Los españoles han incrementado el consumo de agua envasada en el hogar, que se sitúa en una media de 60,71 litros por persona y año, lo que supone un incremento del 5,4%. Así se desprende del estudio del Panel de Consumo en el hogar  durante el periodo abril 2016 – marzo 2017, que elabora el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente.

El volumen de compra durante esos doce meses aumenta en un 4,2% superando los 2.600 millones de litros,  por valor de casi 560 millones de euros, lo que supone también un incremento del 4,2%. 

Sin gas

Por tipos, el agua envasada sin gas, que representa el 97% del consumo total, experimenta un crecimiento de volumen de ventas del 4%, mientras que el agua con gas gana presencia en los hogares con un aumento del 10%.

Los hogares más afines al consumo de agua envasada son los que cuentan con más de tres miembros y con presencia de niños. Destacan también los jubilados, que consumen el 18,3% del total, con una media de 60,40 litros por persona y año, y los adultos independientes  que superan  los 101 litros.

Los hogares más afines al consumo de agua envasada son los que cuentan con más de tres miembros y con presencia de niños

En cuanto a los canales de distribución se constata una predilección de los consumidores por el Súper, que  acapara el 55,1% de las compras, si bien el Híper y a tienda tradicional también evolucionan positivamente.

Por Comunidades Autónomas destacan Baleares, Canarias, la Comunidad Valenciana, Cataluña y Murcia como las más consumidoras de este producto, frente a Madrid, País Vasco, La Rioja y Navarra que son las que con menor frecuencia incluyen al agua envasada en su cesta de la compra.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anterior7.400 inmigrantes son atendidos por Cruz Roja
Artículo siguienteLa copla en el alma de una extremeña

Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible.
Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre y Directora de Comunicación de HoffmannWorld y Catalina Hoffmann.

Asesora a personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública.

Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

tres × dos =