La lectura del sumario del Caso Ausbanc/Manos Limpias, aparte de ofrecernos gran parte de la realidad de un emporio creado con el objeto de enriquecer a su dueño y los métodos empleados para ello, enseña una inquietante senda por la que los investigados deambulaban con gran comodidad y quizás con ciertas complicidades en sus cocinas: el Poder Judicial.

Una organización como Ausbanc, dedicada a pleitear en nombre propio o de usuarios de sus servicios, ha mimado en estos años a muchos jueces y fiscales de este país. Y lo hacía de la única forma que legal y públicamente podían hacerlo. Organizando jornadas “jurídicas” o foros supuestamente formativos con la que Luis Pineda lograba tres objetivos fundamentales.

El primero reunir a gran parte de la flor y nata de la magistratura de cada zona o territorio y, a la mayoría, pagarles por su colaboración cantidades que iban de los 300 euros a los 1.500 por participar en una mesa redonda o dar una conferencia.

En segundo lugar mostrar a la sociedad, para que se sepa,  que “las togas” son amigas de Ausbanc. Codearse tanto con jueces como fiscales, a ser posible habituales administradores de asuntos judiciales relacionados con el consumo y los consumidores en general, le ha dado a Pineda en estos años una pátina de hombre de Ley y, según él,  la amistad de muchos de los que administran Justicia en este país.

En Andalucía, el TSJA y la mayoría de Audiencias provinciales, han sido objetivos prioritarios de Pineda y su organización en estos años. También en las alturas del Poder Judicial, donde no han faltado vocales como Margarita Robles a los actos de la seudo asociación de consumidores. La pesca de nombres ilustres ha sido exitosa a la vista de quienes acudían a las convocatorias de Ausbanc.

Elpidio Silva en Sevilla
Pero no todo eran jornadas jurídicas, en alguna ocasión se apoyó públicamente a jueces en virtud de determinados procedimientos que habían instruido o estaban en ello. Ahí quedó la imagen para la posteridad del primer acto de Ausbanc en Sevilla donde se trajo, como principal atractivo de la convocatoria, al Juez Elpidio José Silva, el mismo que había encarcelado a Miguel Blesa por su actuación delictiva al frente de Caja Madrid.

“Mi prioridad es la lucha contra la corrupción” dijo el juez en el acto de Sevilla con un Luis Pineda exultante en el Teatro Quintero. En esos días “el loco”, Jesús Quintero, andaba fascinado con Elpidio, ese hombre que se había jugado la Carrera por hacer con Miguel Blesa lo que hubiese hecho más de media España tras conocer el saqueo de Caja Madrid. Luego se publicaría que Ausbanc “promocionó y costeó” el proyecto político del ex juez condenado, asunto sobre el que no se profundizó informativamente al comprobar los insignificantes resultados  electorales obtenidos.

Un juez denuncia la trama
El pasado 22 de abril, siete días después de las detenciones de la cúpula de Ausbanc Manos Limpias en el contexto de la Operación Nelson, se presentó en las dependencias de la Udef una persona desconocida para los policías actuantes en este asunto. Es posible que hubiesen oído hablar de ella en las conversaciones intervenidas por el Caso Ausbanc, o quizás en la prensa de semanas antes, pero no le pusieron cara hasta ese día, en el que conocieron a un ciudadano, aparentemente responsable y cabal, llamado Fernando Presencia. Su trayectoria profesional le avalaba ante los agentes judiciales.

Se trataba del anterior Juez Decano de los Juzgados de Talavera de La Reina en la provincia de Toledo, suspendido semanas antes por el CGPJ al verse abocado a un procesamiento por presunta “prevaricación”. Todo ello a raíz de un enfrentamiento (dicen que más personal que jurídico) con el Fiscal Jefe, Angel Demetrio de la Cruz Andrade, quien supuestamente habría dado un pelotazo urbanístico y el juez lo denunció.

El polémico magistrado, con un amplio historial de conflictos con el mando instalado en la casta del Poder Judicial, se sienta ante los inspectores de la Udef y les cuenta que cuando adquiere “la condición de Juez Decano en Talavera de La Reina, tiene conocimiento de unos hechos presuntamente delictivos, de carácter medioambiental, ligados a una serie de actos de corrupción vinculados a unas promociones urbanísticas y que en dichos hechos estaban implicados operadores jurídicos, entre ellos el Fiscal Decano Ángel Demetrio De la Cruz Andrade, la Magistrada del Penal número 3 de Talavera, Cristian Peño Muñoz, y el marido de ésta, abogado de profesión, Santiago Ramos Figueroa”.

