Universidad Autónoma de Madrid, “Seguramente me iría a estudiar a otros países con sistemas educativos más prácticos y con más oportunidades de cara a mi futuro”

 “Evidentemente hubiera cursado mis estudios en el extranjero, en un país donde no se tomen a risa el esfuerzo que supone para muchas familias el simple hecho de que sus hijos se formen, pero como las becas y ayudas también dejan bastante que desear en nuestro país, tendré que terminar mis estudios aquí” comenta Sara, estudiante de periodismo de 21 años.

De esta manera, los estudiantes españoles reivindican la consideración y respeto que algo tan fundamental como la educación tendría que tener el país que proclama la cultura por bandera.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

16 − 2 =