“Pretendían condicionar su opinión jurisdiccional si fuera necesario’
El Sr Presencia acude a la Udef a contar su experiencia personal con la trama Ausbanc y el Sindicato Manos Limpias. Todo ello en mitad del escándalo social inicial por las detenciones y encarcelamientos. En su declaración, los intentos para captarle para la causa, quedan recogidos en estos términos de su declaración:

“Que en su opinión, la extorsión (la que habían intentado con él) consistía en vincularlo al sindicato Manos Limpias, a fin de ganar su voluntad o supuestamente su favor, en el caso de que fuera necesario, en el ejercicio de funciones Jurisdiccionales”.

“Que esto que manifiesta guarda relación con otra noticia que ha conocido por la prensa, acerca de los cursos organizados por Ausbanc e impartidos por Jueces”.

“Que en ese sentido quiere manifestar que la información es cierta, y que, con independencia del sentimiento que pudieran tener los Jueces acerca de la legalidad de su actuación, no es ‘menos cierto que Ausbanc pretendía condicionar su opinión jurisdiccional si fuera necesario, y que de esto, al menos contaba con el amparo del Consejo General del Poder Judicial”.

“Que dice el declarante, ‘porque en su etapa de Juez de lo Mercantil, todos los compañeros se negaron a participar en esos cursos de Ausbanc, y por el contrario, propusieron al Consejo General del Poder Judicial, que fuera dicho organismo quien organizara o patrocinara los cursos en los que pudieran participar como ponentes, Jueces y Magistrados de Mercantil”.

“Que fue precisamente al no contar con la iniciativa del Consejo, la razón por la que la organización y patrocinio de estos cursos de Derecho Mercantil y  Concursal, se hizo desde la Universidad Pública, en concreto de la Universidad Politécnica de Valencia, así esta formación legal se convirtió en competencia de la formación auspiciada por Ausbanc. Sea como fuere, lo cierto es que prácticamente todos los Jueces de lo Mercantil acabaron expedientados por esta formación legal y, en concreto, el dicente fue sancionado, motivo por el que no entiende por qué el Consejo General del Poder Judicial apoya los cursos impartidos por Ausbanc, cuando se supone que la financiación provenía de la extorsión, según ha leído en la portada del diario El País del día de la fecha, y sin embargo, dicho organismo sí que se opuso la formación legal impartida por los Jueces de lo Mercantil desde la Universidad Pública.”

Los jueces cobran desde una agencia

A la hora de establecer contacto con el mundo judicial, a tenor de lo que se desprende del sumario, Ausbanc utilizó en cada zona para las jornadas a organizar a una empresa especializada en llevar y traer a jueces y fiscales de foro en foro por Andalucía e incluso fuera del territorio andaluz. Una especie de agencia de representación de sus señorías que, además, se encarga de la organización de viajes, hoteles, pago de kilometraje e incluso del pago de los ponentes, aspecto este último que Pineda no acababa de ver claro y, tras  últimas jornadas de Sevilla, decidió pagar directamente a cada juez o fiscal mediante factura y posterior transferencia.

En muy pocos casos, algún magistrado interviniente, ha declinado percibir ningún pago. Uno de ellos en concreto pidió que sus emolumentos fuesen entregados a Médicos Sin Fronteras, una oenegé , y así se hizo sin ni siquiera constar su nombre como donante.

La empresa contratada para estos menesteres de organización fue el  Instituto de Gestión Gordios SA, con la que Pineda y su organización acabaron con problemas a cuenta precisamente de quien pagaba a los jueces.  Gordios es una empresa sevillana cuyo objeto social inicial fue la “Gestión de Turismo, Hostelería y de Campos de Golf”. Tras asumirla los nuevos gestores actualizaron su objeto social a la que en realidad es su labor actual:  diversas asesorías y la “Organización de Conferencias, Cursos, Eventos y Otros Servicios Culturales y Publicaciones”.

Claro que, tras haber celebrado numerosos foros, Ausbanc fue ampliando su agenda de contactos de tal forma que muchos de los ponentes eran convocados directamente por el equipo de Pineda. Les consideraban “de los nuestros”.

En el caso de las jornadas celebradas en Sevilla y en otros puntos de Andalucía, Pineda había puesto la coordinación técnica de las mismas en manos de un prestigioso magistrado, Heriberto Asencio Cantisan, actualmente Presidente de la Sección cuarta de la Sala de lo Contencioso Administrativo del TSJA.  El Sr Asencio, según fuentes de la empresa organizadora, “no cobraba nada por este trabajo”.

Asencio, encuadrado en el sector más progresista de la Magistratura, goza de prestigio por su larga trayectoria profesional, también en ambientes sociales como miembro de la Fundación del Real Betis o de la Fundación Inforta,  de carácter privado, liderada por el abogado Jesús Bores  y en la que se integran diversas personalidades de la sociedad civil sevillana como Javier Benjumea o Amalia Gómez entre otros.
“Si tú no pagas, ¿qué simpatía ganas? joder”

El 16 y 17 de marzo pasado, en el salón de actos de Caja Rural del Sur, uno de los principales clientes de Pineda en Andalucía que preside el empresario agrícola onubense José Luis García Palacios, se desarrollaron las que posiblemente iban a ser las últimas jornadas de Ausbanc de estas características en mucho tiempo. Los temas a abordar ‘Estado actual de la defensa de los derechos de los consumidores’ y ‘Repercusión de las sentencias judiciales en la sociedad. Los casos de consumo en los tribunales de justicia’ y en ‘Las cláusulas abusivas en los contratos bancarios’.

Los objetivos de estos encuentros, confesará Pineda en unas de sus conversaciones a la hora de discutir el pago a sus últimos ponentes, estaban claros: “o sea nosotros lo hacemos para aprender, para que aprendan y para ganar simpatías, si tú no pagas, ( a los jueces) ¿qué simpatía ganas? joder”

La inauguración de las jornadas sevillanas corrió a cargo de Doña Pilar Sepulveda García de la Torre, vocal de CGPJ, la única autoridad judicial que acudió a Sevilla sin percibir remuneración alguna, según fuentes conocedoras de la organización de dicho encuentro.

Entre los magistrados participantes en las jornadas estuvieron Víctor Nieto Matas de la Audiencia de Sevilla, Nuria Orellana Cano de la de Málaga y ex decana de Cádiz. Allí se hizo famosa porque fue denunciada por dar conferencias en foros organizados por despachos a los que adjudicaba importantes concursos. El caso del Grupo Jale ha sido uno de los más escandalosos, sin que las denuncias de su propietario José Antonio López Esteras hayan tenido mucho recorrido en los juzgados.

También intervino el fiscal de Sevilla Jose Mª Cañal de Peñaranda quien habló sobre la legitimación del fiscal en los procedimientos de demandas de protección de los derechos de los consumidores.

Rafael La Casa García, catedrático de Derecho Mercantil de la Universidad de Sevilla, hizo una especial incidencia en la venta de vivienda sobre plano y la entrega de cantidades a cuenta de viviendas por construir, y la marcada jurisprudencia favorable a los derechos de los consumidores.

Jueces y…también periodistas
Junto a los anteriores ponentes, también intervinieron en esta cita el magistrado de la Audiencia Provincial de Burgos Juan Sancho Fraile – del que en las conversaciones se habla de pagarle más que a ninguno por la distancia a recorrer, unos 500 euros– Miguel Ángel Fernández de los Ronderos Martín magistrado del Juzgado de 1ª Instancia de Sevilla, Federico Jiménez Ballester, magistrado de la Audiencia de Sevilla y el fiscal jefe de seguridad vial Luis Carlos Rodriguez León.

Convendrá destacar que estos funcionarios de alto rango en la Administración de Justicia en su mayoría solo se relacionaban con Ausbanc en este tipo de jornadas, de igual forma que acudían a otros foros de otras entidades, todo ello en una practica generalizada y sin control sobre la que muchos en la Carrera critican y se oponen.

Sin embargo, algunos de ellos, eran personajes fijos en las fiestas que Luis Pineda organizaba tanto en Villamayor de Campos (Zamora) como en Estepona, donde cada verano celebraba una gran fiesta con motivo de su cumpleaños.
En medio de tanto jurista, las jornadas de Consumeralia en Sevilla de 2016 tuvieron hueco para dar voz a los periodistas. Los únicos intervinientes que cobrarían de inmediato ya que fue Ausbanc la que les abonó su colaboración directamente, asegura un magistrado que conoce las interioridades de la organización de las jornadas.

Bajo el atractivo titulo ‘La información al consumidor, entre el conocimiento y la propaganda’, un panel de periodistas – tres de ellos vinculados con Canal Sur y una a RNE– se encargaron de cumplir con la tarea encomendada por la organización.

A todo esto el periodista Jesús Vigorra fue el mantenedor, presentando y moderando  diversas mesas. El plantel de periodistas en estas ultimas jornadas sevillanas de Ausbanc fueron Sandra Camps de RNE, Araceli Ruiz  del Diario Córdoba, Antonio Martinez de Radio Guadalquivir y José Mª Montero, Javier Ronda y el propio Vigorra de Canal Sur.

Fue el consejero de Justicia, Emilio de Llera, el encargado del presidir el acto de clausura donde tuvo palabras de aliento y elogio a la labor desarrollada por los anfitriones de Ausbanc en su lucha por la defensa de los consumidores.

Tocando alto: del Supremo al Constitucional

En las jornadas celebradas tres años antes, en 2013, en la que fue antigua Audiencia de Sevilla, hoy sede de Cajasol, bajo el patrocinio esta vez de Antonio Pulido desde la fundación que preside, participaron gran parte de los anteriores. Además de Juan Ignacio Zoido que las inauguró como alcalde y Juez en excedencia, los jueces en activo Conrado Gallardo Correa, Juan Antonio Xiol Ríos, Presidente de la Sala Primera del TS, Manuel Damián Alvarez presidente de la Audiencia de Sevilla y el teniente Fiscal de Sevilla Antonio Ocaña Rodriguez. En esta ocasión contaron también con la participación del exvicepresidente del Tribunal Constitucional, el Catedrático de Mercantil de la Universidad de Sevilla Guillermo Jiménez Sánchez.

Un día antes, el 5 de marzo de 2013, esta misma jornada se desarrolló en Cordoba donde, además de muchos de los ponentes de Sevilla,  estuvieron el Presidente de la Audiencia, Eduardo Baena Ruiz, que clausuró el acto junto a Luis Pineda.

Magistrados  y otros participantes de esta jornadas confiesan que “es cierto que participar en foros pagados por una entidad privada, puede inducir a creer que esta es una relación malsana para la independencia del sistema judicial y, desde luego, habría que regular desde el CGPJ este tipo de actividades”. Todas las fuentes consultadas coinciden en señalar que estaban al pairo de lo que se pudiese ocultar tras la organización de Luis Pineda, absolutos desconocedores de todo. “Si hubiésemos tenido la más mínima sospecha, por supuesto que nadie hubiese aceptado participar en sus actos, faltaría más”.  Y dudan mucho que ningún juez o fiscal, por el mero hecho de participar en una mesa redonda y percibir una cantidad de dinero, se dejasen influir en su actuación jurisdiccional.

En las conversaciones desveladas en el sumario Ausbanc/ Manos Limpias no siempre se habla bien o se confraterniza con jueces y magistrados. Cuando las sentencias les son adversas, Pineda no duda en afirmar “que os caguéis en la madre de los jueces que no pasa nada… que no pasa nada coño”.

Uno de los muchos ejemplos que se aprecian en la instrucción es la contraofensiva jurídica frente a la sentencia que le condenaba a pagar 90.000 euros al portavoz de Facua Rubén Sánchez, “una patada en los cojones” para Pineda al que con la dichosa sentencia le habían “amargado las navidades” de 2015.
“Ese deje indubitado de tendencia sevillana currista”

El 13 de enero de 2016 Luis Pineda recibe la llamada de su delegado en Málaga, Alfredo Martinez Muriel, y en el transcurso de la misma Pineda dibuja los motivos a utilizar para intentar refutar la sentencia adversa dictada por el juez. Una sentencia que denota, para el condenado Pineda, “ese deje indubitado de tendencia sevillana currista o en el sentido ese de que ahí los sentimientos son muy intensos ¿no?.” El currismo como filosofía de vida ya apareció hace unos años en una polémica sentencia del magistrado  Santiago Romero Bustillo, que llegó a ser delegado en Andalucia del CGPJ, que absolvió a un denunciado por haber agredido a un conductor de autobús que había insultado al torero de Camas Curro Romero.

La conversación, según transcribe la Udef, transcurrió en estos términos:

L: ¿Alfredo? Cuéntame algo bueno
A: Don Luis ¿cómo estás?
L: bien a ver me tengo que sentar o..
A: no (se ríen)
L: a ver que ostia me vas a dar hoy macho, joder
A: no no
L: a ver cuéntame
A: ya vi lo que me mandaste ayer eso de tema Facua ¿no?¿al Juez que me vais a llevar el bocadillo vosotros a la cárcel o algo no? por lo que me mandaste no ¿no? de la Comisión Europea
L: no hombre, yo luego me lo leí del todo porque al principio.. digo lo digo para que diga coño que os caguéis en la madre de los jueces que no pasa nada
A: si (se ríen)
L: no pasa nada coño, que no pasa nada, se va unos al burgo (se entiende) te devuelven el dinero y ya está
A: y ya está
L: ahora si aparece que en.. yo estuve ayer en Sevilla, ¿no? entonces mi impresión, mi impresión es que la sentencia es muy eh.. este es un hijo puta, pero es nuestro hijo puta, ¿me explico? Y entonces y además lo de la familia, lo de la familia es muy importante porque todo el mundo dice que el Rubén (se entiende) es un jeta, pero que su padre es un hombre que tal que anda (ininteligible) y muy pesadita ¿no? con el rollo ¿sabes? entonces como que el padre fue un gran luchador antifranquista y tal, entonces al padre le tienen mucho respeto y esto de la familia eh.. pues yo creo que ha influido más de lo que parece, por eso hay que meter el dedo en el ojo y hablar (ininteligible)(se interrumpen)
A: si no
L : la demanda judicial de España porque..
A: por eso no te preocupes
L: y que no se puede caer en un.. a ver como se busca el sinónimo, el adjetivo correcto eh, en un provincialismo o en un..cuidar de lo nuestro(se entiende)
A: yo ya lo he redactado y lo que pasa es que lo estoy perfilando pero mi idea es decir vamos a ver que si que además ya lo he escrito lo que pasa que no lo tengo aquí delante ¿no? que el Juez tiene una loable participación en la vida cultural y social de Sevilla de la misma manera que lo tiene también Facua y que sabe podido dejar llevar aunque sea inconscientemente por el ánimo por ser simplemente por la cercanía, una cosa así mas o menos
L: claro porque lo que es un hecho, es que Facua tiene puesto.. (lo interrumpe)
A: no no y todo esto (hablan a la vez, no se entiende)
L: y obviamente pudiera haber sido una causa de abstención dice pero en todo caso posiblemente a veces de forma inconsciente pues genera, porque esta singularidad de poner entre guiones y la familia, denota ese deje indubitado de tendencia sevillana currista o en el sentido ese de que ahí los sentimientos son muy intensos ¿no?
A: si
L: hay que ver como se pone
A: si esa es la idea
L: además se pone en negrita, como diciéndole que esto va por aquí.. joder, que..
A: bueno, vamos a dejar ese tema al margen que..

“Si ves que hay dificultad, a ver quién hay en magistratura que se sepa mover’
El pasado 15 de febrero, en conversación con su hijo Daniel en la delegación de Granada, Luis Pineda está incluso dispuesto a pagar por obtener en sede judicial una información para él muy importante sobre ADICAE.
L: Vamos a ver, eh… Dani, yo necesito, esto es muy importante, que te vayas a los juzgados de lo Social; que mires en el libro de registro; que leas su nombre; y necesitamos la documentación que ella ha aportado, y por lo tanto es pública, ¿no? Oficial. Más que pública es oficial, relativa a…, a actuaciones incorrectas de ADICAE. Me hace…, muchísima falta. O sea, necesito que alguien de nuestra casa, pues, se mueva en el juzgado, y que pueda ver ese expediente ¿Lo puedes hacer tú?
D: Si, lo puedo intentar. Si, claro.
L: Pues eh, Dani, urgencia absoluta. O sea, eh…, lo que quiero es que ella según parece en su demanda, en la una y en la otra, ¿no?, lo cual sería bueno intentar ver las dos, eh…, aportó documentación relativa a subvenciones ilegales o actuaciones incorrectas, ¿vale? O sea, necesito tener esa información, ¿vale?
D:Vale.
L: Si tú ves que te cuesta o que tal, habla con el procurador y dile: ‘Que se mueva alguien. Lo necesito. Lo necesito con urgencia, y además es importante.’
D: Vale, pero… -(le interrumpe el otro interlocutor).
L: Luego, vuélcate en ello.
D: Algo así ¿Un mes puedo tener?
L: No, no, no. No, macho, no. No, no. Para nada. O sea, porque si no, si no mando a (ininteligible). Haz una cosa, llama al procurador, y dile: Necesito esta información. Eh… Es, es oficial. Es pública, la primera vez que es un juzgado, y…, y si me la das, hasta te damos una compensación económica. O sea, la necesito. Y no la necesito para un mes, la necesito pa’ ayer. O sea… Pero bueno, puedo tenerla, puede tardar unos días iPero días! No, no semanas.
D: Vale. Vale, vale.
L: Luego, si tú puedes hacerlo, estupendo. Si ves que hay dificultad, a ver quién hay en magistratura que se sepa mover.
D:Vale.
L: Es muy, muy importante Daniel. Mucho ¿Vale?
D: Venga. Mañana lo busco.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

3 − tres =